Tendencias

Home

Gente

Artículo

Al príncipe Carlos no se le augura un buen reinado si insiste en meterse en temas políticos. Además, él y su esposa, Camilla, no despiertan tanto fervor como la nueva generación.
¿Se parecen? Este hombre insiste en que es hijo del príncipe Carlos y Camilla Parker - Foto: ap

monarquía

¿Se parecen? Este hombre insiste en que es hijo del príncipe Carlos y Camilla Parker

Se trata de Simon Dorante-Day, un australiano de 55 años cuya abuela adoptiva trabajó para la reina Isabel y fue quien le reveló que sus verdaderos padres serían el heredero del trono y la duquesa.

El príncipe Carlos, heredero del trono, ha estado junto a la duquesa Camilla Parker por más de cinco décadas y como se sabe, 30 años estuvieron bajo la clandestinidad de ser amantes y en medio de ese amorío, un hombre, de 55 años, asegura que fue concebido e insiste en que su padre es el príncipe Carlos, por lo que ha llevado su caso a los tribunales para ser reconocido como retoño de esta pareja real.

El australiano Simon Dorante-Day dice que fue concebido cuando el príncipe y la ahora duquesa eran solo unos adolescentes. Vale mencionar que varios conocedores de la historia de la Familia Real aseguran que el romance entre el hijo del fallecido duque Felipe y esposo de la reina Isabel y la duquesa de Cornualles surgió inclusive antes de concebir a la princesa Diana.

De acuerdo con el relato de Dorante-Day, él fue concebido en 1965, cuando el príncipe de Gales tenía solo 17 años y la duquesa de Cornualles, 18. El australiano nació en Inglaterra, en 1966, y fue adoptado. Según relató al medio ‘7 News’, su abuela le contó que trabajó varios años en el palacio de Buckingham y fue ella quien le “reveló” la verdad: “yo era el hijo de Carlos y Camilla”.

El hombre dice que nació allí, pero fue dado en adopción cuanto tenía 8 meses a una familia cercana a la familia Windsor. Sus abuelos adoptivos, Winifred y Ernest Bowlden, habrían trabajado para la reina Isabel II y el príncipe Felipe en una de sus casas reales en los años 60. En su cuenta de Facebook, el australiano se ha pronunciado varias veces sobre su situación y su historia al ser supuestamente parte de la Familia Real. En una de sus publicaciones, Dorante-Day cita uno de los pronunciamientos del juez que lo escuchó en el tribunal de Birsbane: “Sí, al igual que todos los niños, él tiene derecho a conocer la biología de su personalidad y su identidad genética. Ese derecho básico está garantizado por instrumentos internacionales y reconocido en el derecho de familia australiano”.

Sin embargo, de acuerdo con el hombre, lo único que quiere obtener de esta situación es “la verdad sobre mi vida para no vivir una mentira y para que mi familia no sea atacada de la manera en que lo somos” y no algún reconocimiento público por parte de la Familia Real. No obstante, insiste en que no descansará hasta conocer la verdad; incluso ha presentado documentos en un intento por obligar a los miembros de la realeza a hacerse una prueba de ADN, pero aún así ha sido ignorado. Sin embargo, él no está dispuesto a bajar los brazos y asegura que no se detendrá en su búsqueda por conocer su identidad.

En otra publicación, el australiano comparó una foto de él cuando era joven y una de su supuesta madre, la duquesa esposa del Príncipe Felipe para que sus seguidores notaran la similitudes de sus rasgos:

Y en esa foto, los seguidores y curiosos de esta historia levantaron una duda y es por qué el australiano tiene ahora ojos de color café cuando el príncipe y la duquesa los tienen azules. Ante esto, el hombre señaló con una publicación: “Sé que tenía ojos azules. Puedo recordarlos y nunca olvidaré el dolor e incomodidad que sentí cuando fueron eliminados”, refiriéndose a cuando dejaron de ser de ese color. ”La gente puede pensar lo que quiera, pero a la edad de 8 años cambiaron de la noche a la mañana, no gradualmente”. Junto con su declaración adjuntó una foto de su hija menor, a quien también, al parecer, le cambió el color de los ojos.

Por ahora insiste en que seguirá en los tribunales hasta conocer la verdad de su historia.