nación

Con videos como prueba, concejal denuncia que nueve detenidos en estación de Policía de Soacha murieron en incendio

El concejal Diego Cancino sostuvo que ninguno de los uniformados que se encontraban allí ayudaron a salvar a los jóvenes que estaban detenidos.


El concejal de Bogotá de la bancada de Alianza Verde Diego Cancino hizo una denuncia que despertó polémica. De acuerdo con el cabildante, el pasado 4 de septiembre, cuatro días antes de que se conociera el caso de Javier Ordóñez, el abogado que murió a manos de agentes de la Policía, nueve jóvenes que se encontraban detenidos en una estación de San Mateo, Soacha, murieron quemados tras un incendio provocado por uno de los internos, lo grave, según el concejal, es que no fueron socorridos por los uniformados que se encontraban allí.

Según la denuncia de Cancino, que la hizo pública en su cuenta de Twitter, en la estación de San Mateo se encontraban al rededor de 20 internos, quienes “estaban siendo torturados y los estaban maltratando. No les daban comida, los amenazaban y estaban sufriendo de hambre”, señala el cabildante.

Así mismo, el político sostuvo que los policías negaron la entrada de las familias que querían ver a sus hijos, sobrinos, primos, nietos, que se encontraban detenidos. “A las dos de la tarde ese 4 de septiembre, un chico prendió una cobija en llamas y parece ser que a los contados segundos por medio de un artefacto que intensificó ese fuego, este se agravó en la estación de Policía. Lo que dicen los testigos y las mamás de los jóvenes es que ese artefacto fue impulsado por un policía”, relató Cancino.

“Se salieron los policías y dejaron a los chicos encerrados, no dejaron entrar a nadie y no dejaron usar los extintores. Los chicos se quemaron. Los familiares estaban completamente desesperados”, añadió el cabildante en su denuncia. Sobre lo qué ocurrió posteriormente con los jóvenes que estaban allí, Cancino señaló que uno falleció ese mismo día y los otros murieron en los días siguientes.

“Hablamos con varias mujeres, madres, hermanas, compañeras de algunos de los nueve jóvenes que fallecieron a causa de las quemaduras de 1 y 2 grado en el 90 por ciento de sus cuerpos y sus testimonios son desgarradores”, contó el concejal. Así mismo, agregó que, “la Policía es cómplice y quizás es agente de un asesinato masivo, de una hoguera humana, como si nosotros estuviéramos en el santo oficio, en esas hogueras que prendían para sancionar a las personas que pensaban diferente”.

Con esto, el concejal Diego Cancino pidió a la Procuraduría General de la Nación que inicie un proceso de vigilancia especial en relación con las múltiples irregularidades denunciadas por los familiares y teniendo en cuenta que estas personas se encontraban bajo la responsabilidad, custodia y al cuidado del Estado.

Por ahora, la Policía no se ha pronunciado ni tampoco otro organismo de control como la Procuraduría o la Fiscalía.

Vale mencionar que el pasado 8 de septiembre, en Bogotá, se generó una ola de protestas e indignación por cuenta de la muerte de Ordóñez, quien fue asesinado por dos uniformados de la Policía de Bogotá. Los hechos ocurrieron en el barrio Villa Luz, donde los agentes de la institución golpearon al ciudadano y además lo agredieron con un Teaser, lo que provocó su muerte.

Por este caso, hoy se encuentran tras las rejas los dos policías implicados en el caso y otros más fueron objeto de medias disciplinarias por parte de la Policía.

Además, en medio de estos escándalos de abuso de autoridad por parte de la Policía, la Corte Suprema de Justicia emitió un fallo en donde le ordenaba entre otras cosas al Ministerio de Defensa a ofrecer excusas públicas por la violencia que ejercieron los uniformados contra civiles en las marchas de noviembre del año pasado.