economía

¿Se debe volver a aumentar el salario mínimo para enfrentar la inflación?

Sindicatos y pensionados advierten que el costo de vida ya superó el aumento salarial de este año.


Este ha sido un año de retos para los diferentes gobiernos en todo el mundo, por cuenta de todo lo que está pasando en países como Ucrania, China y Estados Unidos, donde la guerra, la covid-19 y la crisis financiera están pasando factura a uno de los ítems más importantes de la economía de los hogares: la inflación.

A casi un año de que comenzara la nueva normalidad, tras el confinamiento obligado por la pandemia, uno de los dolores de cabeza que más está impactando a todos es el aumento de precios. Cada vez todo está más caro y el dinero alcanza para menos cosas básicas de la canasta familiar, situación que tiene en jaque a millones de familias.

Colombia no es ajena a esta situación que, por ejemplo, en Estados Unidos llevó a la Reserva Federal a subir las tasas de interés después de 20 años. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), la inflación en el país, en los últimos 12 meses ―hasta abril―, tuvo un incremento de 9,23 %, la más alta en los últimos 21 años (no se tenía en esos niveles desde julio de 2020, cuando fue de 9,29 %).

El punto más preocupante de estas cifras es que los alimentos y los servicios públicos han sido los de mayor incremento en sus precios, en lo que va corrido del año, afectando seriamente el poder adquisitivo de los hogares más vulnerables y aumentando la brecha social que hay en el país.

Central de Abastos de Bogotá CORABASTOS
carreteros
coteros 
Bogotá febrero 9 del 2022
Foto Guillermo Torres Reina / Semana
carreteros Corabastos - Foto: Guillermo Torres /Semana

Ahora bien, esta situación llevó esta semana a que los sindicatos enviaran una carta al presidente Iván Duque, en la que piden que se convoque urgentemente a la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales con el fin de renegociar el aumento del salario mínimo y subirlo más, teniendo en cuenta que la inflación ya sobrepasó el incremento decretado para este año.

“Con un crecimiento anual de 9,2 %, Colombia enfrenta la peor inflación de las últimas dos décadas. Este fenómeno golpea con mayor fuerza a trabajadores, desempleados y pensionados. Para el caso de personas en condición de vulnerabilidad, que son dos de cada tres colombianos, la inflación superó el 11 %; para la clase alta, que solamente representa el 1,8 % de la población, fue de 7,46 %”, dice la carta enviada también al Ministerio del Trabajo.

Estos gremios aseguran que “en estas circunstancias, el incremento del salario mínimo legal vigente (SMLV) de 10,07 %, del magisterio del 9,26 % y el estatal del 7,26 %, han sido devorados por la inflación” y resaltan la urgencia de actuar con celeridad para solucionar esta problemática, concertando un nuevo aumento del salario mínimo que actualmente se encuentra en un millón de pesos.

¿Aumentar el salario contrarrestará la inflación?

SEMANA consultó a varios expertos sobre la pertinencia de esta petición de las centrales obreras y colectivos de pensionados, en el marco de la crisis económica que enfrenta el país y la pérdida de poder adquisitivo entre las familias, y las posibilidades reales de que un aumento de sueldo pueda paliar el aumento del costo de vida.

De acuerdo con Iván Daniel Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, aseguró que lo ideal sería, por conducto de la comisión de concertación de políticas salariales y laborales, lograr un acuerdo de un nuevo incremento en función de la realidad inflacionaria, que se debe articular jurídicamente a través de un decreto (igual que cuando se fija el incremento del salario mínimo).

“Efectivamente, cada año debe aumentarse el salario mínimo con base en la inflación proyectada y causada, el PIB, la contribución de los salarios al ingreso nacional y la productividad. En este sentido, la Ley 278 de 1996 ordena fijarlo por concertación tripartita (empleadores, sindicatos y gobierno) cada año a más tardar el 15 de diciembre, en ausencia del cual lo fija el gobierno por decreto”, dijo este experto.

Jaramillo agregó que si bien la jurisprudencia constitucional ha establecido que los ajustes/incrementos salariales deben realizarse al menos cada año, nada obsta para tramitar un nuevo aumento en un año específico.

Espacio público Bogotá
Espacio público Bogotá - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

Opinión diferente tiene Stefano Farné, director del Observatorio del Mercado Laboral de la Universidad Externado de Colombia, quien sostuvo que contrario a lo que se espera con un eventual aumento adicional del salario mínimo, esto terminará agravando la situación de la inflación, puesto que elevará aún más el costo de vida.

“Tengamos presente que el sueldo o el salario de los trabajadores hace parte de los costos de producción y si se aumentan, esto obligará a que las empresas deban subir sus precios de venta al distribuidor o al público, para hacer frente a ese dinero que deberán pagar de más”, explicó Farné.

Este académico indicó que pese a que al comienzo de año las empresas ajustan sus costos, dejando un margen por si las cosas cambian y así evitar un nuevo incremento, lo que se debió prever para este 2022 ya se debió copar, teniendo en cuenta que la inflación está afectando también el mercado de materias primas.

Por esta razón, si se llegase a subir nuevamente el salario mínimo, esto generaría un impacto negativo muy fuerte para la economía, no solo para las familias, sino también para las empresas e industrias en todo el país.