Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

El testimonio por agresión sexual que tiene entre las cuerdas al candidato de Trump a la Corte Suprema

La Comisión Judicial del Senado de Estados Unidos abrió este jueves la histórica audiencia para la nominación del juez Brett Kavanaugh a la Corte Suprema, un proceso salpicado por las declaraciones de Christine Blasey, quien lo acusa de una agresión sexual que habría sido cometida en 1982. "Estoy 100 % segura que el agresor fue Kavanaugh", aseguró.

El magistrado de 53 años, Brett Kavanaugh, se juega su carrera en esta audiencia pública que es transmitida en directo. En la audiencia de nominación, la denuncia de la académica experta en sicología Christine Blasey Ford, que asegura que Kavanaugh intentó violarla en una fiesta de estudiantes, será confrontada con la versión del juez, que niega las acusaciones.

"Creí que iba a violarme. Traté de gritar para obtener ayuda", dijo Blasey Ford, según un testimonio preparado que obtuvieron los medios estadounidenses el miércoles y que ella entrega este jueves ante la comisión. Entre las grandes expectativas de la audiencia estaba ver por primera vez el rostro de Blasey Ford de la cual sólo se conocían fotos antiguas y una imagen de las redes sociales en las que aparecía con lentes de sol. 

Al inicio de la audiencia esta académica experta en trauma comparecía con un traje azul marino y sus ojos enmarcados por lentes ópticos traslucían un leve nerviosismo. En la apertura de la audiencia, Blasey aseguró que estaba "aterrada", pero que era su deber testificar, durante una declaración leída con voz temblorosa, al borde del llanto.

En contexto: El candidato de Trump a la Corte Suprema acusado de agresión sexual

El testimonio

"No estoy aquí porque quiero. Estoy aterrada", dijo Christine Blasey Ford cuando compareció en la mesa de testigos en una sala abarrotada en la Comisión Judicial del Senado, en una sesión que comenzó con una introducción del presidente de la entidad, el republicano Chuck Grassley. Aseguró también que el ataque está grabado en su memoria y siempre la ha acosado.

Al ser interrogada en la Comisión Judicial del Senado sobre si se podría haber equivocado sobre quién era su agresor, ella dijo que es "absolutamente" imposible que se confundiera de persona y ratificó que fue Kavanaugh quien intentó violarla en una fiesta en 1982.

Ante la pregunta de cuán segura estaba de eso, ella se expresó con confianza: "De la misma forma que estoy segura de que estoy hablando con usted ahora". Están "indeleblemente en el hipocampo la risa, las ruidosas risas de ellos dos, divirtiéndose a mi costa", dijo Blasey Ford en uno de los momentos clave de la audiencia, en el que reiteró que estaba "segura al 100%" de que fue Kavanaugh que la agredió.

"El asalto de Brett alteró drásticamente mi vida. Durante mucho tiempo tuve demasiado miedo y avergonzada de contar los detalles a alguien. No quería decirle a mis padres que, a los 15 años, estaba en una casa sin padres presentes, bebiendo cerveza con niños", dijo con una nerviosa calma. "Intenté convencerme a mí misma de que, como Brett no me había violado, podría seguir adelante y fingir que nunca había sucedido", continuó en el duro relato que Kavanaugh niega.

"Cuando llegué a la pequeña reunión, la gente bebía cerveza en una pequeña sala de estar en el primer piso de la casa. Bebí una cerveza esa noche. Brett y Mark estaban visiblemente borrachos. Temprano en la noche, subí por un estrecho grupo de escaleras que conducían desde la sala de estar a un segundo piso para usar el baño", comentó. 

"Cuando llegué a la parte superior de las escaleras, me empujaron desde atrás a un dormitorio. No pude ver quién me empujó. Brett y Mark entraron al dormitorio y cerraron la puerta detrás de ellos", dijo casi entre las lágrimas. 

"Ya había música en el dormitorio. Brett o Mark lo subieron más fuerte una vez que estuvimos en la habitación. Me empujaron sobre la cama y Brett se puso encima de mí. Comenzó a pasar sus manos por mi cuerpo y moviendo sus caderas hacia mí. Grité, esperando que alguien abajo me escuchara, e intenté alejarme de él, pero su peso era demasiado", aseguró en el relato. 

Si Christine Blasey Ford consigue convencer al presidente estadounidense Donald Trump de la veracidad de sus acusaciones, éste afirmó que podría renunciar a su candidato y proponer a otra persona. 

