realeza

Otro golpe para la reina Isabel II: muere Fergus, su fiel perro

Isabel II había encontrado consuelo paseando por los terrenos del Castillo de Windsor a sus cachorros de cinco meses, Muick y Fergus, que murió inesperadamente.


La reina Isabel II está entristecida por la muerte de uno de los dos cachorros que le regalaron para hacerle compañía poco antes de que falleciera su marido, el príncipe Felipe, informó el miércoles la prensa británica.

“La reina está absolutamente devastada”, aseguró el diario The Sun citando una fuente del Castillo de Windsor, residencia real situada a unos 50 km al oeste de Londres, donde vive la monarca, de 95 años, desde el inicio de la pandemia.

“Todo el mundo está triste porque esto ha ocurrido tan pronto después de que ella perdiera a su marido”, agregó la fuente.

El príncipe Felipe murió el 9 de abril, un mes antes de cumplir los 100 años, dejando un “enorme vacío” en la vida de la soberana, según uno de sus hijos, el príncipe Andrés.

Isabel II había encontrado consuelo paseando por los terrenos del Castillo de Windsor a sus cachorros de cinco meses, Muick y Fergus, que murió inesperadamente, según The Sun.

fotos de la semana 14 mayo
“La reina está absolutamente devastada”, aseguró el diario The Sun citando una fuente del Castillo de Windsor, residencia real situada a unos 50 km al oeste de Londres, donde vive la monarca, de 95 años, desde el inicio de la pandemia. - Foto: AP

Según la prensa, fue Andrés, de 61 años, quien había regalado a su madre los pequeños dorgis -un cruce de dachshund y corgi- en febrero para animarla tras la hospitalización de su esposo.

La reina solía ser una entusiasta criadora de corgis, una raza galesa de patas cortas, de la que aún tiene un perro mayor llamado Candy. Había dejado de criarlos alegando su avanzada edad, pero según The Sun estaba encantada con los nuevos cachorros.

Pero no todo son malas noticias para la familia real británica. El miércoles el Palacio de Buckingham anunció que la princesa Beatriz -hija mayor de Andrés, de 32 años- y su esposo Edoardo Mapelli Mozzi esperan un bebé para el otoño boreal.

La pareja se casó el 17 de julio en Windsor, en una discreta ceremonia privada retrasada y reducida por la pandemia.

Este será el 12º bisnieto de la monarca, tras la hija que el príncipe Enrique y Meghan Markle esperan próximamente.

Recientemente, la reina apareció luego del funeral de su esposo y fue para presentar el programa de “recuperación nacional” tras la pandemia de un Boris Johnson reforzado por las elecciones locales.

En esta imagen del sábado 17 de abril de 2021, la reina Isabel II de Inglaterra sigue en auto al coche fúnebre en el funeral de su esposo, el príncipe Felipe, en el Castillo de Windsor, Inglaterra. (Leon Neal/Pool via AP, archivo)
La reina solía ser una entusiasta criadora de corgis, una raza galesa de patas cortas, de la que aún tiene un perro mayor llamado Candy. Había dejado de criarlos alegando su avanzada edad, pero según The Sun estaba encantada con los nuevos cachorros. - Foto: AP

“La prioridad de mi gobierno es lograr una recuperación nacional de la pandemia que haga al Reino Unido más fuerte, más sano y más próspero que antes”, afirmó la reina ante un número reducido de senadores y diputados, distanciados y con mascarillas, en la cámara alta del parlamento británico.

La pomposa ceremonia, en que los lores vistieron sus togas rojas y pelucas blancas, pero la monarca no llevó las tradicionales capa de armiño y cadena de oro, se vio reducida debido a la pandemia.

Como dicta la tradición, Isabel II, que llegó en automóvil en lugar de carroza vistiendo un abrigo y sombrero color lavanda, leyó un discurso escrito por el Ejecutivo exponiendo sus planes para el próximo año.

Estos incluyen dar mayores recursos al agotado sistema público de salud, con financiación adicional, nuevas tecnologías y programas contra la obesidad y los problemas de salud mental. También impulsar la investigación y seguir ayudando a las empresas asfixiadas por meses de restricciones.

Pero, tras la profunda revisión del pasado colonial británico desatada por el movimiento Black Lives Matter, también “se presentarán medidas para abordar las disparidades raciales y étnicas”.

La agenda política incluye establecer objetivos legalmente vinculantes de emisiones de gases con efecto invernadero, cuando el Reino Unido se prepara para acoger la COP26 en Glasgow en noviembre y quiere predicar con el ejemplo.

*Con información de AFP