Home

Mundo

Artículo

El papa Francisco. Franco Origlia - Getty Images

mundo

Papa Francisco comparte sentido mensaje para la celebración de la cuaresma

El pontífice invita en este tiempo de “conversión” a renovar la fe y la esperanza.

Con motivo de la celebración de la cuaresma, que comienza el próximo miércoles 17 de febrero, el papa Francisco dio este viernes un sentido mensaje a los creyentes católicos.

El pontífice invitó en este tiempo de “conversión” a renovar la fe y la esperanza. “En este tiempo de conversión renovemos nuestra fe, saciemos nuestra sed con el “agua viva” de la esperanza y recibamos con el corazón abierto el amor de Dios que nos convierte en hermanos y hermanas en Cristo”, manifiesta.

En el mensaje, el papa hizo referencia al momento difícil que vive en el mundo por el coronavirus. En ese sentido, invitó a los fieles católicos a vivir una “cuaresma de la caridad”, que significaría “cuidar a quienes se encuentran en condiciones de sufrimiento, abandono o angustia a causa de la pandemia de covid-19”.

“La caridad es don que da sentido a nuestra vida y gracias a este consideramos a quien se ve privado de lo necesario como un miembro de nuestra familia, amigo, hermano. Lo poco que tenemos, si lo compartimos con amor, no se acaba nunca, sino que se transforma en una reserva de vida y de felicidad”, añadió Francisco.

Y agregó: “En un contexto tan incierto sobre el futuro, recordemos la palabra que Dios dirige a su siervo: “No temas, que te he redimido” (Isaías 43,1). Ofrezcamos con nuestra caridad una palabra de confianza, para que el otro sienta que Dios lo ama como a un hijo”.

El papa también invita a vivir la cuaresma con esperanza a pesar de las dificultades Foto: Archivo SEMANA

El papa también invitó a vivir la cuaresma con esperanza a pesar de las dificultades. “En el actual contexto de preocupación en el que vivimos y en el que todo parece frágil e incierto, hablar de esperanza podría parecer una provocación. El tiempo de cuaresma está hecho para esperar, para volver a dirigir la mirada a la paciencia de Dios, que sigue cuidando de su creación, mientras que nosotros a menudo la maltratamos. Es esperanza en la reconciliación, a la que san Pablo nos exhorta con pasión”.

Francisco manifestó que en el tiempo de cuaresma los creyentes están más atentos a “decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan”, en lugar de “palabras que humillan, que entristecen, que irritan, que desprecian”.

En en ese sentido, dijo que “a veces, para dar esperanza, es suficiente con ser una persona amable, que deja a un lado sus ansiedades y urgencias para prestar atención, para regalar una sonrisa, para decir una palabra que estimule, para posibilitar un espacio de escucha en medio de tanta indiferencia”.

“Este llamado a vivir la cuaresma como camino de conversión y oración, y para compartir nuestros bienes, nos ayuda a reconsiderar, en nuestra memoria comunitaria y personal, la fe que viene de Cristo vivo, la esperanza animada por el soplo del Espíritu y el amor, cuya fuente inagotable es el corazón misericordioso del Padre”, concluyó en su reflexión el sumo pontífice.