Tendencias

Home

Gente

Artículo

William y Carlos en las carreras de Ascot en 2019. Casi la mitad de los encuestados recientemente dijo que prefiere que el primero sea el próximo monarca.
William y Carlos en las carreras de Ascot en 2019. Casi la mitad de los encuestados recientemente dijo que prefiere que el joven príncipe sea el próximo monarca. - Foto: UK Press via Getty Images

monarquía británica

Los británicos quieren que William sea el próximo rey y no su padre Carlos

Una nueva encuesta volvió a poner sobre el tintero este tema que inquieta al país desde los tiempos de Lady Di.

La reina Isabel II es muy amada por los británicos, pero ella ya tiene 94 años y todos saben que el relevo en el trono puede estar más cerca que lejos.

Su sucesor natural es su hijo mayor, Carlos, príncipe de Gales, que es el título que recibe desde hace siglos el heredero de la corona.

Carlos ya cuenta 72 años, por lo que se prevé que el suyo será un reinado corto.

Sin embargo, ni siquiera eso parece hacer desistir a muchos súbditos que, desde hace largo tiempo, vienen acariciando la idea de saltárselo a él para que el próximo monarca sea William, duque de Cambridge, su hijo mayor.

La primera en lanzar la idea fue su madre, la fallecida Diana de Gales, quien en su escandalosa entrevista para el programa Panorama, de la BBC, en 1995, dijo que su todavía esposo Carlos no era apto para reinar y que su hijo mayor debía suceder a Isabel II.

Desde entonces, propuesta va y viene cada cierto tiempo, mucho más desde que el duque se casó con Kate Middleton, con quien se convirtió en la imagen joven, bonita y fresca de la casa real, con altos índices de popularidad.

Por estos días eso ha vuelto a pasar, gracias a una encuesta realizada por la firma Deltapoll, de acuerdo con la cual 47 por ciento de los británicos preferirían adelantar el turno de William para reinar.

Por Carlos solo votó el 27 por ciento, según el sondeo, el cual también arrojó que en el rango de edad entre los 18 y los 24 años, nada más el cinco por ciento es partidario de que sea coronado.

Por sexo, las mujeres son las más adeptas a William, con un 55 por ciento de ellas en su favor.

Sin embargo, a Carlos le va mucho mejor que a su hijo menor, el príncipe Harry, duque de Sussex, quien está en el centro de la controversia, por su retiro como miembro activo de la familia real y la entrevista a Oprah Winfrey en la que se despachó en contra de la monarquía junto con su esposa, la actriz estadounidense Meghan Markle.

William y su esposa Catherine son reconocidos como la imagen joven y fresca de la monarquía británica.

A la pregunta de si le gustaría que Harry subiera al trono después de su abuela Isabel, solo 8 por ciento de los consultados respondió afirmativamente.

Por grupo de edad le fue bastante mal entre los mayores de 65 años, de los cuales solo 1 por ciento lo eligió.

Los analistas creen que esto es un claro reflejo de sus recientes actuaciones en compañía de Meghan. Los mayores, específicamente, se alinean más con el recio sentido del deber para con la monarquía y ven en su conducta una clara deslealtad hacia ello.

Los jóvenes, de todos modos, se muestran más simpatizantes de Harry: 23 por ciento de los menores de 24 años quisieran tenerlo como próximo rey, en lo cual le gana a William, por quien votó 21 por ciento de este rango de edad.

Un dato que causó asombro de la encuesta es que 8 por ciento de los interrogados menores de 24 cree que el príncipe Andrés, duque de York, sería un buen monarca luego de su madre Isabel, una cifra considerable si se tiene en cuenta que él ha estado en el ojo del huracán debido al escándalo de su amistad con el pedófilo Jeffrey Epstein.

Sin embargo, Andrés solo obtuvo 2 por ciento de la votación total y un cero por ciento de preferencia entre los mayores de 65.

Los jóvenes, así mismo, fueron los que más se mostraron a favor de la abolición de la monarquía, con un 19 por ciento de los votos.

La encuesta, según informó Deltapoll, contó con la participación de 1590 adultos y fue realizada entre el 31 de marzo y el 1 de abril.

En cuanto a la posibilidad de omitir a Carlos para que reine William, los expertos en realeza recuerdan que eso no lo decide el pueblo, sino que está reglado por las normas constitucionales, pese a lo que digan los sondeos.

La alternativa sería que él renunciara voluntariamente, pero la creencia general es que eso no va a suceder, dada su fidelidad a la tradición, que lo obliga a seguir el destino que la historia le trazó desde antes de nacer.

Noticias relacionadas