Tendencias

Home

Mundo

Artículo

En imágenes : Más tropas ucranianas se rinden en Mariupol
Miembro del servicio de las tropas pro-rusas hace guardia antes de la esperada evacuación de los soldados ucranianos heridos de la acería sitiada Azovstal en el curso del conflicto entre Ucrania y Rusia en Mariupol, Ucrania, el 16 de mayo de 2022. Foto REUTERS/Alexander Ermochenko - Foto: REUTERS

conflicto en ucrania

“Estamos perdiendo”: The New York Times revela audios de las tropas rusas; rechazan decisiones de Vladimir Putin

Los soldados rusos incluso dicen que su presidente es “un idiota”, conforme titulan en el medio norteamericano.

El miércoles 28 de septiembre, en horas de la noche, el diario estadounidense The New York Times reveló la información contenida en diferentes audios de llamadas (prohibidas por el presidente Vladimir Putin) y que fueron interceptadas, de los soldados rusos que tenían como objetivo sitiar ciudades como la capital de Ucrania, Kiev.

Algunos ubicados en “trincheras, refugios y casas ocupadas en los alrededores de Bucha, un suburbio al oeste de Kyiv, los soldados rusos desobedecieron las órdenes al hacer llamadas no autorizadas desde sus teléfonos celulares a sus esposas, novias, amigos y padres a cientos de millas de la línea del frente”, informa el diario.

The Times pasó casi dos meses traduciendo las grabaciones, que fueron editadas para mayor claridad y duración. En las llamadas, que eran hechas por decenas de combatientes de las unidades aerotransportadas y la Guardia Nacional de Rusia, “los soldados describen una crisis en la moral y la falta de equipo, y dicen que les mintieron sobre la misión en la que estaban; además, que les faltan dispositivos de visión nocturna y chalecos antibalas adecuados”.

El medio asegura que las conversaciones van “desde lo mundano hasta lo brutal e incluyen críticas contundentes a Putin y a los comandantes militares; se quejan de errores estratégicos y de una grave escasez de suministros. Confiesan haber capturado y matado a no combatientes y admiten abiertamente haber saqueado casas y negocios ucranianos”. Aseguran que uno de ellos llamado Yevgeniy dice sin rodeos: “Estamos perdiendo”.

Nikita, un soldado del Regimiento 656 de la Guardia Nacional, le dice a su compañero que “90 hombres murieron a su alrededor cuando fueron emboscados mientras conducían”. “Mientras que en un teléfono compartido por miembros del 331° Regimiento Aerotransportado, un soldado llamado Semyon estima que ‘un tercio de su regimiento murió'. Otro describe filas de ataúdes que contienen los cuerpos de 400 jóvenes paracaidistas que esperan ser devueltos a casa desde un hangar del aeropuerto”, detalla la publicación.

Informan, también, que todo el Segundo Batallón de 600 soldados fue aniquilado. Incluso, un soldado llamado Andrey le dice a su padre que “más de la mitad de su regimiento ‘se ha ido’. Dicen que el comandante de su regimiento, Sergey Sukharev, murió en los combates, un evento confirmado por informes de noticias contemporáneos”.

Por su parte, quienes están al otro lado del teléfono (generalmente son los familiares) describen “filas de cadáveres y ataúdes que llegan a sus ciudades, mientras los soldados advierten que pronto regresarán aún más cuerpos. Una mujer le dice a su esposo que se llevó a cabo un funeral militar todos los días de esa semana. En estado de shock”, algunas de sus familias aseguran que han tenido que iniciar un tratamiento con el psicólogo.

Serguéi, otro de los combatientes rusos, le confiesa a su novia que “su capitán ‘ordenó la ejecución de tres hombres que pasaban por nuestro almacén’ y que él se ha convertido en ‘un asesino’; mientras que le cuenta a su madre sobre la ‘montaña de cadáveres’ en el bosque.

Aunque muchos quieren desertar, hay razones de peso para estar allí, pues necesitan la paga. Y es que hay que decir que, además de sus salarios mensuales, los soldados dicen que ganan el equivalente a 53 dólares diarios si permanecen en combate, exponiéndose, tal vez, a nunca regresar.

Sus familiares, amigos y parejas, en ocasiones, les animan a irse de allí cuanto antes, pero también hay otros que les piden que se mantengan fuertes. Sin embargo, el diario reveló que hubo una esposa que le dijo al combatiente: “No necesito tu maldito dinero. Solo necesito que me devuelvan a mi esposo”.

Los audios dados a conocer por NYT fueron grabados durante el mes de marzo y en otras fechas posteriores, pasadas más de cinco semanas de la invasión rusa.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.