Home

Mundo

Artículo

Los ministros de Relaciones Exteriores de la OSCE (una organización de 57 países, entre ellos Ucrania) celebrarán su reunión anual el 2 de diciembre en Lodz.
Los ministros de Relaciones Exteriores de la OSCE (una organización de 57 países, entre ellos Ucrania) celebrarán su reunión anual el 2 de diciembre en Lodz. - Foto: Twitter/@PLinOSCE

mundo

Polonia niega entrada a delegación rusa para una reunión de la OSCE

Las tensiones siguen aumentando entre Polonia y Rusia después de las explosiones tras el impacto de un misil en la frontera sur del país.

En las últimas horas, un grupo de expertos ucranianos ha hecho presencia en el lugar de Polonia donde impactó el proyectil, según el ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, que ha culpado de este incidente al “terror de misiles” perpetrado por las fuerzas armadas de Rusia.

“Los expertos ucranianos ya están trabajando en el lugar de la tragedia en Przewodow”, ha afirmado el ministro, “agradecido” por la disposición de las autoridades de Polonia, que por ahora han rechazado colaborar de la misma manera con las de Rusia.

Seguido a este hecho, Polonia denegó el ingreso a su territorio a la delegación rusa que debía participar en una reunión ministerial de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) a inicios de diciembre en Lodz, informó el portavoz de la cancillería en Varsovia a AFP.

El portavoz, Lukasz Jasina, respondió en un mensaje de texto con un lacónico “sí” cuando AFP le preguntó si el Gobierno había rehusado el ingreso de los enviados rusos a la reunión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

“Después de la tragedia de Przewodów, la propaganda rusa está intentando, y probablemente continuará con estos intentos, lograr sus propios objetivos informativos hostiles a la República de Polonia. El Kremlin incluye muy rápidamente tales eventos en la guerra de información actual”, dijo el secretario de Estado en la Cancillería del primer ministro Stanisław Żaryn, en su cuenta de Twitter.

Polonia y los tres países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) habían anunciado en septiembre que restringirían la entrada de ciudadanos rusos en sus territorios, tras la invasión rusa de Ucrania.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la OSCE (una organización de 57 países, entre ellos Ucrania) celebrarán su reunión anual el 2 de diciembre en Lodz.

La reunión ministerial constituye el núcleo de decisiones de la organización y la cita anual le permite evaluar la situación de la región euroatlántica en materia de seguridad y sus labores en todos sus ámbitos de actividad.

Jasina había indicado poco antes, igualmente por texto, que en ese encuentro “no está prevista la visita” del ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, sin precisar si su ausencia se debía a que se le hubiera negado el ingreso a Polonia.

Los principales líderes de Ucrania, entre ellos el presidente Volodímir Zelenski, atribuyeron el incidente a un misil ruso, si bien el propio Zelenski reconoció en un foro que nadie está seguro “al cien por cien” de las circunstancias de este suceso, que se saldó con dos víctimas mortales en una explotación agrícola.

Varsovia ha descartado interpelar a la Otan por este caso, que se enmarca dentro de una escalada de tensiones de la que responsabiliza exclusivamente a Moscú. Tanto el Gobierno polaco como la Alianza Atlántica dan por hecho que fue algo accidental y se inclinan por la teoría de que el proyectil caído procedía de los sistemas de defensa antiaérea de Ucrania.

Sumado a las tensiones, la Selección de Fútbol de Polonia publicó un video a través de su cuenta oficial en Twitter en el que se ven claramente dos aviones F-16 escoltan el avión que llevaba a los jugadores de fútbol que viajaron a Qatar.

Pese a que el presidente polaco, Andrzej Duda, había señalado que no hay ninguna prueba de que el incidente haya sido un ataque deliberado de Rusia, y que Ucrania siguiera insistiendo en que Rusia es responsable por el impacto de los misiles, las tensiones siguen aumentando y dos aviones militares acompañaron la salida de la selección de fútbol hasta la frontera sur de Polonia por temas de seguridad.

Con información de AFP y Europa Press*