nación

Conozca al colombiano que está cruzando el continente en mula

Simón Vergara, cabeza del proyecto 5TIERRAS, comenzó el recorrido desde Colombia para llegar hasta Argentina en enero del próximo año. Esta es su historia.


En medio de la pandemia, un joven bogotano decidió emprender un viaje que podría extenderse por más de un año: atravesar el continente, desde Colombia hasta Argentina, entre enero de 2021 y enero de 2022.

Simón Vergara, de 22 años, lidera el proyecto 5TIERRAS (@5_tierras en Instagram, donde va mostrando su travesía) y llevaba soñándolo desde hacía más de tres años. El objetivo específico es llegar a Córdoba, en el país austral, al festival Jesús María Córdoba, uno de los más grandes de la cultura ecuestre de América Latina.

“Salí el 9 de enero de Ubaté, Cundinamarca, y durante estos tres meses” ha continuado la travesía, relató a SEMANA desde Cumbayá, a las afueras de Quito, en donde paró por unas horas, pero desde donde seguirá su camino hacia el sur.

5TIERRAS se financia con el apoyo de padrinos y personas que donan dinero a la causa de este joven bogotano; además, Vergara está usando sus ahorros de tres años de trabajo.

Sin embargo, la historia de este joven, aventurera y novedosa, no nació de una rebelión provocada por el cansancio de la vida cotidiana en la ciudad ni tampoco del tedio por un trabajo aburrido o repetitivo en el mundo financiero. Por el contrario, Simón se dedica a los caballos y no hizo una carrera universitaria, sino dedicarse a ser domador de estos animales sin usar la violencia.

La altura y el clima de la cordillera de los Andes es cambiante, pasa de 3.000 metros a valles de 1.000 o 600 metros sobre el nivel del mar, lo cual ha sido retador. Según él, el reto de subir hasta el nevado del Tolima no se compara a los páramos de Ecuador: “Están desde 4.000 mil metros, tuvimos una jornada muy fuerte en un páramo en el que tuvimos que acampar, porque no logramos salir. Esa ha sido la jornada más difícil, yo creo, por la altura, el frío, la lluvia”, sostuvo.

Pero para él, esta es una de las formas más bonitas de conocer un país y es algo que no se puede hacer en carro o en bus, sino solo a pie, en mula o a caballo. Además, piensa que el viaje no deja de sorprender, pues a diario conoce personas nuevas y es necesario confiar en todos para tener éxito.

A pesar de la felicidad de cumplir su sueño recorriendo el continente en mula solo porque así lo quiso y tiene el apoyo, reconoce que ha vivido momentos difíciles, que no describe como un momento de miedo, pero sí de alerta constante. Si estando en el páramo a alguna persona le sucede algo, está a horas de encontrar ayuda médica o señal de celular, solo con un teléfono satelital. “Te pone en una situación vulnerable, pero ir por estos lugares implica algo más de riesgo, hay caminos difíciles”, expresó. De cualquier forma, todo esto lo entiende como gajes del oficio.

Además, hay un reto adicional y es el de cuidar la vida sobre la que viaja. No es como viajar en moto o en carro, pues debe estar cuidando y revisando constantemente el estado de salud de sus mulas. La disciplina, en todos los sentidos, es crucial para sobrevivir a un viaje como el que está haciendo Vergara.

“Viajar con animales es difícil de programar, pues los animales necesitan días de descanso; de pronto una jornada que tenías planeada en un día la hacen en dos o en tres por la dificultad de la ruta”, asegura.

Aún quedan varios países y meses por recorrer en mula. No sabe qué vendrá después, ya que primero quiere terminar este camino antes de pensar en otro, pero sí piensa que nadie ha recorrido el mundo en un animal y la idea resuena en su cabeza.