gente

De “Betty, la fea” no le queda nada: las fotos de Ana María Orozco que causan revuelo en redes

Por: 0

Después de ‘Betty’, la actriz nunca ha dejado de estar en el foco de los medios gracias a su talento y a su belleza.


Betty, la protagonista de Yo soy Betty, la fea, no sólo se ha destacado por el alto rating de la histórica telenovela y por ser tema de conversación diario de millones de colombianos sino también porque, a diferencia de las tradicionales telenovelas que defienden la figura del príncipe azul, Betty ha tenido que superar todos los inconvenientes a causa de su poco agraciado aspecto y su condición social humilde, que le significa trabajar el doble para obtener lo mismo que quienes tienen la suerte de ser bellos y ricos.

Fuera de lo significa el personaje de Betty en la cultura colombiana, la actriz que le dio vida a la emblemática risa e inteligencia de esta mujer, Ana María Orozco, ha estado en el foco de los medios desde que logró quedarse en el corazón de todo un país.

Betty la Fea
Betty la Fea - Foto: RCN televisión

Hija del actor Luis Fernando Orozco y de la locutora de radio Carmenza Aristizábal, su trayectoria incluye papeles en exitosas novelas colombianas, como La potra zaina, La huella de tus besos, Tiempos difíciles, Perro amor, entre otras.

Y es que, después de que la novela fuera un éxito absoluto en la pantalla chica, Orozco está siendo protagonista de la conversación gracias a su retransmisión en el canal RCN y en la plataforma Netflix, sin embargo, esta no es la única razón por la que las búsquedas sobre su vida han incrementado, pues su belleza física dejó a muchos enamorados de nuevo.

La serie más reciente en la que participó fue en televisión española llamada “Perdida”, allí la actriz enamoró además de a muchos colombianos a europeos que siguieron la historia. Además de esta serie, Orozco también participó haciendo colaboraciones en otros contenidos.

Sin embargo, cada cierto tiempo los fanáticos de la actriz vuelven a recordar las fotos que la revista SoHo publicó en 2015, una sesión realizada por Mauricio Vélez acompañada por una entrevista que le hizo su compañero de elenco y pareja en Yo soy Betty, la fea, don Armando. O, mejor, Jorge Enrique Abello.

Después de Betty, producida en 1999, Ana María se alejó de las pantallas, se dedicó a viajar y volvió a aparecer en 2003 en la obra de teatro Muelle oeste, presentada en México, Bolivia y Colombia. Ese mismo año participó en la película El Colombian Dream, de Felipe Aljure, y en 2004 se distanció otra vez de la actuación debido a su primer embarazo.

De sus últimos trabajos que dieron también de qué hablar, fue en Amas de casa desesperadas, la adaptación para Latinoamérica de la serie estadounidense. Orozco reconoció que la televisión ha sido su escuela y que los diferentes directores y compañeros con los que ha trabajado han sido sus mejores maestros. Sin embargo, le “encantaría hacer más teatro y cine”.

Aunque no permanece en el país, ha confesado en varias entrevistas que siempre está pendiente de lo que se produce aquí y, a su juicio, “en la televisión colombiana se están tomando más riesgos y se le está apostando a formatos diferentes y a temas más profundos, al igual que en el cine”.

Betty, la exesposa de Hugo Lombardi

A los fanáticos de la telenovela también les ha inquietado conocer más detalles de la vida personal de los actores que le dan vida a personajes como Nicolás Mora, Armando Mendoza, Patricia Fernández, Marcela Valencia, Mario Calderón, Daniel Valencia, Hermes Pinzón, entre otros. De hecho, para muchos resultó ser una sorpresa conocer que Betty y el egocéntrico diseñador Hugo Lombardi, interpretados por Ana María Orozco y Julián Arango, fueron esposos en la vida real, aunque por unos pocos meses.

Antes de trabajar en Yo soy Betty, la fea, Ana María Orozco y Julián Arango se conocieron durante el rodaje de la también telenovela colombiana Tiempos difíciles, en 1997, la cual trataba hechos reales que sucedían en el país a nivel político y económico. Luego de esto, en 1998, se volvieron a encontrar para la producción Perro amor, que fue emitida por el canal Uno.

Tras compartir estos espacios y conocerse un poco más, los actores colombianos se enamoraron y decidieron casarse luego de unos meses. Fue en 1999, mismo año en que se estrenó en Colombia la exitosa creación de Fernando Gaitán, producida por el canal RCN, en la cual ambos comenzaron a trabajar precisamente en dos personajes totalmente opuestos, que no se la llevaban bien y tenían una pésima relación.

Pero, como si la realidad se hubiera vuelto ficción, su matrimonio terminó después de seis meses.