Home

Mundo

Artículo

El presidente Joe Biden pronuncia el discurso sobre el Estado de la Unión ante una sesión conjunta del Congreso en la Cámara de Representantes del Capitolio de Estados Unidos. Foto: Saul Loeb - Pool/Getty Images.
El presidente Joe Biden de los Estados Unidos. | Foto: Foto: Saul Loeb - Pool/Getty Images.

Estados Unidos

A pesar de avances de Biden con republicanos, sigue sin haber acuerdo sobre deuda de Estados Unidos para evitar ‘default’

Siguen las negociaciones entre ele gobierno y el congreso estadounidense para elevar el techo de la deuda del país, todo en medio de las especulaciones de que la nación no podrá pagar sus obligaciones.

23 de mayo de 2023

Con la amenaza de un inédito impago de Estados Unidos en ciernes, una reunión entre el presidente Joe Biden y el líder de la oposición Kevin McCarthy no resolvió este lunes el enfrentamiento entre ambos, pese a que ambos calificaron el encuentro de “productivo”.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dejó en claro lo que estaba en juego cuando horas antes insistió con que es “muy probable” que el gobierno de Estados Unidos se quede sin dinero después del 1 de junio. Al recibir en la Casa Blanca al líder de la Cámara de Representantes, Biden dijo ser “optimista” sobre cerrar la reunión con un “avance”.

“No tenemos un acuerdo, sino una discusión productiva en las áreas en las que tenemos diferencias de opinión”, dijo McCarthy tras la reunión. “El tono de la reunión de esta noche ha sido mejor que el de todas las veces anteriores”, añadió, pero indicó: “Seguimos teniendo diferencias filosóficas”. Posteriormente, el presidente utilizó un lenguaje similar al de McCarthy en un comunicado, en el que calificó la reunión de “productiva”, al tiempo que añadió que persisten “áreas de desacuerdo”.

Ambos se habían reunido dos veces en quince días con otros congresistas, pero esta vez se encontraron cara a cara. La reunión debía dejar atrás los agrios debates de este fin de semana entre funcionarios de ambas partes, en ausencia de Biden quien se encontraba en Japón en la Cumbre del G7.

En medio de esas discusiones, Biden y McCarthy hablaron el domingo, cuando el presidente volaba de regreso de la Cumbre del G7 en Japón. Tras la reunión del lunes en el Despacho Oval y la descripción de McCarthy de las conversaciones como productivas, su equipo endureció el tono. El congresista y negociador republicano Patrick McHenry dijo a periodistas: “Lo que percibo desde la Casa Blanca es una falta de urgencia”.

El Congreso busca garantizar el acceso a la anticoncepción en todo Estados Unidos.
Congreso de los Estados Unidos. | Foto: Archivo

Efectos concretos

Para eliminar el riesgo de un default, el Congreso debe aprobar elevar el tope de la deuda pública. El Senado está controlado por los demócratas y los republicanos controlan la Cámara de Representantes. Los republicanos exigen una fuerte reducción del gasto público como condición para aumentar el endeudamiento pero Biden, que hace campaña para su reelección en 2024 con promesas de justicia social, se opone.

Antes de la reunión McCarthy dijo ser bastante optimista. Aseguró en la cadena CNN que “lo que se negocie será visto por una mayoría de republicanos como la solución correcta para ponernos en el buen camino”. Biden declaró el lunes que también está a favor de reducir el déficit y que considera necesario “examinar los espacios fiscales y asegurarse de que los ricos pagan su parte justa” de impuestos.

El llamado “techo de la deuda” de más de 31 billones de dólares -un récord mundial- se alcanzó hace varios meses, pero el gobierno federal ha gestionado hasta ahora la situación mediante maniobras contables.

De no honrar sus obligaciones, Estados Unidos ya no podría pagar a los tenedores de bonos del Tesoro, refugio de las finanzas mundiales. El gobierno tampoco podría pagar subsidios ni las pensiones de los veteranos, por ejemplo. Las consecuencias para la economía mundial serían catastróficas, advierten economistas.

“Estados Unidos nunca ha dejado de pagar sus deudas. Y ese no será jamás el caso”, afirmó Biden. Una decisión tomada a última hora podría tener igualmente consecuencias. En 2011, existía solo la amenaza de caer en default y esto hizo, por primera vez, que Estados Unidos perdiera su preciosa evaluación crediticia triple A; la mejor de las agencias evaluadoras.

Kevin McCarthy
Kevin McCarthy, líder de la oposición de los Estados Unidos. | Foto: AP

Sombra de Trump

El domingo, la portavoz de la Casa Blanca, Marine Jan-Pierre, deploró las “reivindicaciones partidistas extremas” propuestas por los conservadores. McCarthy, por su parte, acusó al “ala izquierdista del partido demócrata” de estar “a sus órdenes”.

Si los desacuerdos persisten, a Biden le queda un recurso: invocar la 14a Enmienda de la Constitución estadounidense, que estipula que “la validez de la deuda pública de Estados Unidos, autorizada por ley, (...) no debe ser cuestionada”.

Donald Trump
FILE PHOTO: Former U.S. President and Republican presidential candidate Donald Trump reacts after arriving at Aberdeen International Airport in Aberdeen, Scotland, Britain May 1, 2023. REUTERS/Russell Cheyne/File Photo | Foto: REUTERS

En otras palabras, los gastos ya votados deben poder ser pagados. Pese a estar considerando esta posibilidad, Biden se mostró escéptico, mientras que Yellen también aludió a la “incertidumbre jurídica” y a un “plazo apretado”. McHenry, el negociador del Partido Republicano, describió una “situación muy difícil” para llegar a un acuerdo que despeje un Congreso dividido y se convierta en ley en los próximos 10 días.

Al igual que casi todas las grandes economías, Estados Unidos vive del crédito. Sin embargo, en Estados Unidos es prerrogativa del Congreso votar el aumento del techo de la deuda pública que la primera economía del mundo está autorizada a acumular. Y lo que inicialmente era una formalidad se ha convertido ahora en una batalla política.

Con información de AFP.