nación

Contraloría: reconstrucción de Mocoa no avanza

El ente de control evidenció retrasos en la construcción del Hospital de Mocoa y la cárcel de la ciudad.


La tragedia de Mocoa, Putumayo, está por cumplir cuatro años desde que sucedió. Pese a la voluntad de los gobiernos centrales y la destinación de recursos para realizar la reconstrucción de esta ciudad, que se vio gravemente afectada por una avalancha, aún no se ven los resultados.

Este lunes, una delegación de la Contraloría General de la República (CGR) visitó la ciudad con el fin de evaluar los avances en las obras de mayor prioridad, entre las que están el hospital municipal, la cárcel y la reconstrucción de viviendas, uno de los componentes con mayores afectaciones tras la catástrofe.

Para el caso del Hospital José María Hérnandez de Mocoa, el ente de control identificó un retraso de 19 meses con respecto al plazo inicial fijado en el contrato. Sin embargo, para este caso, las fallas no están en el contratista, sino en el Hospital, que es el contratante.

“Es inquietante la situación, pues se ve hoy un contratista que quiere cumplir, pero al que la entidad contratante, que es el Hospital, no le ha entregado todas las especificaciones técnicas que requiere una instalación hospitalaria de este nivel”, dijo el contralor delegado para el sector de infraestructura, Gabriel Adolfo Jurado. “Es un trabajo articulado en el que pretendemos verificar el estado de las obras”, añadió.

A esta problemática se suma la reconstrucción de la cárcel de Mocoa, para la cual la propia Contraloría dictaminó que o “se habilita la antigua o se avanza en la construcción de una nueva”, debido a los retrasos considerables que también tiene el proyecto.

El contralor delegado para el sector de vivienda y saneamiento básico, Javier Reyes Bustamante, dijo desde la antigua cárcel de Mocoa que los familiares de las personas que estaban condenadas o sindicadas en el tiempo de la avalancha están “pasando penurias”, debido a que la gran mayoría de ellos ahora está internada en otras regiones del país.

Construcción Hospital de Mocoa. Contraloría General.
Construcción Hospital de Mocoa. Contraloría General. - Foto: Cortesía Contraloría General de la República.

Pese a los dos primeros reportes, que tienen relevancia en la atención de ciudadanos y la garantía del cumplimiento de los derechos humanos, hay un tercer reporte que inquieta a las autoridades: las viviendas.

Según la visita de la Contraloría General, son por lo menos 900 unidades de vivienda que no tienen avance suficiente en Mocoa para ser entregados a las familias que lo perdieron todo en abril de 2017. El proyecto es el ‘Sauces II’, que consta de dos etapas (436 viviendas en la primera y 473 en la segunda).

“Hay 300 viviendas que fueron entregadas ya a beneficiarios y estoy en un terreno que espera la construcción de 900 viviendas. Con preocupación vemos y escuchamos la angustia de la comunidad, al no poder tener la oportunidad de poder hacer uso y goce de estas viviendas”, explicó Reyes Bustamante desde Mocoa.

Para el caso de los proyectos de vivienda restantes, las autoridades nacionales y locales realizaron una destinación presupuestal para la primera etapa de $ 25.731 millones y la segunda, de $27.910 millones.

El avance físico del proyecto en sus dos etapas “es muy bajo”, según la entidad, pues la primera etapa llega solo a un 20,03 % de avance y la segunda a un 20,18 %, pese a que el proceso de reconstrucción inició hace algunos años.

Otras obras revisadas por la Contraloría también dejan en evidencia la reacción tardía en la reconstrucción. El mega colegio de la ciudad, aunque está en un buen nivel de ejecución se evidenciaron demoras en los pagos al contratistas y de la plaza de mercado, según la entidad, “solo está el letrero”, pese a que ya se han girado $ 6.000 millones.

El martes 16 de febrero se realizará una audiencia pública con presencia de la Unidad Nacional del Riesgo, responsable de los proyectos y liderada por el congresista del Partido Liberal Carlos Ardila, quien dijo que durante la jornada insistirá en que la plata existe para la reconstrucción, pero no hay ejecución, al menos como esperaban casi cuatro años después. “La obras no están. De 4.000 viviendas afectadas iban a construir 1.200, de las cuales tenemos solo 300, y quedan 3.700 por edificar”.