mundo

Emitieron orden de arresto contra Trump por asesinato de un comandante iraquí

El tribunal asegura haber concluido la investigación preliminar, pero “las pesquisas continúan para descubrir a los demás autores de este crimen, ya sean iraquíes o extranjeros”.


Un tribunal iraquí emitió el jueves una orden de arresto nacional contra el presidente estadounidense Donald Trump, en el marco de la investigación sobre la eliminación de Abu Mehdi Al Muhandis, poderoso comandante de los pro-Irán en Irak, asesinado el año pasado junto al general iraní Qassem Soleimani.

En junio, Irán había emitido una orden de detención y exigido la emisión de una notificación ante Interpol contra Trump por la muerte del general Soleimani, procedimiento que hasta ahora no tuvo éxito.

El dron que atacó los vehículos de los dos hombres, el 3 de enero de 2020 en el aeropuerto de Bagdad, despegó por orden de Trump, quien, días más tarde, se alegró de haber eliminado “dos (hombres) por el precio de uno”.

El tribunal de investigaciones de Rusafa, el sector oriental de Bagdad, “decidió emitir una orden de detención contra el presidente de Estados Unidos Donald Trump en conformidad con el artículo 406 del Código Penal iraquí”, detalla un comunicado de la autoridad judicial.

Este artículo prevé la pena de muerte para todo homicidio premeditado.

El tribunal asegura haber concluido la investigación preliminar, pero “las pesquisas continúan para descubrir a los demás autores de este crimen, ya sean iraquíes o extranjeros”.

Desde hace un año, los partidarios de Irán en Irak no cesan de acusar de complicidad en estos asesinatos al primer ministro iraquí Mustafa al Kazimi, en ese momento jefe de los servicios secretos.

Con las conmemoraciones del primer aniversario de la muerte de los dos hombres, el clima político ya tenso al acercarse las legislativas prometidas en junio se ha vuelto nocivo.

Durante meses, Trump encabezó la "lista de investigación" de Irán por la muerte de Soleimani.
Durante meses, Trump encabezó la "lista de investigación" de Irán por la muerte de Soleimani. - Foto: AP/Evan Vucci

“Fuera USA”

“¡No a América!”, “¡Venganza”, eran los gritos que se oían de parte de los partidarios de los paramilitares iraquíes pro-Irán que salieron por miles a manifestarse en Bagdad el pasado domingo, a raíz del primer aniversario del asesinato por parte de Estados Unidos del general iraní Qasem Soleimani y su lugarteniente iraquí.

En la plaza Tahrir, partidarios de Hashd al Shabi, una coalición que reúne a decenas de miles de paramilitares pro-Irán en Irak y que ahora está integrada con las fuerzas de seguridad iraquíes, atacaron al “gran Satanás” estadounidense y al que acusan de ser su “agente” en Irak, el primer ministro Mustafa al Kazimi.

El 3 de enero de 2020, por orden del presidente estadounidense Donald Trump, un ataque con drones pulverizó los dos vehículos donde se encontraban Qasem Soleimani, artífice de la estrategia iraní en Oriente Medio, y Abu Mehdi al Muhandis, el comandante iraquí de Hashd al haabi.

Este ataque despertó el temor de un conflicto abierto en suelo iraquí, ya que las potencias que actúan en Irak (Estados Unidos e Irán, enemigos desde hace 40 años) están abiertamente enfrentadas. Un año después, la situación sigue siendo explosiva en Irak.

Irak está más polarizado que nunca, entre personas pro-Irán, que ya no dudan en amenazar al Estado y sus líderes por nombre propio, y las autoridades que no tienen ni el peso político ni la fuerza militar para enfrentarlos.

El domingo, después de una vigilia con velas en la que miles de iraquíes se reunieron para abuchear a Estado Unidos en el aeropuerto de Bagdad, el mismo lugar donde el general iraní y su mano derecha iraquí fueron asesinados, los partidarios de Hashd al Shabi convergieron en la plaza Tahrir donde honraron a sus “mártires” y denunciaron “al ocupante estadounidense”.

Le decimos a Estados Unidos y a los enemigos del Islam (...) que continuaremos resistiendo a pesar del derramamiento de sangre”, dijo a la prensa Batul Najjar, un partidario de Hashd al Shabi.

Todo un símbolo. Durante meses en 2019, por decenas de miles, los iraquíes han abucheado desde Tahrir y el “restaurante turco”, un inmenso edificio abandonado, al poder iraquí y a su “padrino” iraní. En algunas manifestaciones de la “Revolución de Octubre” incluso se pisotearon los retratos de Soleimani.

Con información de agencias.