ucrania

Guerra en Ucrania: hambruna, la próxima etapa de la guerra planeada por Putin, según experto de Yale

Timothy Snyder, docente de la prestigiosa universidad, advirtió lo que sería un plan en tres fases a desarrollar por parte de Rusia para vencer en la guerra a base de presión sobre la alimentación.


En medio de la creciente tensión que se vive en Europa y el mundo por cuenta de la guerra que se libra actualmente en territorio de Ucrania, luego de que el pasado 24 de febrero el presidente de Rusia, Vladimir Putin, dispusiera la incursión armada de su Ejército en ese país, muchas son las expectativas que se cuecen en torno a dicho conflicto, y múltiples son las voces que llaman a que este pueda concluir lo más pronto posible.

No obstante, las condiciones esbozadas de uno y otro lado para el final de dicha guerra no parecerían estar próximas a presentarse, pues Ucrania no cederá a las pretensiones de Rusia de conceder parte de su territorio, y tampoco el Gobierno de Kiev cuenta con el arsenal necesario para hacer frente y superar las capacidades de Moscú para lograr repeler el ataque y conseguir la salida de los invasores.

En ese sentido, académicos han centrado sus análisis en prever cuál podría ser el próximo escenario de esta guerra, cuyas consecuencias reales van más allá de las fronteras ucranianas, e incluso trasciende las fronteras de Europa, afectando también al resto del mundo.

La presente guerra tiene escenarios referidos a las políticas o acciones de soft power, representadas en acciones de presión de lado y lado como las sanciones impuestas a Rusia por occidente, y la respuesta de Moscú a través de la suspensión del suministro de gas a algunos países generando espacios que apuntan a la disuasión, y que afectan directamente a pobladores de otros países.

La Otan ha advertido que la guerra se ha convertido en una ‘confrontación de desgaste’, donde resultará triunfador quien finalmente logre aguantar más. Académicos, expertos en historia y guerra avizoran un nuevo panorama que eventualmente estaría desarrollando Rusia y que tiene un lamentable impacto sobre la economía y bienestar de todo el mundo.

Uno de los académicos, que recientemente planteó su punto de vista, fue el profesor Timothy Snyder, docente de Historia de la Universidad de Yale, quien a través de un sencillo hilo de Twitter presentó su teoría sobre el próximo paso a dar por parte de Vladimir Putin para presionar y conseguir su victoria.

Según el académico, Rusia tiene actualmente un plan, y Vladimir Putin se está preparando para matar de hambre a gran parte del mundo en desarrollo”, advirtiendo que ese es el próximo paso a seguir en medio de su estrategia bélica.

Explicando lo anterior, Snyder adujo que “en tiempos normales, Ucrania es un exportador líder de productos alimenticios”, por lo cual los bloqueos que actualmente desarrollan las fuerzas navales rusas, representan no solo el impedimento a una actividad comercial, que repercute sobre el bolsillo ucraniano, sino también en las despensas de todo el mundo.

Si continúa el bloqueo ruso, decenas de millones de toneladas de alimentos se pudrirán en silos y decenas de millones de personas en África y Asia morirán de hambre”, advirtió el experto, quien reconoce que, aunque su teoría es difícil de ‘digerir’, es tangible, reconociendo también que a los ojos de muchos resulta difícil creer que alguien sea capas de fraguar un plan así.

En ese sentido, el académico refiere la importancia central que tomará la comida y alimentación como elemento central de la política, advirtiendo a su vez que dicha estrategia no es nueva, y que, en el pasado, también se consolidó como centro especial de confrontaciones.

En ese sentido, el experto señala que “la idea de que controlar el grano ucraniano puede cambiar el mundo no es nueva”, señalando que, en el pasado, fue el foco de la estrategia de otros dos líderes europeos como Stalin y Hitler.

Sobre el primero de los líderes referidos, el historiador recuerda que para él, “la tierra negra de Ucrania debía explotarse para construir una economía industrial para la URSS. De hecho, la agricultura colectivizada mató a unos cuatro millones de ucranianos”.

En ese sentido, el historiador agrega que “cuando la gente comenzó a morir en grandes cantidades, Stalin culpó a los propios ucranianos”, señalando que lograron hacerlos ver como los responsables de la hambruna.

En el caso del líder nazi, Adolfo Hitler, el historiador dice que la idea de controlar la agricultura ucraniana también estuvo presente en los objetivos del Fuhrer, haciéndolo uno de los elementos centrales de su guerra.

Así, el experto advierte que “Hitler deseaba redirigir el grano ucraniano de la Unión Soviética a Alemania, con la esperanza de matar de hambre a millones de ciudadanos soviéticos”, por lo cual, “la Segunda Guerra Mundial se libró por Ucrania y en gran medida en Ucrania, entre dictadores que querían controlar el suministro de alimentos”.

En ese sentido, volviendo al tema de la guerra actual, el analista señaló que el plan de Putin “está destinado a funcionar en tres niveles”.

Sobre ello, el docente explica que el primero corresponde a la afectación económica de Ucrania, al frenar sus ingresos por exportaciones; en un segundo renglón, estaría que, debido a la hambruna, se aumentaría el movimiento migrante desde el Magreb y Medio Oriente a la UE, lo cual conduciría a una posterior inestabilidad.

Finalmente, el ambiente de hambruna conducirá a que se culpe a Ucrania por la situación de hambre y que la necesidad de abastecimiento impulse a las potencias de occidente a levantar las sanciones hoy impuestas a Rusia.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.