personaje

Así fue el largo viacrucis de Jorge Oñate con el covid-19

El cantante vallenato estuvo hospitalizado desde el 18 de enero. Falleció en la madrugada de este domingo en Medellín.


El pasado 18 de enero el cantante Jorge Oñate llegó a la clínica Cardiovascular de Valledupar con una afección pulmonar. Como suele suceder en tiempos de pandemia, siempre se sospecha de la covid-19 y por eso, lo primero que hicieron los médicos que lo atendieron fue hacerle una prueba para confirmar que sí había sido infectado por el nuevo coronavirus.

No obstante, la prueba de antígenos, que se practica para obtener un resultado rápido, salió negativa. A pesar de eso, en la placa de tórax que le practicaron para verificar el diagnóstico se observó que sus pulmones sí estaban afectados. Ante esa evidencia, en un primer momento los médicos le diagnosticaron una infección del pulmón posiblemente de origen bacteriana, que no tenia nada que ver con el nuevo coronavirus. Por eso, lo pasaron a un cuarto y le dieron el tratamiento indicado para ese tipo de condición.

Al ver los expertos que su estado no mejoraba, los médicos decidieron hacer más pruebas que resultaron de nuevo negativas. Para ese momento, el país ya conocía la situación de uno de los cantantes más queridos de Colombia y según su hijo, Jorge Daniel Oñate, era mucha la incertidumbre de lo que estaba pasando, Tanto para la familia como para el resto de fanáticos que ha cosechado el jilguero de América en toda su vida profesional. “Nadie daba respuesta de lo que pasaba con mi papá”, dijo al programa Lo sé todo, del canal 1.

Fue cuando su estado de salud empeoró y los médicos decidieron hacer una prueba de covid más profunda. En esta oportunidad el resultado fue positivo. Oñate tenía covid-19 y lo más probable era que su afección pulmonar fuera consecuencia de este virus. Como él tenía enfermedades de base lo internaron en la UCI. “De viernes a domingo su situación mejoró. Tuvo filtraciones en el pulmón, pero se las trataron”, señalo Jorge Daniel.

Hasta ese momento el cantante había estado lúcido y había mostrado una gran fortaleza. “Ha estado conversando con sus amigos y oyendo todas las explicaciones que los médicos le dicen sobre su tratamiento”, dijo su hijo. Aún mas, los medios de Valledupar ese día dieron a conocer un mensaje que Oñate le grabó a su gran amigo Juan Alberto Acosta a quien él llama cariñosamente “Cacha”. En el mensaje de audio le cuenta que en ese momento está pegado a Dios y le recomienda que se cuide junto con su familia. “No salga mucho, de la mano de Dios, no deje que le hagan muchas visitas. Pronto nos vemos y hacemos algo”, le dice a su amigo.

También hizo reflexiones sobre la vida al decir que en la situación en la que se encontraba se podía observar la realidad de las cosas. “Aquí no vale ni plata ni poder, ni negro ni bajito ni blanco”. También muestra su perfil de creyente al decir que “el único que arregla esto es Dios”.

Su hijo también contó que ayudaba en todo a los médicos. Si estos le pedían que se volteara, él lo hacia sin ayuda. Asimismo, estaba reaccionando bien a los medicamentos.

A pesar de este bueno pronóstico, ese mismo viernes pasado lo intubaron. Eso significa que Oñate fue conectado a un equipo de respiración mecánica que le ayuda a bombear oxígeno a los pulmones. El martes 26, por un comunicado de la Clínica, el país conoció que su estado era delicado y que estaba en soporte ventilatorio, aunque presentaba estabilidad hemodinámica. Eran buenas noticias. El miércoles 27, sin embargo, circularon rumores en las redes sociales sobre una posible muerte cerebral del cantante. Otra versión aseguraba que había tenido un paro cardiorrespiratorio. Esto llevó al médico Julio Durán Pérez, a cargo de la UCI de esta clínica, a dirigirse a los medios de comunicación para desmentir que el cantante hubiera fallecido. Solo dijo que su estado de salud era delicado.

El mono Romero, mánager del maestro, también ha salido a desmentir los rumores a través de su cuenta de Instagram, Allí señaló que la salud del maestro Oñate es delicada, pero “el artista sigue estable, razón por la cual les pidió a sus seguidores unirse en oración por su pronta recuperación y a no hacer especulaciones”.

De su familia, la única que había podido estar con él fue su hija Delfina, porque es médica. Ella se ha encargó durante este tiempo de revelar todo lo que pasa con su padre a la familia, amigos y al público en general. En todo este tiempo, la familia ha estado muy agradecida con el personal médico que atendió a Oñate.

Según ha relatado su hijo a diferentes medios de comunicación, a finales de diciembre y a principios de año, el cantante estuvo en reuniones, pero con pocas personas y respetando siempre las medidas de seguridad para evitar el contagio. “No sabemos donde lo pudo coger”, señaló.

Oñate falleció en Medellín en la madrugada de este domingo, a donde fue trasladado para tratarle sus problemas renales y de páncreas, tras haber luchado por varias semanas contra las secuelas del coronavirus.