tendencias

Exmoderadora demandó a YouTube por inducirla a un trauma psicológico severo

La demandante aseguró que esta compañía, filial de Google, la obligaba a ver imágenes de contenido sensible, como escenas de canibalismo, suicidios y tiroteos en escuelas.


El gigante de internet Google se vio envuelto en un escándalo luego de recibir una demanda interpuesta por una exmoderadora de una de sus redes sociales, YouTube, que luego de trabajar allí sufrió de un trauma psicológico severo.

Los argumentos que presentó la trabajadora fueron que durante un periodo tuvo que ver y revisar videos con imágenes de alto contenido gráfico, los que incluían escenas de canibalismo, violación de niños, suicidio, autolesiones, atropellos y tiroteos en escuelas, entre otros. Esto llevó a la persona, que ha permanecido en el anonimato, a que sufriera de un grave trauma. Además, la demandante alega que la compañía no protegió adecuadamente su salud mental ni la de sus compañeros, tras la revisión de horas y horas de material sensible todos los días.

La empresa matriz de YouTube, Google, enfrenta una presión cada vez mayor para controlar el contenido que abarca la violencia y la desinformación, especialmente a medida que se acercan las elecciones estadounidenses de 2020 y las investigaciones antimonopolio de los fiscales generales estatales, el Departamento de Justicia y el Congreso.

La demandante, a quien se hace referencia como Jane Doe, trabajó de 2018 a 2019 como moderadora de contenido de YouTube para la firma de contratación de personal Collabera, según su demanda. Afirma que experimentó pesadillas, ataques de pánico y sufrió la imposibilidad de estar en áreas concurridas como resultado del contenido violento que vio mientras trabajaba para la empresa.

“Tiene problemas para dormir y, cuando duerme, tiene pesadillas horribles… A menudo se queda despierta por la noche tratando de dormir, reproduciendo videos que ha visto en su mente. No puede estar en lugares concurridos, incluidos conciertos y eventos, porque teme los tiroteos masivos. Tiene ataques de pánico severos y debilitantes”, señala parte de la demanda que fue presentada por el bufete de abogados Joseph Saveri.

Según la demanda, los entrenadores de bienestar de YouTube no estaban disponibles para las personas que trabajaban en turnos nocturnos y no tenían licencia para brindar orientación médica profesional. También alega que los moderadores tuvieron que pagar su propio tratamiento médico cuando buscaron ayuda profesional.