finanzas

Cinco mitos sobre el acceso al crédito

El miedo o la desinformación son las razones por las que los colombianos evitan los créditos.


El más reciente informe de inclusión financiera presentado por Banca de las Oportunidades registró que al cierre del primer trimestre de 2021 que el 89,4 % de colombianos tenían al menos un producto financiero, siendo este un indicador histórico en el país. Las cuentas de ahorro son el producto con mayor penetración, el 86,5 % de personas con acceso al sistema financiero tiene al menos una, caso contrario sucede con los productos de crédito, donde tan solo el 35,2 % de los habitantes cuentan con una sola utilidad.

Las razones de la baja penetración de productos de crédito son diversas, pero muchas están motivadas por miedo o desinformación. Por tal motivo, Banco Serfinanza, desmiente cinco de las más comunes:

  1. “El crédito es solo para personas con ingresos altos”: Esta información es falsa, a pesar de que muchas instituciones de crédito hacen evaluaciones con requisitos inalcanzables para la mayoría de la población, en el mercado hay productos bancarios para personas que puedan demostrar ingresos desde un salario mínimo legal vigente; “sabemos que el acceso al crédito promueve el crecimiento económico, la productividad y reduce la desigualdad, lo que está asociado con la disminución de la pobreza”, comentó en una rueda de prensa Piero Celia, presidente de Banco Serfinanza.
  2. “A los trabajadores independientes e informales no nos ofrecen crédito”: También es falso, aunque muchas instituciones financieras exigen certificaciones laborales para acceder a crédito, hay opciones en el mercado que son accesibles con los extractos bancarios, declaraciones de renta, soportes de ingresos o de arriendo y honorarios. “La alta tasa de empleados informales en el país ha motivado al sector bancario a ofrecer diferentes caminos para acceder al crédito formal”, de igual manera agregó Celia.
  3. “Soy muy joven, no puedo acceder a crédito”: Igualmente es errónea esta información. A pesar de que el historial crediticio es importante para acceder a ciertos productos, la edad poco o nada tiene que ver si se cumplen otros requisitos. Normalmente una persona puede acceder a una tarjeta de crédito desde los 18 años o antes si es amparada, y en caso de tener un buen manejo de sus utilidades rápidamente puede obtener un puntaje suficiente para alcanzar a un crédito mayor.
  4. “Si pido un crédito quedo endeudado toda la vida”: Esto es falso. Está demostrado que las personas con acceso al crédito pueden cumplir objetivos que difícilmente podrían adquirir de otra forma, como consecuencia aumenta su patrimonio y mejora su calidad de vida.
  5. “Las tasas de las tarjetas de crédito son costosas”: También es desacertada esta referencia. Antes de pagar cualquier producto con su tarjeta de crédito esté consiente del número de cuotas y la tasa de interés que va a pagar. La mayoría de instituciones financieras tienen simuladores para permitirle conocer esta información. Pero lo más importante es que esté atento y use los beneficios de su tarjeta de crédito, muchas tienen alianzas con establecimientos comerciales que ofrecen descuentos estructurales que le ayudan a ahorrar en las compras cotidianas de alimentos, medicinas y productos básicos para el hogar.

Una buena forma de acceder por primera vez al financiamiento es solicitando una tarjeta de crédito, revise su capacidad de endeudamiento y adquiera este producto. Cumpliendo sus obligaciones a tiempo podrá lograr un mejor historial crediticio y en un corto plazo acceder a préstamos con montos más grandes y mejores tasas.