Home

Nación

Artículo

Angélica Leguizamón, Gerente del centro comercial Visto, en San Victorino.
Angélica Leguizamón, Gerente del centro comercial Visto, en San Victorino. - Foto: Revista Semana

coronavirus

Comerciantes de San Victorino quieren comprar 500.000 vacunas contra la covid 19 para volver a trabajar

Aseguran que para poder abrir sus centros comerciales y locales están dispuestos a vacunar incluso a los vendedores ambulantes y habitantes del sector aledaño al comercio, en el centro de Bogotá.

Con calculadora en mano, Angélica Leguizamón (gerente del centro comercial Visto) hace cálculos para establecer cuánto puede costarles a los comerciantes comprar 500.000 dosis de alguna de las vacunas disponibles para combatir el coronavirus.

Se parte de un precio estimado: 200.000 pesos colombianos por dosis. “Nos da como resultado 100.000 millones de pesos”, revela Angélica sin sobresalto.

Pero no se confundan: ella no es una millonaria excéntrica ni una filántropa que invierte su fortuna en los necesitados. Dicho dinero saldría del bolsillo de más de mil empresarios e inversionistas del sector de San Victorino, quienes decidieron hacer “vaca” para pagar tanto las vacunas como la jornada masiva de aplicación. “Tenemos la intención de vacunar a todos los empresarios, a todos los comerciantes, a todos los empleados de los locales y a la comunidad del sector de San Victorino, con financiación 100 % privada”, dice.

Los empresarios de San Victorino están dispuestos a pagar las vacunas de medio millón de bogotanos, si con eso pueden reactivar su economía.
Los empresarios de San Victorino están dispuestos a pagar las vacunas de medio millón de bogotanos, si con eso pueden reactivar su economía. - Foto: Revista Semana

Incluso decidieron en conjunto ampliar dicha vacunación privada a las comunidades que viven cerca del sector del comercio y quienes ganan su sustento diariamente como vendedores ambulantes. “Tenemos 17 manzanas de comercio, 57 centros comerciales, 6.400 trabajadores y empresarios, las 24 bodegas de El Madrugón, los 1.400 vendedores informales y todas las personas que dependen de las cadenas productivas, que serían unas 300.000 personas más”, aclaró Leguizamón.

¿Por qué pagar las vacunas de su bolsillo?

Si bien el Gobierno nacional y la Alcaldía de Bogotá (entre muchos otros departamentos y ciudades) están adelantando la vacunación gratuita, esta se encuentra sujeta a la priorización establecida por las autoridades de salud.

Así las cosas, lograr que todo el sector de San Victorino esté inmunizado podría tomar meses, incluso años. Un tiempo que ningún comerciante está dispuesto a esperar. “El objetivo con esta vacunación privada es reactivar la economía de nuestros comerciantes. Si todo nuestro sector está vacunado, eso quiere decir que nuestros clientes podrían venir con toda tranquilidad a hacer sus compras en el sector de San Victorino y poder solicitarle a Distrito que nos deje trabajar”.

El problema real que se les presenta a los comerciantes para llevar a cabo este ambicioso proyecto de vacunación es la negativa de los grandes laboratorios como Pfizer o Sinovac a vender la vacuna, tal como anunciaron hace menos de 20 días. Las farmacéuticas aseguraron que no comercializarán sus vacunas hasta que el ciclo de inmunización organizado por cada país esté completo.

“Creamos una mesa de trabajo para pedirle ayuda al Distrito, con el objetivo de que canalice por nosotros la gestión para poder comprar estas vacunas. Es una ayuda muy grande que le brindamos a Bogotá y al Gobierno le sirve para acelerar la vacunación”, solicitó la gerente.

Según la Secretaría de Salud de Bogotá, la localidad de Santa Fe (donde se encuentra el sector comercial de San Victorino) tiene una muy baja tasa de contagio con covid 19, una de las más bajas de Bogotá.

Hasta el momento no se conoce una respuesta formal de la administración de Claudia López o su secretario de Salud al respecto de esta propuesta de los comerciantes capitalinos.