medio oriente

Líder de Hezbolá advierte que puede atacar cualquier parte de Israel

En una entrevista, Hassan Nasrallah aseguró que el grupo tiene misiles de precisión y advirtió que Israel, Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos planean asesinarlo.


Hassan Nasrallah, líder de la organización islámica libanesa Hezbolá, advirtió el domingo que durante el último año han doblado su arsenal de misiles de precisión y que están en capacidad de atacar cualquier parte de Israel. Las afirmaciones las hizo durante una entrevista de cuatro horas emitida por Al-Mayadeen, una cadena de televisión que tiene su sede principal en Beirut, Líbano, y que es considerada partidaria de la agrupación.

Según Nasrallah, Israel, Arabia Saudita y Estados Unidos planean matarlo y por ello era necesaria dicha preparación. El líder de Hezbolá hace estas acusaciones en medio de un ambiente caldeado en la región, especialmente después del asesinato de un renombrado científico iraní supuestamente a manos de Israel.

“Nuestros datos indican que el príncipe de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, trajo a colación mi asesinato durante una visita a Washington (…) Los estadounidenses aceptaron la solicitud de asesinarme, e Israel lo llevaría a cabo”, señaló.

Medios israelíes reportaron el mes pasado que Nasrallah se estaba ocultando en algún sitio por miedo a que fuera el siguiente en la lista de blancos de los gobiernos israelí y estadounidense. En el pasado, autoridades del primer país se han burlado de las prevenciones del líder de Hezbolá. Sin embargo, se cree ampliamente que él es una de las personas más buscadas por las autoridades de Israel.

En la entrevista, Nasrallah también afirmó que vengarán la muerte de su miembro Ali Kamel Mohsen Jawad en Siria a causa de un bombardeo israelí, y la del general iraní Qasem Soleimani en enero a manos de Estados Unidos. Afirmó lo mismo con respecto a la muerte de Abu Mahdi Al-Muhandis, un líder de milicia proiraní en Irak.

Nasrallah también hizo afirmaciones duras sobre los acuerdos firmados por Israel con Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Sudán y Marruecos, que establecieron por primera vez relaciones diplomáticas y comerciales entre las partes.

Israel, Emiratos Árabes y Baréin firmaron unos históricos acuerdos por los que establecen relaciones. La firma fue en Washington y con la presencia de Donald Trump.
Israel, Emiratos Árabes y Baréin firmaron unos históricos acuerdos por los que establecen relaciones. La firma fue en Washington y con la presencia de Donald Trump. - Foto: AP

El líder de Hezbolá afirmó: “No estoy sorprendido por esta decepción árabe porque la mayoría de los regímenes árabes usualmente solo vendían a los palestinos palabras”. Según él, los acuerdos solo llevaron a su fin la era de hipocresía de dichos países. “Las máscaras cayeron (…) Nada en el mundo justifica renunciar a la causa palestina”, sentenció.

Antes de la firma de los acuerdos con Israel en los pasados meses, solo Egipto y Jordania tenían relaciones comerciales y diplomáticas con el país. Las demás naciones árabes condicionaban cualquier relación al reconocimiento de Palestina como un pueblo soberano. Por ello, los acuerdos son interpretados como parte del desfallecimiento de la causa palestina en el mundo árabe.

En esa medida, las reacciones de las autoridades palestinas fueron igual de fuertes a la del líder de Hezbolá. En agosto, un portavoz del presidente palestino, Mahmoud Abbas, calificó el acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos de “traición” y ordenó la retirada de su embajador en dicho país.

Por otro lado, las tensiones entre Irán e Israel, enemigos sentenciados, empeoran cada vez más. El fin de semana un vocero de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF por sus siglas en inglés) en una entrevista para un medio saudí afirmó que el país tenía “submarinos operando en todos lados”. Inmediatamente, un oficial iraní respondió en una declaración al medio Al Jazeera que cualquier ataque a la seguridad nacional del país tendría una respuesta “contundente y amplia”.

El gobierno iraní hizo similares advertencias tras el asesinato del científico Mohsen Fakhrizadeh, quien era sospechoso de liderar un programa de desarrollo nuclear en el país. Según las autoridades, Israel estuvo detrás del atentado.

“Una vez más, las despiadadas manos de la arrogancia global, con el usurpador régimen sionista como mercenario, se han manchado con la sangre de un hijo de esta nación”, dijo el presidente de Irán, Hasán Rohaní, en un comunicado publicado en su página web oficial tras el asesinato.