Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Starbucks suspende publicidad en redes como protesta contra el racismo - Foto: Getty Images

mundo

¿Crisis en la Gran Manzana? Grandes marcas cierran sus tiendas en Nueva York

Duane Reades, Starbucks y Papyruses se encuentran entre las marcas que han cerrado varios locales en Nueva York.

No es un récord para lanzar cohetes. Según el New York Post, una de cada siete sucursales de cadenas de tiendas reconocidas en Estados Unidos cerraron sus puertas este año.

Según el medio, unas 1.132 cadenas de tiendas, incluidas 70 de Duane Reades, 54 de Starbucks y 22 de Papyruses, han ondeado la bandera blanca durante los últimos 12 meses, según el informe anual “State of the Chains” del Center for an Urban Future, que se publicará el miércoles.

La disminución del 14,2 por ciento rompe todos los récords anteriores informados por la agencia sin fines de lucro, desde que comenzó a rastrear los datos hace 13 años. El año pasado, solo el 3.7 por ciento de todas las cadenas de tiendas cerraron, frente al 0.3 por ciento en 2018.

Como le dijo Jonathan Bowles a ese medio, “si las cadenas nacionales se están reduciendo así, tengo que imaginar que es el doble de malo para las tiendas familiares, que no tienen la misma capacidad para capear una tormenta o tener acceso a financiamiento”.

Según el Post, Manhattan sufrió los recortes más profundos con 546 cierres de cadenas, casi la mitad del total de la ciudad, debido a la dependencia del municipio de trabajadores de oficina, turistas y residentes adinerados que se han trasladado a hogares fuera de la ciudad. Como afirma el Post, Midtown East, una franja que cubre el Rockefeller Center y la Quinta Avenida hasta la calle 60, sufrió el mayor golpe con una caída del 24 por ciento en las tiendas.

De acuerdo con este análisis, entre los sectores más afectados se encuentran las tiendas de sándwiches que atienden a los trabajadores de oficina, muchos de los cuales desde marzo han podido trabajar desde casa. Dunkin ‘Donuts sigue siendo la cadena minorista más grande de la Gran Manzana con 608 ubicaciones, según el informe. Pero la popular cadena también perdió un récord de 28 tiendas, marcando su primer declive año tras año.

El Post agrega que los gimnasios y las farmacias también sufrieron a medida que las personas se ejercitaban más en casa y recurrían cada vez más a Internet para comprar productos básicos como dentríficos y otros. También añade que SoulCycle, propiedad del multimillonario partidario del presidente Trump, Stephen Ross, ha cerrado las 21 instalaciones interiores de la ciudad, aunque su sitio web ofrece clases de spinning en tres lugares al aire libre, incluida una azotea de Tribeca.

Las cifra no son todas negativas. En realidad, unas 40 cadenas agregaron locales, lideradas por la comida rápida de pollo frito Popeyes, que agregó 10 establecimientos. Y Bowles cree que existe la posibilidad de que gran parte del declive del sector alimentario sea solo temporal, suponiendo que una gran cantidad de trabajadores regrese a sus oficinas cuando la pandemia se alivie.

Para el medio, los cierres también podrían provocar una nueva generación de propietarios de negocios que buscan convertirse en franquiciados de grandes marcas. “Veremos una nueva ola de emprendimiento”, dijo Bowles. “Personas que tuvieron la suerte de no tener negocios en este momento, y también podríamos ver algunas cadenas entrar en diferentes partes de la ciudad que no fueron tan afectadas como Manhattan”.

Noticias relacionadas