controversia

No hay derecho: Apedrearon a zarigüeya embarazada en Antioquia

El marsupial no solo perdió a sus crías, también uno de sus ojos producto de la brutal agresión con piedras por parte de algunos habitantes del municipio de Marinilla. Cornare recordó el valor ecosistémico de este mamífero.


De nuevo la fauna silvestre es víctima de personas inconscientes, crueles y malintencionadas. Esta vez una zarigüeya fue la protagonista de esta triste historia. 

Un habitante del sector urbano del municipio de Marinilla (Antioquia) la encontró moribunda tirada en el piso, con visibles signos de dolor. El animal había sido atacado con piedras por un grupo de habitantes de esa población mientras caminaba. Rápidamente fue traslado al Hogar de Paso de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare).

Le sugerimos: EN VIDEO: La agonía de la zarigüeya, un marsupial que reverdece los bosques

Producto de esa brutal agresión, el marsupial perdió a sus crías y uno de sus ojos. "Llegó con varios golpes en la cabeza y en otras partes del cuerpo, además con el ojo izquierdo casi que por fuera. El personal veterinario del hogar le realizó la valoración e intervención del caso. Lastimosamente le tuvieron que extirpar el ojo izquierdo porque presentaba un daño irreversible", indicó David Echeverry, biólogo y jefe del Grupo Bosques y Biodiversidad de Cornare. 


La zarigüeya fue apedreada por un grupo de personas en el municipio de Marinilla. Foto: Cornare. 

Sobre las crías, señaló que al lugar llegó solo con una cría muerta y que no se sabía si tuvo varias más. "Una zarigüeya puede llegar a tener entre 8 y 10 crías dependiendo de la especie. No sabemos si por la golpiza le hicieron perder las otras", explicó el biólogo. 

Echeverry informó que, aunque el animal ya estaba estable y evolucionando bien al tratamiento, podría tener otras complicaciones. Expresó que, según el reporte del equipo médico-veterinario, parecía que el animal no estaba viendo bien por el otro ojo. "Va a ser llevado a un oftalmólogo en Medellín para una revisión y dependiendo del diagnóstico sabremos si se puede o no liberar en su hábitat natural a este animalito", comentó. 

Le recomendamos: Buscan a responsables de torturar a zarigüeya en el Pacífico

El jefe del Grupo Bosques y Biodiversidad de Cornare lamentó este hecho, pero advirtió que este tipo de casos era muy frecuente en la jurisdicción de esa corporación. "Tristemente son bastante comunes los casos de maltrato a este tipo de animales, porque la zarigüeyas son mal comprendidas y la gente las confunde con ratas, razón por la cual las atacan. Nos llegan muchos casos de ataques de perros y humanos, principalmente", sostuvo. 

Afirmó, de hecho, que era el animal que más ingresaba al Hogar de Paso producto de rescates. "Sin embargo, muchas veces llegan en unos estados lamentables. Hubo, por ejemplo, una este año que nos llegó muy mal. Le metieron un palazo y le partieron toda la columna", manifestó.


Los veterinarios intentaron salvarle el ojo a la zarigüeya, pero debido a la gravedad de su lesión se vieron obligados a extraerlo. Foto: Cornare. 

Aseguró que a través de campañas y publicaciones en redes sociales buscaban generar empatía con estos animales y educar sobre su funcionalidad, pero, así mismo, "generar conciencia, a partir de informar lo que padecen, cómo nos llegan y lo que debemos hacer como equipo para salvarlas", expresó. 

Le puede interesar: Investigan a soldado por lanzar un perro al vacío desde varios metros de altura

Echeverry explicó que esta especie de mamífero era importante para los ecosistemas porque era muy buena dispersadora de semillas y controladora de plagas. "Se alimentan de un montón de insectos, ácaros y de algunos bichos que pueden ser perjudícales para los humanos", apuntó.  


Los médicos-veterinarios del Hogar de Paso de Cornare aseguraron que aunque la zarigüeya ha evolucionado positivamente, parace tener problemas de visión en el otro ojo.  Foto: Cornare. 

Informó que esta especie de marsupial habita principalmente en el bosque, pero tenían un margen de adaptabilidad bastante amplio, razón por la cual se habían habituado a vivir en zonas urbanas (parques), situación que las ponía en mayor riesgo.  

No obstante, desde Cornare indicaron que cada vez hay más gente que se preocupa por el bienestar de las zarigüeyas y esto le había permitido a la corporación, de la mano de la comunidad, proteger a estos animales a partir de sus reportes. 

Finalmente, Echeverry hizo un llamado a la gente a cuidar a la zarigüeya y a comprender su importante valor ecosistémico