violencia

Pandilleros de El Salvador fueron condenados a 145 años de prisión

Una corte penal de El Salvador condenó a penas de hasta 145 años de prisión a 37 pandilleros por distintos delitos.


La presencia y los conflictos entre pandillas de El Salvador son una de las principales problemáticas sociales que enfrenta el país centroamericano desde hace décadas.

En medio de este conflicto, una corte penal de El Salvador condenó a penas de hasta 145 años de prisión a 37 pandilleros por delitos entre los que se encuentran tráfico de drogas y homicidio.

La Fiscalía General de la República (FGR) dijo que los pandilleros operaban en los municipios de El Congo, Santa Ana, Coatepeque y Texistepeque, al occidente del país.

Si bien las autoridades no revelaron la identidad ni la pandilla a la que pertenecen los detenidos, dijeron que fueron condenados por homicidio, privación de libertad, contrabando, tráfico de drogas y extorsión.

El Salvador es asediado por las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), las facciones Sureños y Revolucionarios del Barrio 18 y otras minoritarias.

Según el Gobierno local, estas pandillas son responsables de los índices de homicidios entre 50,3 y 103 por cada 100.000 habitantes registrados entre 2015 y 2018.

Estas cifras sitúan al país centroamericano como uno de los más violentos del mundo.

Las pandillas, un fenómeno considerado herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones.

La de Nayib Bukele, quien asumió el poder el 1 de junio de 2019, implementa uno con el que busca recuperar el control de los territorios controlados por las “maras”. El Gobierno atribuye a este plan una sensible reducción de los homicidios, que llegaron a 1.322 asesinatos en 2020.

Según la Presidencia, esta cifra de homicidios está por debajo de la registrada en 2019, cuando se computaron 2.398 muertes violentas.

Las cifras oficiales indican que durante 2020 El Salvador registró 30 días sin homicidios, “lo cual constituye un gran logro de la estrategia de seguridad impulsada por el Gobierno”.

Violencia en la región

Días atrás, el cuerpo de la salvadoreña Victoria Salazar, que murió en México tras ser sometida por policías, llegó a El Salvador.

“Procedente de México, esta mañana, ha arribado al país el cuerpo de Victoria Salazar, salvadoreña que fue asesinada por policías municipales de Tulum”, tuiteó la cancillería de El Salvador la semana pasada.

El féretro con los restos de la mujer de 36 años llegó al país en un avión donde viajaron también la madre de la víctima, Rosibel Arriaza, y las dos hijas de Victoria, menores de edad.

La familia de la fallecida ha contado con la ayuda del gobierno salvadoreño para repatriar su cuerpo.

“La disposición de todo el aparataje institucional ha logrado que este caso se lleve a cabo con la celeridad requerida. Un trabajo articulado que hoy nos permite la repatriación de los restos mortales de nuestra connacional y brindar el apoyo correspondiente a su familia”, añadió la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia en su cuenta de Twitter.

Tras su llegada a suelo salvadoreño, los restos de Victoria fueron trasladados bajo escolta policial a una funeraria donde serán velados en la ciudad de Sonsonate, 66 km al suroeste de San Salvador.

El padrastro de Victoria, Edwin Olivares, agradeció la ayuda del gobierno en la repatriación del cuerpo de la víctima.

“Esto trae un montón de emociones encontradas, hay mucho dolor, mucha consternación”, señaló Olivares delante de la funeraria.

La víctima, que vivía en México desde hacía cinco años, murió el 27 de marzo tras ser sometida por policías en Tulum, un balneario del Caribe mexicano. Tenía dos hijas, de 15 y 16 años.

La familia de la víctima ha pedido que su muerte no quede impune, y el gobierno salvadoreño le brinda asistencia.