empleo

Trabajo en Bogotá: ojo, estos son los perfiles que están buscando

Quedan pocos días para que los interesados apliquen a las ofertas laborales.


Se agotan los días para que aquellas personas que están buscando un empleo en Bogotá relacionado con el sector de la construcción y las ventas lo encuentren.

El Distrito tiene abiertas varias convocatorias hasta finales del mes de junio. Se trata de vacantes que, en su mayoría, requieren muy poca experiencia, solo ganas de laborar.

En tal sentido, hasta el próximo jueves 23 de junio están habilitadas dos ofertas laborales. La primera está dirigida a personas interesadas en ser ayudantes de obra y auxiliares de tráfico.

El salario será de un millón de pesos mensuales más horas extras y quienes apliquen deberán haber terminado su bachillerato. De acuerdo con la Alcaldía, quienes queden seleccionados tendrán que laborar de lunes a viernes de las 7:00 a. m. a 5:00 p. m. y los sábados de 7:00 a. m a 10:00 a. m.

Entre tanto, hay otra vacante para ser oficial de construcción. Al igual que la anterior, piden que quien aplique haya finalizado el bachillerato, y también contará con un salario de un millón de pesos más extras; el horario a laborar es igual al anterior.

Continuando con las ofertas de empleo en la ciudad, hasta el próximo 29 de junio estará abierta la convocatoria para ayudantes de obra, auxiliares de tráfico, brigadistas de orden y aseo.

Son 15 vacantes y están solicitando un nivel de educación mínimo. Pagarán un salario mínimo legal vigente más prestaciones de ley, con horario de lunes a viernes de las 7:00 a. m. a 5:00 p. m. y los sábados de 7:00 a. m a 10:00 a. m.

Además, hasta ese mismo 29 de junio, podrán aplicar quienes deseen laborar como ayudantes y maestros de obra en la capital del país. Los interesados deberán haber cursado, como mínimo, de sexto a noveno grado.

Por otra parte, hasta el 30 de junio podrán aplicar a quienes les interese el sector de las ventas. En esta oferta están buscando vendedores con un salario mensual de 1.000.000 de pesos mensuales, más comisiones.

La oferta de empleo señala que es para trabajar como asesor de ventas para una “importante empresa del sector textil”, de “domingo a domingo”, con “turnos rotativos con día compensatorio en la semana”.

Hoja de vida: el número de hojas que debe tener y otras recomendaciones

La búsqueda de un nuevo empleo no es una tarea fácil, por eso, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones para aprovechar las opciones disponibles en el mercado laboral.

Uno de los criterios que se toman en consideración a la hora de presentarse a una vacante es la hoja de vida. Tanto así que este documento puede convertirse en la llave de entrada a una compañía o, por el contrario, cerrarle las puertas por completo a un aspirante.

En este sentido, es primordial construir una hoja de vida que logre conquistar a los reclutadores, no solo por el resumen de las habilidades y el perfil profesional de la persona, sino también por su adecuada presentación y orden.

Y es que, precisamente, el reto más grande al elaborar una hoja de vida es lograr consignar toda la información básica, educativa y profesional, pero que sea sencilla de comprender para quienes la reciben. En ocasiones, los formatos, la letra, el diseño y los colores escogidos pueden dificultar la lectura de un buen curriculum vitae.

Siguiendo esta línea, tampoco es recomendable preparar un documento con el detalle de la experiencia académica y laboral, el cual termine siendo un mamotreto, interminable de leer.

Por ello, se sugiere que una buena hoja de vida debe contener solo dos páginas, en las que se ubiquen claramente los distintos puntos clave para el entrevistador y la compañía.

De acuerdo con el blog de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz, una hoja de vida debe tener la información asociada a el perfil del candidato, es decir, una descripción breve de las características más relevantes del profesional en relación con la vacante que aspira.

También debe incluir los datos básicos de la persona, esto quiere decir: su nombre, dirección e información de contacto. Otros datos más específicos solo deben ser suministrados en tanto lo solicite la empresa, indican desde la institución educativa.

Es de gran interés para los reclutadores conocer la formación profesional, por lo que en la hoja de vida debe figurar el último nivel académico cursado y el lugar en el que se estudió. Conforme se va avanzando en la trayectoria académica, se recomienda ir quitando algunos ítems.

Por ejemplo, indican desde Korand Lorenz, si la persona ya cuenta con un título de pregrado, es preciso quitar la información referente a la formación básica primaria y bachillerato, a menos que aporten una cualidad de valor para la vacante a la que está aplicando la persona.

Asimismo, tienen que detallarse los cargos que se han desempeñado a lo largo de la experiencia laboral, siendo enfáticos en las funciones y los logros alcanzados durante el periodo trabajado. Claramente, se debe indicar las respectivas compañías y, de ser necesario, los datos de contacto de los jefes inmediatos.

Por su parte, el blog de Goodwill Community Foundation menciona que un ítem infaltable en la hoja de vida es el de referencias. Alineado al punto anterior, los reclutadores necesitan contar con una forma de verificar la información consignada en la hoja de vida, por lo que facilitar los datos de las últimas experiencias laborales, así como de algunas referencias personales, podría ser de gran ayuda para avanzar en el proceso.

Con respecto a los detalles más de diseño, se aconseja escoger un tipo de letra que no entorpezca la lectura, como Times New Roman u otra tipografía frecuentemente utilizada en el campo laboral. Además, es preferible optar por un tamaño de letra no tan pequeño, aunque se considere que así cabe más información, ya que puede dar una apariencia desordenada.

Un truco es usar los formatos de negrita o mayúsculas para dividir la información de cada ítem y crear una estructura fácil de seguir para el lector.