consumo inteligente

Recomendaciones clave para cuidar el carro y asegurar una vida útil duradera

Es importante garantizar un excelente rendimiento del carro y conservarlo en un estado óptimo en caso de que se quiera vender en el futuro.


En marzo se vendieron en Colombia 20.845 vehículos nuevos, una disminución del 9,1 % si se compara con el mismo mes del año pasado. Con estos nuevos registros, el acumulado del primer trimestre llegó a 57.454 unidades. Los automóviles lideran la venta de vehículos y Chevrolet, Renault, Toyota, Kia y Suzuki son las marcas preferidas.

Comprar un carro es una meta que se trazan muchos colombianos, por eso, teniendo en cuenta el esfuerzo que implica cumplirla, es importante tener en cuenta todas las recomendaciones para el cuidado del vehículo y así asegurar una vida útil más duradera. Además, tenerlo en buenas condiciones ayuda a transitar con mayor seguridad por las calles del país.

Por eso, es importante tener en cuenta algunos consejos para que un carro garantice un excelente rendimiento y conserve un estado óptimo en caso de que se quiera vender en un futuro, ya que comprar carro, más allá de ser un sueño cumplido, es una inversión y debe cuidarse.

Cambio de aceite

El aceite es un líquido que permite mantener lubricadas todas las piezas del motor para evitar su desgaste, así como para garantizar un buen funcionamiento; es por esto que generalmente los intervalos del cambio de aceite se deben realizar cada 5.000, 8.000 o 10.000 kilómetros. Esto dependerá del carro, tipo de aceite y kilometraje.

Líquido de frenos

Esta es una parte fundamental del sistema de frenado del vehículo por lo que debe encontrarse en perfectas condiciones y a unos niveles óptimos para que el carro frene de forma adecuada ante cualquier situación en la vía y así evitar accidentes.

Por motivos de seguridad y para llevar a cabo una conducción responsable, se recomienda que el cambio del líquido de frenos se lleve a cabo cada 40.000 kilómetros aproximadamente o en un término de dos años.

Carros en Bogotá. Foto Guillermo Torres Reina / Semana
El cambio de aceite se debe realizar cada 5.000, 8.000 o 10.000 kilómetros, esto dependerá del carro, tipo de aceite y kilometraje. Foto Guillermo Torres Reina / Semana - Foto: Guillermo Torres Reina / Semana

Revisión de llantas

Mantener la presión de aire adecuada al momento de calibrar las llantas es clave y depende del tipo de carro, llantas y rines que se tenga. También es fundamental revisarlas para verificar que no estén desgastadas, con agujeros u otras irregularidades. Es importante hacer esta inspección con un especialista por lo menos una vez al año.

Alineación y balanceo

El balanceo es necesario para evitar las vibraciones en el volante cuando se conduce rápido y la alineación es indispensable para que haya una dirección precisa y un desgaste parejo de la banda de rodamiento, por eso, es recomendable una revisión cada 10.000 kilómetros.

Mantener la presión de aire adecuada al momento de calibrar las llantas es clave, y también se deben revisar para verificar un estado óptimo.
Mantener la presión de aire adecuada al momento de calibrar las llantas es clave, y también se deben revisar para verificar un estado óptimo. - Foto: Guillermo Torres

Revisión de batería

La revisión de batería se recomienda hacerla cada tres meses, pues hay que prevenir que se seque por falta de líquido, ya que puede afectar el funcionamiento del sistema y reducir su vida útil.

Revisión periódica

Las revisiones periódicas del vehículo hay que llevarlas a cabo para mantener en buen estado tanto los componentes del motor del carro como los dispositivos relacionados. En este mantenimiento se revisan la batería, alineación y balanceo y, según el kilometraje, hasta el cambio de aceite.

Cuidado general

También es clave tener en cuenta un cuidado general del carro ya que, por los cambios de clima, el lugar donde se estaciona o el polvo que hay en el ambiente, el vehículo se ensucia con más facilidad y puede afectar su vida útil.

Por eso, un carro se debe lavar al menos cada dos semanas, de esta manera se evitará la acumulación de polvo y que las partes se vean desgastadas. Además, el exterior del vehículo conservará su brillo.

Cuando se esté lavando el carro también se deben limpiar todos los sitios por más ocultos que estén, por ejemplo: empaques de las puertas, hendiduras del capó, cajuela, entre otros.

Igualmente, se tienen que revisar las rendijas de la entrada de aire, cada orificio del vehículo y las luces, además de comprobar que todas funcionen con el fin de evitar algún accidente.