mundo

“Soy un conejo de testeo”: la realidad de las pruebas cosméticas en animales

Una campaña global contra la práctica violenta de testeo animal en la industria cosmética y de limpieza se hizo viral a través de redes sociales. Muchos de los cibernautas condenaron la práctica y reclaman por políticas que las prohíban.


El inicio de esta semana se vio marcado por un crudo y realista cortometraje que lanzó Humane Society International (Sociedad Protectora de Animales) con el objetivo de generar conciencia sobre el testeo de animales en productos de belleza. En el video, que se hizo viral en cuestión de horas, el protagonista es un conejo llamado Ralph, quien narra un día “normal” en su trabajo, revela las perturbadoras formas en que experimentaban con él y el maltrato al que son sometidos millones de animales en la industria cosmética y de limpieza.

A través de la historia del conejo, realizada en formato audiovisual con la técnica “stop-motion”, se busca condenar la violenta práctica de testeo animal para productos de belleza y limpieza en todo el mundo. El cortometraje, que dura alrededor de tres minutos, es conmovedor, ya que Ralph explica con mucha naturalidad, con sus ojos y orejas lastimadas, en una especie de ‘documental’, su vida como un conejo y cómo es utilizado para probar artículos del mundo de la belleza.

Pero más allá de la narrativa, se trata de una problemática realmente grave que la ONG quiere resaltar a través de esta historia. Las cifras son alarmantes. Según el grupo de protección británico Cruelty Free International, se estima que anualmente más de 115 millones de animales se usan en experimentos de testeo de productos para uso humano.

Además, diversas evidencias obtenidas por diversos grupos de protección animal en el mundo revelan que dichos experimentos se realizan sin anestesia o analgésicos que prevengan el dolor y el sufrimiento de los animales. Debido a esto, ellos sufren hemorragias, ceguera, vómitos, dificultad respiratoria, fiebre, pérdida de peso, problemas de la piel y, en la mayoría de los casos, la muerte.

Según el sitio web de la oenegé Humane Society International, “Ralph es la representación de miles de conejos y otros animales que son utilizados cada año para pruebas cosméticas y, de esta manera, cumplir con las normas de varios países en torno a los testeos de sustancias venenosas en este tipo de productos”.

El video, que actualmente cuenta con más de 430 mil visualizaciones y miles de comentarios rechazando el maltrato animal, fue realizado con la voz de Taika Waititi, quien hace de Ralph. También estuvieron implícitas las voces de Zac Efron, Ricky Gervais, Olivia Munn, Pom Klementieff, Rodrigo Santoro y Tricia Helfer, quienes formaron parte del elenco. La producción fue dirigida por el director de cine Spencer Susser.

Cabe resaltar que el conmovedor cortometraje salió a la luz solo un par de días después de que se revelaran perturbadoras imágenes de un laboratorio farmacéutico en España donde se someten a perros, conejos y monos, y se escuchan burlas del personal por los procedimientos. Entre esas compañías, el laboratorio Vivotecnia fue cerrado temporalmente por violar las leyes europeas de protección animal.

Países de todo el mundo ya están tomando cartas en el asunto y le ponen la cara a esta problemática. De hecho, Colombia es el primer país de América Latina en prohibir las pruebas de cosméticos en animales con la Ley 2047 del 10 de agosto de 2020 por la cual se prohíbe en el país la experimentación, importación, fabricación y comercialización de productos cosméticos que sean objeto de pruebas con animales.

Actualmente, 40 países en el mundo, entre ellos Reino Unido, Nueva Zelanda e Israel, también han prohibido el testeo animal para productos humanos. Hoy la difusión del video y sus comentarios son la viva prueba de que la población en el mundo declara abiertamente su rechazo a este tipo de prácticas crueles hacia los animales. En el cierre del cortometraje se puede contemplar la frase que dice: “Ningún animal debería morir y sufrir en nombre de la belleza”.