Tendencias
Ana encabezó junto con  Carlos la procesión del reciente funeral de su padre, el príncipe Felipe.
Ana encabezó junto con Carlos la procesión del reciente funeral de su padre, el príncipe Felipe. - Foto: AP

realeza

Muere la reina Isabel: ¿por qué se dice que su sucesora debía ser la princesa Ana en vez Carlos?

La menos conocida de la dinastía Windsor es la más apta para suceder a la reina Isabel II, según la prensa británica y varios biógrafos de la realeza.

La ejemplar vida de sacrificio de la reina Isabel II, que se apagó en las últimas horas, contrasta enormemente con la de su hijo Carlos, llamada a sucederla. La popularidad de la madre era arrasadora, mientras que a su hijo los británicos y el planeta siguen sin perdonarle la novela que protagonizó con Lady Di. Muy pocos creen que pueda gobernar con el mismo acierto que su progenitora al Reino Unido.

En condiciones normales, las nuevas generaciones son vistas como la gran esperanza de las instituciones, pero en Gran Bretaña está sucediendo algo muy curioso y es que, en medio de una racha de escándalos, la monarquía se apoya cada más en personajes veteranos que, sin tanto alboroto, han coadyuvado a que la corona siga siendo estimada por la opinión.

¿Un nombre propio? Ana, la princesa real, título que lleva por ser la hija única de la reina. Ante la muerte de la reina Isabel, su nombre vuelve a sonar.

Vea la transmisión sobre la muerte de la reina Isabel

Cuando cumplió 70 años, The Times le hizo un peculiar reconocimiento, en una nota titulada ‘Princess Anne: the best queen we’ll never have’ (La princesa Ana: la mejor reina que nunca tendremos).

Allí, el periódico la presentó como el miembro mejor valorado de la familia real después de su madre, a imagen de quien se ha formado. Es decir, con una ética de trabajo inquebrantable, férrea disciplina, discreción y apego a la neutralidad de la realeza.

Como se vio en las exequias de la Reina Madre en 2002 (en la foto) y en las del príncipe Felipe, los hijos de la reina caminarán detrás de su feretro en su entierro. De izquierda a derecha: Andrés de York, Carlos de Gales, el recientemente fallecido Felipe de Edimburgo, l a princesa Ana y Eduardo de Wessex.
Heredó de su padre el temple y liderazgo militar y es coronel en jefe de varios regimientos. Aquí, con sus hermanos Andrés Carlos y Eduardo, en el sepelio de la Reina Madre en 2002. - Foto: AP

Es la más industriosa de la familia real, con más de 500 compromisos al año, referentes a las más de 300 organizaciones sociales, militares y de otra índole, de las cuales es protectora.

Sir Nick Wright, su secretario privado por 17 años, le contó al diario que su sentido del humor es “estupendamente malvado” y su energía inagotable. “Con ella la jornada comienza muy temprano y termina a las 11 de la noche todos los santos días”.

Vanity Fair le hizo por esas una entrevista en la que les lanzó una especie de indirecta a su sobrino Harry y su esposa Meghan, duques de Sussex, célebres por su pelea con la familia, acerca de lo que significa ser de la realeza: “No se trata de ‘nosotros’, sino de ‘ellos’, la gente. La cuestión es servir”.

Al respecto de modernizar la monarquía, algo que los Sussex decían buscar, anotó: “Estas nuevas generaciones no entienden que yo ya pasé por eso y sé que tanto reinventar no funciona. Hay que volver a lo básico”.

Principe de Edimburgo
Ana en brazos de su madre, la entonces princesa Isabel, en 1951. También aparecen su padre Felipe y su hermano Carlos. - Foto: AP

Su trabajo benéfico la ha llevado a focos de pobreza del mundo que ningún otro Windsor ha pisado. A donde va, primero atiende a las personas de bajo perfil o más necesitadas.

