Home

Mundo

Artículo

Esta fotografía de archivo del 19 de octubre de 2014 muestra al Papa Emérito Benedicto XVI cuando llega a la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (AP Photo/Andrew Medichini, FILE)
Esta fotografía de archivo del 19 de octubre de 2014 muestra al Papa Emérito Benedicto XVI cuando llega a la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (AP Photo/Andrew Medichini, FILE) - Foto: AP

mundo

Revelan una impresionante foto del papa Benedicto XVI en silla de ruedas

En la imagen, que ya cuenta con cerca 9.300 “me gusta” y más de 200 comentarios, se puede observar a Joseph Ratzinger en silla de ruedas y con la mirada perdida.

En las últimas horas se compartió en redes sociales una fotografía del papa emérito Benedicto XVI que dejó sorprendidos a la mayoría de los feligreses de la Iglesia católica, debido a su aspecto físico, el cual demostraría una decadencia de su estado de salud.

“Nueva foto, reciente, de Benedicto XVI en los jardines vaticanos, junto al cardenal Gerhard Müller y dos hermanas religiosas”, expresa la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger - Benedicto XVI mediante su cuenta de Instagram.

En la imagen, Benedicto XVI aparece acompañado de Gerhard Müller, prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe y además compatriota del papa emérito.

En la imagen, que ya cuenta con cerca 9.300 “me gusta” y más de 200 comentarios, se puede observar a Joseph Ratzinger en silla de ruedas y con la mirada perdida.

En medio de los continuos escándalos de abusos sexuales que manchan la imagen de la Iglesia católica por culpa de algunos de sus sacerdotes que incurren en prácticas indebidas, se conoció que el papa emérito Benedicto XVI actualmente tiene una demanda en su contra ante los tribunales alemanes, aunque valga la pena aclarar que esta no refiere ningún caso de abuso del que fuere responsable, sino que, en su caso, se trata de su eventual responsabilidad en un caso de encubrimiento cuando se desempeñaba como arzobispo de la ciudad de Múnich.

Según ha trascendido a través de los medios internacionales, la demanda fue interpuesta por la persona que se declara víctima del caso de abuso sexual perpetrado por un sacerdote, en momentos en que el entonces Joseph Ratzinger era su superior.

Vaticano investiga a cardenal

La Santa Sede decidió abrir una investigación preliminar tras las revelaciones hechas por el propio cardenal Jean-Pierre Ricard a los obispos franceses sobre su “reprobable” comportamiento con una menor.

“Se abrirá una investigación previa, una investigación preliminar, sobre los hechos mencionados por el cardenal Jean-Pierre Ricard”, informó el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, respondiendo a las preguntas de los periodistas.

La decisión se tomó después de que el expresidente de la Conferencia Episcopal Francesa hiciera una declaración sobre lo que él mismo calificó de actos “reprobables” con una menor de 14 años hace treinta y cinco años, cuando era párroco. La investigación se abrió, según el Vaticano, para “completar el examen” de los elementos que han surgido esta semana.

Por el momento, la Santa Sede está evaluando a “la persona más idónea para llevarla a cabo, con la necesaria autonomía, imparcialidad y experiencia, teniendo en cuenta también que las autoridades judiciales francesas han abierto un expediente sobre este caso”.

La fiscalía de Marsella, por su parte, también abrió una investigación preliminar por “agresión sexual agravada con el fin de verificar la naturaleza exacta de los hechos denunciados, así como su datación”, informó la justicia francesa el martes 8 de noviembre.

Reacción del papa Francisco

El papa Francisco aseguró el pasado 6 de noviembre que la Iglesia católica “trabaja de la mejor manera posible” contra la pedofilia en su seno y lamentó que aún haya quienes “no ven las cosas con claridad”.

Para un sacerdote, el abuso sexual es como actuar contra propia su naturaleza sacerdotal y contra su naturaleza social. Por eso es algo trágico, que no debemos cesar de combatir”, dijo el papa en una conferencia de prensa en el avión que lo llevaba de vuelta al Vaticano desde Baréin.

“Trabajamos de la mejor manera posible, pero hay personas en el seno de la Iglesia que no ven las cosas con claridad (...). Es un proceso en marcha, que llevamos adelante con coraje, pero no todos tienen ese coraje”, agregó.

*Con información de la AFP y Europa Press.