Pero hasta ahora, pese a que crecen las denuncias de supuestos abusos contra Kavanaugh, Trump ha mantenido su apoyo al magistrado. Hace dos semanas, Kavanaugh parecía encaminado a obtener el visto bueno del Senado para entrar en la Corte Suprema, una jurisdicción que dirime cuestiones fundamentales de la sociedad estadounidense, como el derecho al aborto, a portar armas de fuego y los derechos de las minorías.

Para Trump, colocar a un juez conservador en un cargo vitalicio en la alta corte sellaría su objetivo de dejar en minoría a los jueces progresistas o moderados durante muchos años.  

Según el testimonio de Blasey Ford con su amigo de la juventud la aislaron en una habitación y el futuro juez habría intentado inmovilizarla mientras trataba de desvestirla. En un momento de confusión ella habría logrado huir. "Brett me buscó y trató de quitarse la ropa. Tuvo un momento difícil porque estaba muy borracho, y porque yo llevaba un traje de baño de una sola pieza debajo de la ropa. Creí que iba a violarme", comentó en la audiencia.

"Traté de gritar por ayuda. Cuando lo hice, Brett puso su mano sobre mi boca para evitar que gritara. Esto fue lo que más me aterrorizó, y ha tenido el impacto más duradero en mi vida. Me costó respirar, y pensé que Brett accidentalmente iba a matarme", continuó en medio de su relato.

"Me han atormentado"

Blasey Ford, de 51 años dijo que la presunta agresión de Kavanaugh, en la que ella asegura que él le tapó la boca con la mano para evitar que gritara, la dejó "drásticamente alterada", pero añadió que fue su "deber cívico" decirle a los abogados lo que había sucedido. "Los detalles de esa noche que es lo que me trae aquí son cosas que nunca voy a olvidar. Han quedado grabados en mi memoria y me han atormentado por momentos en mi vida adulta", dijo.

La actriz Alyssa Milano, una de las estrellas de Hollywood que denunció los abusos que destapó el movimiento #MeToo, viajó hasta Washington para ofrecer su apoyo a Blasey Ford. 

Quise venir "para mostrar mi apoyo a la doctor Ford, para expresar mi solidaridad con otras mujeres, otras supervivientes que han vivido experiencias similares, creo que lo más bello ha emergido de los últimos dos años es haber podido entender que las mujeres estamos aquí las unas para las otras", dijo la actriz a la AFP. 

Kavanaugh se defiende 

Durante la audiencia, Brett Kavanaugh también fue interrogado y reiteró su inocencia. Dijo que no retirará su candidatura, tras el estremecedor testimonio de Christine Blasey Ford. "Yo no voy a dejarme intimidar y renunciar a este proceso", dijo el juez en una declaración leída ante la Comisión Judicial del Senado que analiza su candidatura ante la Corte Suprema. 

"Mi familia y mi nombre han sido destruidos de una forma total y permanente por estas acusaciones falsas y despiadadas", dijo el juez conservador en un testimonio lleno de estertores para intentar atajar el llanto mientras reiteraba su inocencia.

En la audiencia dijo además que el proceso de confirmación se había convertido en una "vergüenza nacional".

"Cambiar de opinión"

Desde que Blasey Ford salió a la luz con su testimonio, otras dos mujeres la siguieron. Deborah Ramirez, una compañera de Kavanaugh en la Universidad de Yale que lo acusa de haberse sacado los pantalones y de haberle frotado los genitales en la cara y Julie Swetnick, que el miércoles expuso una serie de supuestos abusos en un testimonio escalofriante. 

"Yo vi a Brett Kavanaugh beber excesivamente en muchas de estas fiestas y lanzarse en conductas de abuso y comportamientos agresivos hacia las chicas, incluyendo tocamientos e intentos de sacarles la ropa o arreglarla para exponer las partes privadas de las chicas", dijo Swetnick en el comunicado difundido por su abogado, Michael Avenatti, quien también defendió a la actriz porno Stormy Daniels en su litigio contra Trump. 

La mujer denunció que Kavanaugh, con otros jóvenes, intentaban embriagar a las chicas para poder abusar de ellas y dijo que fue víctima de una violación colectiva en 1982 en una fiesta en la que el hoy juez estaba, sin dar más detalles.

El miércoles por primera vez emergió una sombra de duda en su sólido respaldo. "Si creyera que él es culpable de algo así, sí, claro. Quiero ver", dijo Trump a los periodistas en Nueva York, donde participaba en la Asamblea de la ONU. "Es posible que si escucho algo así, diga: ‘Voy a cambiar de opinión‘", agregó.

*Con información de AFP...

 

Cargando Comentarios...

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1972

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.