En 1991, cuando la guerra del golfo Pérsico, en la que participó su patria, Ana visitó una base militar y puso patas arriba el programa porque prefirió hablar por horas con las esposas de los soldados destacados, antes que saludar a los altos mandos primero, como lo señalaba el protocolo.

Ana, continuó The Times, no causa jamás ampolla opinando sobre políticas de gobierno, familia y otros temas, como lo hace a menudo su hermano Carlos de Gales, heredero al trono. Es una conducta que molesta mucho, ya que la realeza, por constitución, tiene prohibido hacerlo.

“Todo esto sugiere que Ana, en circunstancias radicalmente diferentes, sería la más digna sucesora de su madre. La reina y su hija se han vuelto muy cercanas en los últimos años”, señaló el diario.

Fuentes cercanas a palacio comentan que ante la muerte del duque de Edimburgo (esposo de la reina), fue ella su principal soporte y no Andrés, duque de York, quien estaba tratando de darse a sí mismo ese rol, pero ahora está más ocupado en resolver su problema.

El duque de York, tercer hijo de la reina, es, junto con los Sussex, el otro motivo por el que la realeza británica ha estado en el ojo del huracán, al verse salpicado por el escándalo de pedofilia del millonario Jeffrey Epstein, algo tan vergonzoso, que Isabel tuvo que retirarlo de sus funciones.

La probidad de Ana no siempre fue así. Desde joven, rompió el molde de princesa. Tuvo un Reliant Robin, un auto que tiene fama de carcacha. Compartió cuarto y baño con ocho personas en uno de sus viajes solidarios. Hasta fue condenada por un juez porque su perro mordió a dos niños. Y se negó a que sus hijos recibieran títulos nobiliarios.

Ana fue la primera hija de un monarca en ser alumna de un internado, Benenden School, donde la conoció Penny Junor, biógrafa de la realeza, quien la describió como “una de las personas más groseras que he conocido en mi vida”.

De su padre, de quien era la favorita, evocó The Times, heredó no solo el carácter, sino el gusto por maldecir a los fotógrafos, que la asediaban inmisericordemente en los años 1960 y 1970, cuando la bautizaron “la princesa amargada”.

Ana le aconsejó a Harry que no se casara con Meghan, no por su mezcla racial, sino porque su contexto cultural no le permitiría entender y respetar la institución de la monarquía, afirma Campbell.
Una biográfa de la realeza dijo hace poco que es Ana a quien el príncipe Harry y su esposa Meghan acusan de racista, aunque cree que se trató de un malentendido. - Foto: Getty Images

Su mal genio es de antología. En 1974, su fiereza la salvó de ser secuestrada y el duque de Edimburgo, con su habitual picardía, dijo de los hampones: “¡Pobres de ellos!”. Nunca ha sido “la princesa del pueblo” que fue su cuñada Diana de Gales, con quien las relaciones eran frías.

Según The Times, en una fiesta de Navidad en que ambas estaban, Ana gritó: “¡No me voy a dejar mangonear por esa cabeza hueca!”. A su otra cuñada, Sarah Ferguson, tampoco la pasaba. Su vida privada también fue piedra de escándalo. El matrimonio con Mark Phillips terminó en una guerra de cuernos en la que se filtraron las cartas de ella a su supuesto amante, Tim Laurence, su actual marido, con quien se rumora que también está en problemas.

En 1982, un tabloide habló de su “extrema familiaridad”, mejor dicho, que tenía un romance adúltero, con un escolta de Scotland Yard, que fue retirado del servicio a la realeza de inmediato. Ana no tiene posibilidades de llegar al trono (ocupa el decimocuarto lugar en la línea de sucesión), pero ante las recientes tormentas que ha afrontado la casa real, opinan los observadores, ella es una gran fuerza estabilizadora.

Es más, cuando Carlos ascienda al trono, en los próximos días, su papel no se eclipsará, pues es la Windsor más comprometida, “la monarca que Gran Bretaña nunca imaginó que algún día necesitaría”, como concluyó The Times.