nación

Coronel Róbinson González del Río, de beneficiado en la JEP a entrenar Bandas Criminales

El fiscal General, Francisco Barbosa, dio a conocer detalles de la recaptura de este coronel quien ha estado involucrado en varios escándalos en el Ejército, recibió la libertad por la justicia transicional y ahora regresará a prisión.


Toda una red dedicada al crimen en diferentes regiones del país y al servicio de la banda narcotraficante de ‘La Cordillera’ fue desarticulada ayer por la Fiscalía. Se trata de 14 personas que cumplían distintas labores para esta organización ilegal, pero entre los nombres de los detenidos hay uno que llama poderosamente la atención, el del coronel (r) Robinson González del Río quien es un reincidente, había recuperado la libertad al acogerse a la Justicia Especial para la Paz (JEP), y ahora se le acusa de entrenar militarmente esta banda.

La noticia la dio el fiscal general, Francisco Barbosa, quien primero aclaró que la persona que haya continuado delinquiendo después de la firma del acuerdo de paz, en noviembre de 2016, no tiene ningún tipo de beneficio en su pena a través de la JEP y se le juzgará por sus delitos.

En seguida, señaló Barbosa, “el Coronel González del Río, en atención a su experiencia como comando, prestaba entrenamiento logístico y militar en terreno a los integrantes de La Cordillera, y contactaba a conveniencia a uniformados activos para que auxiliaran a esa organización criminal”. Esta es la contundente denuncia por un nuevo crimen de Del Río.

Barbosa se refirió a la red que fue capturada el miércoles en la tarde, por tener relaciones con la banda criminal de La Cordillera. “Son 14 personas más, militares activos, abogados particulares, por brindar asesoría a la estructura La Cordillera del Clan del Golfo, que opera en Nariño, en el eje cafetero y cuya cabecilla es alias Matamba, quien fue capturado el año pasado con fines de extradición”.

Por eso, Barbosa explicó que “fue capturado un coronel en retiro, el comandante del batallón Bogotá del Ejército Nacional, con sede en Pasto; un capitán, tres sargentos, un soldado, un abogado al servicio de La Cordillera, que estaba dedicado a corromper funcionarios, y los integrantes de una red narcotraficante dedicada a la producción de estupefacientes en el pacífico, que coordinaban la salida de cargamentos de droga en los famosos semisumergibles y lanchas rápidas”.

Los capturados son el coronel Octavio Javier Castro González, el sargento Faillase Ospino Óscar Ramón, el sargento Edward Andrés Díaz Narváez, el sargento Nelson Orlando Rolón Monroy, el soldado Estivenson Córdoba Torres, el coronel (r) Harry Leonardo Gómez Tabares y los civiles Andrés Fernando Jaramillo Pulgarín, Carlos David Jaramillo Pulgarín, Pedro Antonio Quintero, Freddy Gabriel Reyes Caicedo, Wilton Mauricio Sánchez Sánchez y Samuel Enrique Gutiérrez González.

González del Río fue condenado por 40 casos de falsos positivos, pero en 2018 recuperó la libertad, después de pasar cinco años detenido, tras acogerse a la Justicia Especial para la Paz. El juez sexto de Ejecución de Penas de Ibagué, en acogimiento a la ley, tomó entonces la determinación de dejarlo en libertad, luego de hacer una revisión de sentencias acumuladas.

El requerimiento judicial que puso al excoronel tras las rejas tenía relación con las ejecuciones extrajudiciales de Janiot César Sepúlveda Ámbito y Javier Andrés Moreno, ocurridas el 29 de septiembre de 2007. Mediante engaños, estas personas fueron llevadas por Juan Carlos Arenas Huertas —condenado a 50 meses por estos hechos— a la vereda Trocaderos de Neira, para ser fusilados y luego hacerlos pasar por integrantes de grupos alzados en armas.

Para ese día el equipo de contraguerrilla del batallón a cargo de González reportó que enfrentaría a 12 guerrilleros que supuestamente formaban parte de las Farc. En la zona no operaban frentes del grupo insurgente.

Años más tarde, sin ruborizarse, González del Río aceptó ser responsable de 14 casos de falsos positivos que dejaron al menos 26 víctimas en Antioquia y Caldas entre los años 2006 y 2009.

“La responsabilidad mía es en el Valle del Cauca y Cauca. Se hicieron 17 operaciones donde existieron alrededor de 27 muertos de falsos positivos, los cuales voy a aceptar. Yo creo que víctimas de falsos positivos... hay 400 aproximadamente en esa zona del Pacífico”. Esta fue la confesión que registró este portal para ese momento.

Sin embargo, no tardaron en aparecer más casos en Antioquia y el Eje Cafetero. Por estos casos también hay condenas en firme, por víctimas en 2006 y en 2009. También se adelantan investigaciones en su contra por supuestamente formar parte de una red corrupta del Ejército sindicada de vender armas a Los Urabeños, las FARC y las Autodefensas Gaitanistas, de acuerdo con la Fiscalía.

En interceptaciones telefónicas reveladas por SEMANA, González del Río aparece conversando con altos mandos y con empresarios, donde servía de puente en millonarios contratos del Ejército.