conflicto en ucrania

Putin pide perdón a Israel por declaraciones de un funcionario suyo sobre Hitler

El presidente ruso lo hizo mediante un comunicado enviado al primer ministro del país oriental.


El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se reunió este jueves con el primer ministro de Israel, Naftali Bennett, en el que se trataron los comentarios del ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, quien afirmó hace tres días que Adolf Hitler tenía “sangre judía” y trazó un paralelismo entre el líder de la Alemania nazi y Zelenski, palabras ampliamente criticadas en Israel.

Según un comunicado de la oficina de Bennett, este aceptó una disculpa de Putin por las declaraciones de Lavrov, al tiempo que le agradeció que haya aclarado su actitud hacia el pueblo judío y el Holocausto.

Putin también expresó a Bennett que el Ejército ruso está “listo” para garantizar una evacuación segura de los civiles que permanecen en la planta de Azovstal, uno de los puntos de resistencia que quedan en la ciudad de Mariúpol.

En un comunicado, el Kremlin informó que, en cuanto a los militares ucranianos que aún permanecen en la acería, las autoridades de Kiev “deberían darles” la orden de deponer las armas.

Putin y Bennett han mantenido un “exhaustivo intercambio” de puntos de vista sobre la situación en Ucrania, en palabras de la Presidencia rusa, que aseguró que han prestado una “especial atención” a la evacuación de civiles en Azovstal.

Putin, por su parte, prometió permitir la evacuación de civiles, incluidos aquellos que están heridos, a través de un corredor humanitario coordinado por la ONU y la Cruz Roja.

Por otro lado, el presidente ruso ha felicitado “calurosamente” a Bennett y al pueblo israelí con motivo de la celebración del Día de la Independencia y ambos han expresado su interés en el desarrollo de las relaciones bilaterales y el mantenimiento de contactos útiles entre ambos líderes.

Además, en vísperas del Día de la Victoria, que se conmemora el próximo lunes, y que se celebra tanto en Rusia como en Israel, Putin y Bennett destacaron el significado “especial” de la fecha para los pueblos de ambos países, que “preservan cuidadosamente la verdad histórica sobre los acontecimientos” de la Segunda Guerra Mundial y “honrar la memoria de todos los caídos, incluidas las víctimas del Holocausto”.

Putin recordó que, de los seis millones de judíos torturados en guetos y campos de concentración y asesinados por los nazis, el 40 % eran ciudadanos de la Unión Soviética, por lo que pidió transmitir “deseos de salud y bienestar” a los que supervivientes que viven en Israel. Bennett, por su parte, destacó la “decisiva contribución” del Ejército Rojo a la victoria sobre el nazismo.

Según la oficina de Bennett, el ‘premier’ israelí, que ayer mantuvo una conversación con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, presentó a Putin una “solicitud humanitaria para examinar varias opciones” para evacuar civiles en Mariúpol.

“Mantuve fructíferas negociaciones con el primer ministro de Israel, Naftali Bennett. ¡Lo felicitó a él y al pueblo de Israel por el Día de la Independencia! Le he informado sobre la lucha contra el agresor y sobre la crítica situación en Mariúpol”, señaló Zelenski en su perfil oficial de Twitter.

Además, en su habitual discurso vespertino, el mandatario ucraniano precisó que ambos han discutido “las declaraciones escandalosas y completamente inaceptables del ministro de Exteriores de Rusia”, Sergei Lavrov, que “indignaron al mundo entero”.

El Gobierno de Israel se mostró muy crítico con Lavrov después de que el domingo afirmara en una entrevista a la cadena de televisión italiana Rete4 que Adolf Hitler “tenía sangre judía” e incidiera en que “eso no significa nada. El sabio pueblo judío dice que los mayores antisemitas suelen ser judíos”, recalcó. Pero aceptó, como se mencionó, las disculpas de Putin.

*Con información de Europa Press.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.