estados unidos

Las amenazas de muerte que recibió Anthony Fauci mientras trabajaba con el gobierno Trump en la pandemia

El inmunólogo contó cómo fue el primer año de la pandemia, incluyendo el negacionismo frente al virus del expresidente y sus contradicciones públicas con él.


Anthony Fauci, científico de Nueva York que dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos desde hace 36 años, ha sido una de las voces más respetadas por los estadounidenses en todo lo que tiene que ver con temas sanitarios del país.

Durante el primer año de la pandemia de SARS-CoV-2 su rol fue fundamental, pero en más de una ocasión se lo vio tapándose la cara, guardando silencio o incluso contradiciendo declaraciones del hoy expresidente Donald Trump.

Varias veces, el exmandatario minimizó la covid-19 y sus efectos, mientras que Fauci intentaba, siempre alejado de disputas políticas o peleas innecesarias, hablar desde la ciencia a la población del país occidental más poderoso.

En una entrevista con el diario The New York Times, el doctor Fauci se refirió a lo que fue todo 2020, trabajando junto a ese Gobierno escéptico, cuyo presidente bromeó en más de una ocasión sobre expulsarlo de su cargo y cuyos funcionarios no dudaron en referirse a él, públicamente, en términos peyorativos.

Anthony Fauci recibe vacuna contra covid-19
Anthony Fauci recibe vacuna contra covid-19 - Foto: AP

El científico notó que las cosas no iban bien entre él y Trump cuando los casos escalaron en la zona nororiental del país, sobre todo en la parte metropolitana de Nueva York. “Yo trataba de expresar la gravedad de la situación y la respuesta del presidente siempre era la de inclinarse hacia: ‘Bueno, no es tan malo, ¿verdad?’ y yo decía ‘Sí, es tan malo’”, relata Fauci.

Además, para el doctor era preocupante que el presidente recibía comentarios de personas que le recomendaban tratamientos sobre los que aún no hay suficiente sustento científico, y que decidía defender de todas maneras. Fauci, siempre un hombre sereno y paciente, trataba de explicarle con calma que, para definir si algo realmente funciona, es necesario hacer un ensayo clínico apropiado, a lo que Trump respondía con negación.

“Se tomaba con la misma seriedad su opinión, basada en ninguna información, solo en una anécdota, que algo podría ser realmente importante. No era solo hidroxicloroquina, era una variedad de enfoques del tipo de la medicina alternativa. Siempre decía: ‘Me llamó un tipo, un amigo mío de bla, bla, bla’. Fue entonces cuando mi ansiedad comenzó a aumentar”, cuenta el inmunólogo en su entrevista con el Times.

default
- Foto: AFP

Poco después, las cosas se pusieron aún más serias, cuando el Gobierno continuó haciendo recomendaciones basadas en anécdotas, minimizando el golpe de la pandemia, diciendo que el SARS-CoV-2 desaparecería mágicamente.

“Si no hablaba, hubiera sido una aprobación casi tácita de que lo que estaba diciendo estuviera bien”. pues en ese momento, Fauci supo que no podía seguirle el juego, a pesar de que no le generaba ningún placer contradecir al presidente de los Estados Unidos, pues hubiera comprometido su propia integridad y dado un mensaje equivocado al mundo, según explica en la entrevista.

Sin embargo, esto le ocasionó grandes problemas, pues las personas cercanas a Trump estaban molestas con él y comenzaron a hablar en su contra. Entonces, las amenazas de muerte llegaron. Increíblemente, la primera ocurrió en marzo de 2020, apenas unos meses después de la llegada del virus a Estados Unidos, y tuvo que recibir protección del Servicio Secreto.

Según Anthony Fauci, acosaban a su esposa y a sus hijos, pues sabían dónde quedaban sus oficinas y donde vivían. De hecho, las amenazas llegaban directamente a los celulares de sus hijos y hogares, mientras que en internet personas de extrema derecha discutían sobre cómo “deshacerse” de él.

Anthony Fauci es la gran autoridad en epidemiologia en Estados Unidos.
Anthony Fauci es la gran autoridad en epidemiologia en Estados Unidos. - Foto: AFP

Uno de los mayores sustos que tuvo en ese sentido, fue cuando recibió una carta en su correo físico. “Lo abrí y una nube de polvo me cubrió la cara y el pecho. Eso fue muy, muy perturbador para mí y mi esposa porque estaba en mi oficina. Así que lo miré por todos lados y dije: ‘¿Qué hago?’ El equipo de seguridad estaba allí y tienen mucha experiencia en eso. Dijeron: ‘No te muevas, quédate en la habitación’. Y tienen a la gente de materiales peligrosos. Entonces vinieron, me rociaron y todo eso”, relata.

Aunque el polvo resultó siendo benigno, también pudo tratarse de ricina o algún otro químico letal que hubiera acabado con su vida en segundos.

Con todo, Fauci continuó con sus labores, a pesar de no recibir la atención del entonces presidente. No obstante, con la llegada de Joe Biden a la cabeza del Gobierno, siente mayor libertad para hablar y recomendar sobre lo que sabe, en el país que ha reportado la mayor cantidad de muertes por covid-19 (419.000) y más de 25 millones de casos, liderando el ranking mundial.