vacunación

Venezuela no dará permiso a la vacuna AztraZeneca para la vacunación anticoronavirus: ¿cuál es la razón?

Siete países europeos suspendieron este lunes la aplicación de la vacuna, extendiendo la lista de los que toman medidas por temor a efectos secundarios pese al respaldo de la OMS.


El gobierno de Venezuela no aprobará el uso en su territorio de la vacuna AstraZeneca contra la covid-19 por sus supuestos efectos secundarios que han provocado que su aplicación fuera suspendida en varios países de Europa, anunció este lunes la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

“Venezuela no dará permiso a la vacuna AstraZeneca para ser utilizada en el proceso de inmunización de nuestra población en razón de las situaciones y las complicaciones que se han presentado a quienes han sido vacunados”, dijo Rodríguez.

“El presidente Nicolás Maduro ha decidido, tomando en cuenta los informes técnicos (...), no aprobar y no otorgar licencia de uso de esta vacuna en el territorio venezolano”.

default
- Foto: Twitter / Nicolás Maduro

Siete países europeos suspendieron este lunes la aplicación de la vacuna, extendiendo la lista de los que toman medidas por temor a efectos secundarios pese al respaldo de la OMS, y asestando un golpe a la campaña global de inmunización. Alemania, Francia, Italia, España, Portugal, Eslovenia y Letonia tomaron la decisión a la espera del dictamen de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Antes de que este grupo de países decidieran suspender el fármaco de AstraZeneca, otros lo habían hecho: Holanda e Irlanda marcaron la pauta el domingo ante temores de coágulos sanguíneos, tras informes de Noruega, aunque no se haya demostrado que sea efecto directo de la vacuna.

El país nórdico había suspendido el uso la semana pasada, al igual que Dinamarca, Islandia y Bulgaria.

En el mundo se han administrado más de 373 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus. La de AstraZeneca, una de las más baratas, es crucial para las naciones más pobres, dado que conforman el grueso de las dosis entregadas por el programa Covax, apoyado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar el acceso a inmunizantes.

Pese a los contratiempos, la OMS insistió el lunes en que debería seguir utilizándose esta vacuna, aunque anunció que sus expertos se reunirán el martes para analizar la situación. “No queremos que la gente entre en pánico y, por el momento, recomendamos que los países sigan vacunando con AstraZeneca”, dijo la responsable científica de la institución, Soumya Swaminathan.

“Según lo que hemos visto hasta ahora en los datos preliminares, no hay aumento del número de casos de episodios tromboembólicos”, agregó por su parte la doctora Mariângela Simão, subdirectora general de la OMS encargada del acceso a los medicamentos y a los productos de la salud.

default
- Foto: Getty Images

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) anunció que celebrará una “reunión extraordinaria” el jueves sobre esta vacuna, pero aseguró que sus beneficios siguen siendo mayores que los riesgos.

La respuesta de AstraZeneca

De acuerdo con AstraZeneca, en la UE y el Reino Unido se han notificado 15 episodios de trombosis venosa profunda (TVP) y 22 episodios de embolia pulmonar entre los que recibieron la vacuna, según el número de casos que ha recibido la empresa hasta el 8 de marzo. “Esto es mucho más bajo de lo que se esperaría que ocurriera naturalmente en una población general de este tamaño y es similar en otras vacunas covid-19 autorizadas”.

La directora médica del laboratorio, Ann Taylor, aseguró: “Alrededor de 17 millones de personas en la UE y el Reino Unido han recibido nuestra vacuna, y el número de casos de coágulos de sangre notificados en este grupo es menor que los cientos de casos que se esperarían entre la población general. La naturaleza de la pandemia ha llevado a una mayor atención en casos individuales y estamos yendo más allá de las prácticas estándar para el monitoreo de la seguridad de los medicamentos autorizados al informar eventos de vacunas, para garantizar la seguridad pública”.

Asimismo, el director del equipo científico de la Universidad de Oxford aseguró que no existe ninguna relación entre los coágulos sanguíneos y la vacuna de la covid-19 producida por el laboratorio británico AstraZeneca.

El director del grupo de vacunas de la Universidad de Oxford, Andrew Pollard, aseguró que “hay pruebas muy tranquilizadoras de que no hay un aumento del fenómeno de los trombos aquí en el Reino Unido, donde se han administrado hasta ahora la mayoría de las dosis de Europa”.

Con información de la AFP.