vacuna coronavirus

Vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson será lanzada al mercado hasta marzo

La farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson fabricó esta vacuna para que sea aplicada en una sola dosis.


A pesar de que expertos del programa Operación Warp Speed, dijeron que la vacuna contra el nuevo coronavirus de la farmacéutica estadounidense, Johnson & Johnson, podría ser aprobada para uso de emergencia a mitad de febrero, pero no sería aprobada sino hasta marzo de este año, puesto que se esperan datos de la farmacéutica que demuestren la eficacia de la vacuna de una sola dosis.

La Operación Warp Speed es una asociación entre el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), incluidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA) y el Departamento de Defensa (DoD).

El programa trabaja de la mano con empresas privadas y otras agencias federales, incluido el Departamento de Asuntos de Veteranos, y se encargará de coordinar los esfuerzos existentes en todo el HHS, incluida la asociación Aceleración de intervenciones terapéuticas y vacunas para la covid-19 de los NIH, la iniciativa de Aceleración rápida de diagnósticos y el trabajo de Barda.

Así las cosas, los ensayos en etapa tardía del inmunizante candidato contra el virus se llevarían a cabo entre la última semana de enero y la primera de febrero, según explicó el el director científico, Paul Stoffels, y de ahí, se necesitará de una a dos semanas para preparar los documentos que se presentarán ante las entidades sanitarias en los distintos países del mundo.

No obstante, en caso tal que las partes agilicen los procesos, tanto de documentación, de presentación de la solicitud y la evaluación de los datos en los ensayos, este producto sí podría obtener su aprobación de uso de emergencia para finales de febrero.

Adicionalmente, esta desconexión en los tiempos de los procesos para esta vacuna afectaría a la campaña de inmunización contra la covid-19 en los Estados Unidos, puesto que si continúa en el ritmo actual, ese país no llegará al 75 % de inmunidad, pues según la consultora Airfinity Ltd., con esto la transmisión del virus pararía hasta 2024.

Sin embargo, de acuerdo con la consultora, si el presidente electo, Joe Biden, junto con su administración sube la tasa de vacunación contra el virus, en agosto de este año se podría lograr la inmunidad de rebaño.

Recientemente, Janssen Pharmaceutica NV, filial de Johnson & Johnson, anunció que entregará hasta 500 millones de dosis de su producto en investigación como parte de un acuerdo en principio con Gavi, The Vaccine Alliance (Gavi), organización multilateral que tiene como fin el dar acceso equitativo, de adquisición y distribución de vacunas para la covid-19, incluso a países de bajos ingresos, por medio de Covax.

Dichas entregas se harán hasta 2022, si se demuestra que la vacuna candidata es segura y eficaz. Del mismo modo, J&J y Gavi esperan celebrar un Acuerdo de Compra Anticipada (APA) por 100 millones de dosis en 2021, a la espera de que la vacuna candidata reciba las aprobaciones regulatorias. De igual manera, Gavi podrá pedir también otras 100 millones de dosis en 2021 y hasta 300 millones de dosis en 2022.

El objetivo del acuerdo es garantizar un acceso global generalizado a su candidata a vacuna para la covid-19 sin fines de lucro para uso pandémico de emergencia.

Vale la pena recordar que en septiembre de 2020, Johnson & Johnson se unió a otras compañías de ciencias de la vida y a la Fundación Bill & Melinda Gates para firmar un comunicado sin precedentes que describe un compromiso para el acceso equitativo a las innovaciones que se están desarrollando para combatir la pandemia.

Covax, codirigido por Gavi, es un mecanismo para la adquisición conjunta y la distribución equitativa, particularmente en los países de ingresos más bajos que puede aumentar significativamente sus posibilidades de obtener vacunas exitosas. En este momento, son 190 los países que se han unido al Fondo, incluidos 92 países de ingresos bajos y medianos bajos.