Tendencias

Home

Música

Artículo

El guitarrista colombiano Daniel Álvarez tocando su instrumento.
El guitarrista colombiano Daniel Álvarez. Foto: Gabriel Gómez

radiografías creativas

Diamante Eléctrico se hizo universo

Por: Cristina Esguerra

El guitarrista colombiano Daniel Álvarez está estrenando proyecto en solitario, álbum debut, y nuevas canciones con el conocido grupo de rock Diamante Eléctrico. Arcadia habló con el músico sobre esta expansión de lo que él llama “el universo Diamante”.

Comparado con el estilo de música que suele hacerse hoy, ÁlvarezMejía es un proyecto minimalista. Varias de las canciones del álbum no son más que la suma de la voz del cantante, una guitarra acústica y un par de atmósferas que preservan la simpleza del sonido.

“Es un ejercicio visceral y frágil,” explica Daniel Álvarez, la voz, la guitarra y la mente creativa detrás del proyecto. La fragilidad le viene de una carencia técnica que terminó moldeando la estética de ÁlvarezMejía: “yo no sé cantar. No tengo la técnica ni la educación. Escribo frases cortas porque sino literalmente me quedo sin aire.”

Con frases cortas, rítmicas y ágiles, Álvarez habla de la naturaleza, del amor y del desamor, y reflexiona sobre el paso del tiempo, sobre la muerte y sobre la infinidad de maneras en que la vida se desmorona. “Sin necesidad de ser trágico,” aclara. Él cuenta el tiempo y piensa cómo disfrutar cada momento.

La inspiración le llega oyendo música, viendo televisión, leyendo o conversando. De repente le entran “ganas de pintar un paisaje musical,” y empieza por ahí. La letra surge entonces de un ejercicio de rima, de buscar palabras que acompañen la melodía. “A partir de esas palabras comienzo a enganchar sentido,” dice. Pero en canciones como “Luz” y “Sólo fe” primero pensó en lo que quería decir y luego construyó el universo rítmico.

La apuesta musical y estética de ÁlvarezMejía es completamente distinta a la de Diamante Eléctrico. Recurriendo a una metáfora para explicarlo, la guitarra que acompaña al primero es acústica, la del segundo, eléctrica. Como guitarrista de Diamante Eléctrico, Álvarez hace que el instrumento retumbe, que resalten sus solos, que se muestre poderoso. En ÁlvarezMejía, en cambio, simplemente lo deja ser. “Cuando estoy solo me encuentro con una guitarra acústica, encontrándome y encontrando historias.”

Daniel Álvarez, guitarrista de Diamante Eléctrico y creador de ÁlvarezMejía. Mira de frente a la cámara
Daniel Álvarez, guitarrista de Diamante Eléctrico y creador de ÁlvarezMejía. Foto: Frankie Jazz

A pesar de ello, Álvarez concibe ambos proyectos como parte de un mismo universo. “Yo siento que Diamante está en el centro, y que un par de planetas giran a su alrededor.” Los planetas son ÁlvarezMejía -con su álbum debut “Animales de frasco”- y el proyecto en solitario de Juan Galeano, voz de Diamante Eléctrico y líder del grupo.

La idea de los universos musicales le viene de la manera como consume música. Cuando oye Radiohead, por ejemplo, incluye dentro de la lista de canciones los proyectos en solitario de los integrantes del grupo británico. Escucha música de Thom Yorke, de Jonni Greenwood y de “Atoms for peace,” una banda de Yorke. “Para mí todo pertenece a la experiencia de vivir el mundo Radiohead. Y desde un punto de vista atmosférico, me han gustado esos universos enriquecidos por muchas variables que no son similares.”

El centro del universo Diamante es Diamante Eléctrico, un grupo de rock que se creó en 2012 y que ha ganado tres Grammy Latino.

El grupo ha hecho carrera alrededor del dolor. “Todas las letras hablan de ese tema. Pero estéticamente el grupo no es frágil. Nos ha tocado batallar contra muchas cosas. Por eso el gesto es putamente parado,” dice.

“Diamante Eléctrico ha sido siempre la visión de Juan Galeano. Yo soy copiloto,” explica Álvarez.

En el segundo semestre 2019, Diamante Eléctrico sufrió un revolcón; el primero en su historia. El baterista, Andee Zeta, salió del grupo, y Álvarez y Galeano acordaron hacer una pausa…. que no duró mucho.

A finales de año comenzaron a componer un disco que la pandemia convirtió en otra cosa.

El nuevo álbum -explica Álvarez- surge de la confluencia de una serie de casualidades que definieron su sonido: 1) el coronavirus los obligó a cambiar la idea original de grabar en México y en Nueva York. 2) Para crearlo, los músicos tuvieron que recurrir a los equipos de sus estudios caseros. 3) Por primera vez Galeano le abrió a Álvarez un “poquito de espacio en el proceso creativo, y casi el 100 por ciento del disco es escrito por los dos.” 4) Sumaron al productor Andrés Rebellón al proyecto, e integraron la mezcla al proceso creativo. “Normalmente es algo que se deja para el final. Al integrarla al proceso las canciones fueron y vinieron varias veces.”

El disco de Diamante sale en noviembre, pero a partir del viernes 31 de julio comenzarán a publicar canciones. La primera se titula “Cuando quieras llegar,” y el video, con un poco de humor, está hecho al estilo de la música popular.

“En el mundo de la música se está debatiendo sobre si este es un buen momento para lanzar música,” explica el guitarrista. “La conclusión es que sí, porque la gente está sentada y atenta. Pero hay que sacar cosas que signifiquen algo, que cuenten historias. La gente está a punto perder la cabeza, y la música que escoja oír tiene que hacerlo sentir bien.”

“Creo que el nuevo disco de Diamante, el proyecto de Galeano y el mío cumplen esos requisitos.”

Noticias relacionadas