coronavirus

Gobierno italiano advierte de nueva ola de coronavirus que amenaza con saturar hospitales

El primer ministro italiano, Mario Draghi, sostuvo que los ciudadanos deben “ser prudentes” ante el aumento de los contagios.


El primer ministro italiano, Mario Draghi, reconoció este viernes que Italia encara “una nueva ola” de contagios de coronavirus tras un año del inicio de la emergencia sanitaria en el país europeo.

En su discurso, pronunciado en el nuevo centro de vacunaciones en el aeropuerto romano de Fiumicino, Draghi instó a los italianos a “ser prudentes” ante el aumento de los contagios, que amenaza con saturar los hospitales.

“Un año después del inicio de la emergencia sanitaria, estamos desafortunadamente ante una nueva ola de contagios”, dijo Draghi, quien comparó los datos de las últimas semanas.

Cepa británica del coronavirus afecta principalmente a los niños en Italia
El país anunció este viernes un nuevo confinamiento para frenar el repunte de coronavirus en plena polémica en Europa sobre la administración de la vacuna de AstraZeneca y sus posibles efectos secundarios. - Foto: AP

“En la última semana registramos 150.175 nuevos contagios frente a los 130.816 de la semana precedente, un aumento de casi el 15%”, subrayó.

“En esas dos semanas aumentó en casi 5.000 el número de hospitalizados por ser positivos al virus y el número de pacientes en terapia intensiva es superior a los 650”, añadió.

“Eso nos obliga a ser muy prudentes para limitar el número de muertes e impedir que las instalaciones sanitarias se saturen”, afirmó.

Entretanto, el país anunció este viernes un nuevo confinamiento para frenar el repunte de coronavirus en plena polémica en Europa sobre la administración de la vacuna de AstraZeneca y sus posibles efectos secundarios.

El gobierno de Mario Draghi decidió al término del Consejo de Ministros que del 15 de marzo al 6 de abril las regiones de Italia “donde el número semanal de contagios supere los 250 por 100.000 habitantes, pasarán a ser consideradas rojas”.

Italia, que esta semana superó la barrera de las 100.000 muertes por el virus, vive un fuerte aumento de contagios y decesos, mientras los hospitales amenazan con verse desbordados, en gran parte debido a la variante británica, según los médicos.

Aunque el país puso en marcha su plan de vacunación a finales de diciembre, las entregas se han ralentizado considerablemente y solo 1,8 millones de personas --de una población de 60 millones-- habían recibido dos dosis de vacuna hasta el viernes.

La situación en Italia y otros países europeos contrasta con la de Estados Unidos, donde los espectaculares avances en la vacunación dieron al presidente Joe Biden motivos para ser optimista y pensar que sus conciudadanos tendrán “buenas opciones” de celebrar su habitual fiesta del 4 de julio.

Final de Semana Santa, en rojo

Del 3 al 5 de abril, al final de la Semana Santa, toda Italia se considerará en cambio zona roja y solo será posible desplazarse dentro de la propia región a otra residencia privada, una vez al día y un máximo de dos personas.

El jueves, las autoridades reportaron 26.000 nuevos casos y 373 muertes en 24 horas.

El centro de investigación especializado en asuntos de salud GIMBE sostiene que el número de nuevos casos observados durante las últimas tres semanas “confirma el inicio de la tercera ola” de coronavirus en Italia.

Según el presidente de GIMBE, Nino Cartabellotta, en más de la mitad de las 20 regiones italianas, “los hospitales y especialmente las unidades de cuidados intensivos ya están saturados” y las hospitalizaciones e intervenciones no relacionadas con el coronavirus fueron aplazadas.

Las restricciones representan un nuevo golpe para la tercera economía de la zona del euro, sumida en una severa recesión por el confinamiento en 2020.

Sin embargo, en una encuesta publicada por el diario Il Corriere della Sera, el 44 % de los italianos se manifestaron a favor del confinamiento, frente al 30 % de hace dos semanas.

*Con información de AFP