cauca

Asesinan a dos jóvenes en un retén ilegal en Cauca

Los jóvenes campesinos se movilizaban en un motocicleta cuando fueron asesinados.


Dos jóvenes que se movilizaban en un motocicleta en el sur del Cauca fueron asesinados en medio de un retén ilegal. Así lo dio a conocer el alcalde del municipio de Argelia, Jhonnatan Patiño.

De acuerdo con el mandatario, los hechos ocurrieron el pasado sábado 14 de agosto en las veredas Mirolindo, Miraflores y La Ceiba de Las Perlas, a menos de diez minutos del casco urbano.

Según los datos obtenidos por las autoridades del departamento, los jóvenes se contaron con el retén ilegal y, al tratar de evadirlo, fueron atacados con arma de fuego.

“De comunidades cercanas nos informan que el grupo armado lleva en esas zonas más de un mes, lo cual ha ocasionado ya el reclutamiento de jóvenes de veredas cercanas y desplazamientos de varias familias”, afirmó el alcalde Patiño.

Según los datos del gobierno local, las víctimas fueron Daniel Fernando Gómez de 21 años, que veían de la vereda Las Perales y Eimer Camilo Dorado Erazo, de 19, oriundo del corregimiento de El Diviso.

Tras el hecho, el Ejército se enfrentó con grupos armados del sector lo que dejó un saldo de un guerrillero muerto y cuatro más heridos.

De acuerdo con los líderes de la zona, constantemente se presentan estos retenes ilegales y las confrontaciones con estos grupos armados.

“Como alcaldía municipal, lamentamos grandemente que nuestro territorio municipal se haya convertido en escenario del recrudecimiento de un conflicto que no nos corresponde, por causa de malas decisiones en el orden nacional. Llamamos a la implementación de los acuerdos de paz para que cese la guerra en nuestro país”, aseguró Patiño.

Vale la pena recordar que en marzo de este año fue retenido y secuestrado en Cauca un funcionario del CTI.

La columna disidente Dagoberto Ramos, al servicio de Gentil Duarte, secuestró a un funcionario del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General en un retén que montaron hombres de esa estructura armada en la vía que de Caloto comunica con el municipio de Corinto, norte del Cauca.

Información preliminar señala que el funcionario secuestrado es Mario Fernando Herrera Aparicio, quien se movilizaba en una camioneta tipo Prado Sumo color negro. Al parecer, el investigador hace parte del CTI de Manizales, Caldas.

El plagio ocurrió en el sector de El Palo, donde las disidencias han hostigado a la fuerza pública con el pretexto de la supuesta conmemoración de la muerte de Manuel Marulanda Vélez.

“Estamos trabajando sobre ese asunto por ahora tenemos información preliminar que hablan presuntamente de la retención ilegal por parte de un grupo armado de este funcionario”, señaló comandante encargado de la Policía, coronel Jesús Enrique Quintero Rave.

En redes sociales circula una foto de presuntos disidentes adelantando el retén ilegal en El Palo. Esta zona, desde la firma del acuerdo de paz en 2016, se convirtió en fortín de la nueva oleada criminal del Cauca. Ahí nació la columna Dagoberto Ramos, que actualmente controla toda la economía ilegal del nororiente de ese departamento.

La columna Dagoberto Ramos hace parte del Comando Organizador de Occidente, eje criminal que comanda Gentil Duarte e Iván Mordisco desde las selvas del Caquetá. Este junte disidente agrupa a más de doce estructuras de excombatientes de las Farc que nunca se acogieron al proceso de paz en la Habana, Cuba.

La Dagoberto Ramos ha cobrado principal importancia en el panorama criminal del suroccidente de Colombia por su sevicia contra la población civil y los ataques frontales contra comuneros y autoridades indígenas que realizan control del territorio en esa zona.

Fueron ellos los culpables de la masacre del 19 de octubre de 2019, donde fue brutalmente asesinada la gobernadora indígena Cristina Bautista y cinco personas más en zona rural del corregimiento Tacueyó, jurisdicción del municipio Toribio.

De igual manera se han atribuido decenas de ataques contra organizaciones indígenas y sociales en Miranda, Corinto, Caloto, Toribio, municipios donde hay un alto número de cultivos de marihuana y laboratorios donde se procesa esta hoja para convertirla en creepy de exportación.