Home

Mundo

Artículo

Baño / Ducha
En plena ola de calor, alemanes se bañan con menos frecuencia, revela encuesta. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images

mundo

En plena ola de calor, alemanes se bañan con menos frecuencia, revela encuesta

A raíz de la situación, se interroga si la necesidad básica podría pasar a convertirse en un lujo. ¿Cuál es la razón de la disminución de baño?

Los países que se ubican en el hemisferio norte, como Alemania, actualmente se encuentran en época de verano y el registro de aumento de la temperatura es una constante que los invade. Sin embargo, el diario Bild publicó una encuesta en la que se dio a conocer que la mayoría de habitantes del país europeo ahora se están bañando con menos frecuencia.

En las creencias populares, rondan pensamientos de todo tipo y uno de ellos es que en Europa hay quienes no se bañan todos los días. Más allá de eso, en esta oportunidad, la verdadera razón por la que la mayoría de residentes no están tomando un baño, y si lo hacen es de poco tiempo, se da por causa de la crisis energética.

Según el citado medio local, la austeridad del Gobierno alemán está repercutiendo en los quehaceres cotidianos de los habitantes. En consecuencia, una de las prácticas que más se ha visto afectada es la ducha diaria, pues los datos dicen que 62 % de los encuestados manifestaron que actualmente toman baños cortos y con menos frecuencia, en comparación con anteriores meses.

Por otro lado, el 35 % dijo no haber modificado sus prácticas del día a día.

En vista de lo anterior, residentes afines al Partido Verde de la región, que es parte de la actual coalición gubernamental, representan 33 % y son los más predispuestos a ahorrar agua y energía.

Luego de esto, en la lista figuran los pertenecientes y afines a la asociación de derecha Alternativa para Alemania y los electores del Partido de Izquierda, que en cifras porcentuales representan 29 y 28 %, respectivamente.

En adición, el sondeo detalló que las personas con menos ingresos son los más rigurosos en el método de ahorro.

Por otra parte, la encuesta publicada en Bild también reveló que antes de que llegue el invierno, casi uno de cada dos alemanes (43 %) está tomando precauciones o tienen contemplado hacerlo por medio de diferentes acciones, como comprar un calentador de agua doméstico.

Del otro lado de la balanza, 44 % expresó la iniciativa de salir a protestar por el incremento económico en el cobro de la energía en Alemania, mientras que el 50 % rechazó las manifestaciones públicas.

Expertos indican que bañarse todos los días con agua caliente puede generar caspa y caída del cabello. Foto: Getty images.
Expertos indican que bañarse todos los días con agua caliente puede generar caspa y caída del cabello. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

Al ser un tema nacional, el diario Berliner Zeitung, con sede en Berlín, se interroga si existe la posibilidad de que temas que son necesidades básicas, como la higiene personal, podrían pasar a convertirse en un lujo para los alemanes. De hecho, explican que la calefacción ocupa el primer puesto de más consumo de energía y luego se ubica la ducha.

A finales de junio, Robert Habeck, vicecanciller y ministro de Economía de la nación europea, había contado que él, ahora, permanece menos tiempo tomando un baño para ahorrar energía y adaptarse a las recomendaciones de su cartera, según una entrevista para la revista Der Spiegel.

Por su parte, la Asociación de Consumidores de Energía de Alemania compartió un análisis en el que precisan que el tiempo promedio de un baño en el país es de seis minutos. No obstante, hay quienes permanecen más de diez minutos y representan un estimado de uno de cada diez residentes.

En general, los conocedores del servicio de energía recalcan que aproximadamente la mitad de los alemanes “disfrutan de un baño rápido y salen de la ducha limpios y renovados después de tres minutos”.

En ese sentido, la entidad pide a toda la población alemana cambiar sus hábitos de consumo de energía y agua mediante el uso de la consciencia de ahorro. Esto porque se proyecta que al tomar una ducha de no más de tres minutos, una persona estaría ahorrando 150 euros al año.