Tendencias

Home

Nación

Artículo

La Fiscalía reveló detalles de la necropsia hecha al cuerpo de Juan Pablo González, el presunto abusador de Hilary. Más de 50 golpes y fracturas.
La Fiscalía reveló detalles de la necropsia hecha al cuerpo de Juan Pablo González, el presunto abusador de Hilary. Más de 50 golpes y fracturas. - Foto: Pantallazo de video de la audiencia

nación

Atención | Los cinco policías acusados de complicidad en la tortura y asesinato de Juan Pablo González en la URI de Puente Aranda fueron enviados a la cárcel

Los agentes permitieron que los internos de la URI de Puente Aranda golpearan al hombre, procesado por abusar sexualmente de la joven Hilary Castro, en una estación de TransMilenio.

A la cárcel fueron enviados los cinco policías que tuvieron participación y conocimiento en los actos de tortura que sufrió Juan Pablo González Gómez, el hombre capturado por haber abusado de la joven Hilary Castro en inmediaciones de la estación de La Castellana, en el norte de Bogotá, a finales de octubre. Tras ser cobijado con medida de aseguramiento por parte de un juez de Control de Garantías, el hombre apareció sin vida dentro de una de las celdas en la URI de Puente Aranda.

El dictamen, reveló que González Gómez fue golpeado hasta matarlo. El documento deja ver que el cuerpo del presunto abusador recibió una lluvia de golpes que provocaron su muerte. Las primeras hipótesis indicaban que Juan Pablo González Gómez se habría suicidado e incluso se advirtió que pidió permiso para ir al baño y en este espacio se habría quitado la vida.

En la extensa audiencia celebrada en la tarde de este miércoles, el juez manifestó que existe evidencia suficiente para concluir que los policías omitieron su función de protección y permitieron que los otros internos golpearan a González. Otros, incluso, participaron activamente en los actos de tortura. “Es muy grave que bajo la custodia de la Policía, hubiese sido asesinado un recluso”, aseguró el funcionario judicial en su intervención que duró cerca de siete horas.

Policías se comportaron como amigos con los asesinos de Juan Pablo González
en la URI Puente Aranda y celebraron la “golpiza”
Policías se comportaron como amigos con los asesinos de Juan Pablo González en la URI Puente Aranda y celebraron la “golpiza” - Foto: Pantallazo de video de la audiencia

El hecho de ser agentes de la Fuerza Pública les obligaba a proteger a las personas a las que tenían bajo su cuidado, situación que no ocurrió en este caso. Por considerar que existe riesgo de fuga se determinó cobijar con medida de aseguramiento en centro carcelario a Bayron Arley González Martínez, Bryan Humberto Montealegre Angarita, Vladimir Sánchez Tarazona, Bryan Andrés Marín Tova y Jaimer Eduardo Blanco López.

Igualmente, negó cualquier tipo de beneficio judicial como la detención domiciliaria o el brazalete electrónico puesto esto no garantizaba su presencia ante la justicia.

Lo obligaron a tomarse sus orines

Durante la audiencia de imputación de cargos, la Fiscalía General aseguró que las pruebas documentales revelaron que varias personas que estaban en las celdas en la URI de Puente Aranda lo golpearon, le cortaron el pelo, lo torturaron y le obligaron a tomarse sus propios orines. González fue golpeado durante 20 minutos.

“Conducta de maltrato contra Juan Pablo González Gómez, desplegada con crueldad excesiva, pues se evidenciaron más de 50 hallazgos de lesiones, hematomas, equimosis y fracturas, lo cual es un reflejo de la brutalidad por ser un presunto violador”, dijo la Fiscalía en la audiencia de imputación de cargos contra los cinco policías.

Todo esto ocurrió bajo la presencia de los policías que no hicieron nada para controlar la situación. “Los agresores de Juan Pablo González Gómez lo obligaron ingerir orines y le gritaban que eso le pasaba por haber violado una niña y le decían que no era tan macho como lo fue con la víctima y, por tanto, merecía morir, es decir, que los golpes se causaron con el fin de castigarlo por la violación. Hubo una intención deliberada y desconsiderada de sometimiento físico en señal de juzgamiento y condena”, explicó el fiscal del caso.

La Fiscalía explicó en la imputación de cargos como la golpiza ocurrió entre las 14:32 horas y las 14:59 horas del 6 de noviembre; luego, Juan Pablo falleció por un politraumatismo contundente, mientras los asesinos gritaban las razones para completar el crimen, sin que los policías, ahora capturados, hicieran algo para evitarlo.

“Los indiciados abandonaron la posición de garantes para permitir, con conocimiento de lo que estaba ocurriendo, que se produjera un resultado lesivo contra la autonomía personal y la vida de Juan Pablo. Los funcionarios de Policía debieron evitar que los privados de la libertad lesionaran, torturaran y quitaran la vida de Juan Pablo”, dijo el fiscal.

De acuerdo con la Fiscalía, la imputación a los policías se hace en calidad de coautores. Por omisión, no fueron ellos quienes lo mataron, pero sí quienes no hicieron nada para evitarlo, aun cuando debieron hacerlo. Es la razón para imputar los cargos que ahora deja a los uniformados como presuntos responsables del homicidio de Juan Pablo González.