Home

Mundo

Artículo

Espionaje
businessman wearing pinstripe suit holding confidential top secret file - Foto: Getty Images

estados unidos

EE. UU. sospecha de ataques con energía por parte de espías rusos

Funcionarios estadounidenses creen que una agencia de espionaje ruso puede estar detrás de los problemas de salud de una gran parte del personal del Gobierno.

Cada vez toma más fuerza la teoría de que una agencia de espionaje rusa estaría detrás del deterioro de la salud de varios funcionarios estadounidenses en todo el mundo.

Los funcionarios de Estados Unidos creen que los rusos llevaron a cabo ataques de energía que causan problemas en la salud de los diplomáticos estadounidenses.

De acuerdo con el portal Politico.com, los funcionarios de Estados Unidos dijeron que los ataques rusos se llevaron a cabo con “energía dirigida”. Es de mencionar que la inteligencia de EE. UU. no ha llegado a un consenso sobre si esto es posible o no.

Con el fin de buscar explicaciones, las agencias de inteligencia de Estados Unidos han intensificado sus investigaciones para determinar la participación de los posibles espías rusos en el deterioro de la salud de los funcionarios estadounidenses.

Un portavoz de la Casa Blanca dijo al portal de noticias que los investigadores aún desconocen la causa de estos incidentes o si constituyen un ataque por parte de actores extranjeros. Sin embargo, dijo el portavoz, estas son áreas de “investigación activa” y el Consejo de Seguridad Nacional está trabajando con otras agencias para abordar los “incidentes de salud inexplicables”.

“La salud y el bienestar de los servidores públicos estadounidenses es una prioridad primordial para la Administración y nos tomamos muy en serio los informes de nuestro personal sobre incidentes de salud anómalos”, dijo el vocero.

De acuerdo con las autoridades estadounidenses, las víctimas de los supuestos ataques de energía tienen síntomas consistentes con los incidentes relacionados al “síndrome de la Habana” de 2016 en los que, supuestamente, espías y funcionarios de Estados Unidos tuvieron dolores de cabeza, mareos y otras complicaciones a la salud.

El director de la CIA, William Burns, está profundizando su participación en las investigaciones y ahora recibe informes diarios sobre los estudios de los ataques con energía y la evolución de los funcionarios afectados.

Los estadounidenses están convencidos de que los grupos de espías rusos han participado en operaciones encubiertas en todo el mundo, incluida la anexión de Crimea por parte de Moscú, así como los ataques cibernéticos en Occidente.

El portal Politico.com sostiene que Estados Unidos encontró pruebas de que espías rusos fueron responsables de interferir en las elecciones de 2016 y 2018 mediante ciberataques.

De hecho, se estima que el Departamento Central de Inteligencia de Rusia (GRU) es el que coordina y está detrás de los actos de espionaje y los ataques cibernéticos.

“Se ve, huele y se siente como el GRU”, dijo al portal web un exfuncionario de seguridad nacional involucrado en la investigación. “Cuando se mira el paisaje, hay muy pocas personas que estén dispuestas, sean capaces y tengan la tecnología. Es un análisis forense bastante simple”.

Otro funcionario informado sobre la investigación dijo que los agentes de GRU “son los únicos que [sabemos] que tienen la capacidad de atacar a nuestra gente de esa manera en nuestro suelo”.

Israel y China también pueden tener la tecnología, pero ninguno de los dos países opera en todos los lugares donde se informaron los incidentes, o ha mostrado el deseo de atacar a los estadounidenses de esta manera, dijo otro exfuncionario de seguridad nacional.