ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/2/2020 7:27:00 PM

Final feliz: Colombianos olvidados en un crucero en Lisboa recibieron asilo

Los cinco colombianos fueron los últimos en salir del barco Fantasía MSC, después de suplicar al Gobierno portugués que los recibiera mientras pasa la cuarentena causada por el coronavirus.

Final feliz: Colombianos olvidados en un crucero en Lisboa recibieron asilo Abril, una de las pasajeras del crucero, es oxigenodependiente, por lo que no puede viajar en avión. Foto: Fotomontaje / SEMANA

El 10 de marzo, cinco colombianos tres de ellos con problemas de salud abordaron el crucero Fantasía de la compañía MSC rumbo a Barcelona, España. En el barco había 1.338 pasajeros, de más de cincuenta nacionalidades distintas, quienes se embarcaron en la travesía sin saber que el coronavirus les dañaría todos sus planes.

Ciento ochenta naciones, muchas de ellas en Europa, cerraron sus fronteras marítimas, terrestres y fluviales con la intención de contener la propagación del covid-19 y, por tanto, los pasajeros de cientos de cruceros quedaron en el limbo a la espera de que los gobiernos les permitieran desembarcar.

Fantasía no fue la excepción y el 22 de marzo ancló en las costas de Lisboa, Portugal, debido a que España se había confinado ante el incremento de contagios del virus. Tal y como lo informó la MSC en un comunicado, el Gobierno de Colombia era el único que no había dado una solución oportuna para recibir a los cinco pasajeros que quedaban en el barco el 30 de marzo.

 "Es lamentable que hasta la fecha su Gobierno no haya sido capaz de ayudar o proporcionar ninguna solución. Simplemente nos hemos quedado sin opciones como empresa privada que está cerrando completanente sus operaciones debido a la pandemia del covid-19", señaló la empresa.

Además de dos jóvenes en sillas de ruedas y su enfermera, en la embarcación estaba Abril Camila García, de 21 años, y su madre Mónica. La joven sufre de hipertensión pulmonar primaria, una enfermedad que no permite que las arterias de los pulmones transporten la sangre al corazón de manera correcta, lo que hace que viajar en avión hacia Colombia no sea opción para ella.

SEMANA se comunicó con la mamá de Abril Camila el 30 de marzo, día en que la tripulación del barco dio como ultimatúm para que abandonaran las instalaciones. 

"Este viaje ha terminado. El barco se está cerrando en un estado de espera y usted lamentablemente debe dejar el MSC Fantasía a las 18 horas del 30 de marzo de 2020".

Hasta ese momento, el Consulado de Colombia en Lisboa no había autorizado que ellas pudieran quedarse en la ciudad mientras pasaba la cuarentena, lo que causaba gran desesperación para ellas y sus familiares.

Sin embargo, los mensajes que Mónica y Abril Camila enviaron por redes sociales y medios de comunicación dieron fruto este jueves 2 de abril. Por fin hubo una buena noticia en medio de la angustia:

"Bajaron del arco el día 1 de abril de 2020 con un permiso de residencia por un mes que otorgó el gobierno portugués. Dicho permiso podría extenderse dependiendo de la evolución de la pandemia y ajustado a las medidas gubernamentales tomadas por Portugal y Colombia, respectivamente", informó Bibiana Chiquillo, tía materna de Abril Camila.

Aunque no existe una decisión definitiva, el Gobierno colombiano y la compañía MSC están en diálogos para que la estudiante de comunicación social y su mamá puedan ser repatriadas por vía marítima cuando los puertos se abran, debido a su condición médica.

Madre e hija pasarán la cuarentena en un departamento en Lisboa "en óptimas condiciones, equipado con alimentos y algunos medicamentos" proporcionados por las autoridades colombianas. La única condición es mantenerse aisladas y no recibir visitas durante su estadía.

Sobre los otros colombianos no se sabe con exacitud si se quedarán en Lisboa o si serán repatriados en un vuelo humanitario a Colombia.

EDICIÓN 1986

PORTADA

¡La cosa está dura en la economía!

Los pronósticos de desempleo, pobreza y crecimiento son desalentadores. Será necesario aumentar la deuda y buscar mayor austeridad. Pero a pesar de los esfuerzos del Gobierno, los colombianos van a quedar un poco más pobres.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1986

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall