judicial

Crece la polémica: ¿flexibilizar o no el porte de armas en Colombia?

SEMANA conversó con analistas y expertos en materia de seguridad sobre esta iniciativa que fue planteada por congresistas del Centro Democrático.


SEMANA sigue analizando la propuesta que, ante la ola de inseguridad que atraviesa Bogotá, hizo la senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal. La congresista llamó la atención de usuarios cuando compartió en su cuenta de Twitter un video que muestra el momento en que delincuentes agreden a un peatón por robarle sus pertenencias en plena vía pública, lo que, según Cabal, podría combatirse con la legalización del porte de armas.

“El porte legal de armas es poder ejercer nuestra legítima defensa. ¡Mi vida también vale!”, escribió la senadora en la red social.

El abogado Francisco Bernate advierte que la solución no es simplemente armar a la población, porque entonces se podría generar mayor violencia, incluso una guerra civil que “no se sabe dónde puede terminar”. Agrega que simplemente se trata de tener mayor presencia de Policía en ciudades y pueblos de Colombia para evitar que situaciones de inseguridad sigan ocurriendo.

“Recordemos que en Colombia, el día más violento es el Día de la Madre. Seguido de las festividades. Si eso es sin porte legal de armas, ¿ustedes se imaginan lo que van a ser las balaceras el Día de la Madre? ¿Ustedes se imaginan las balaceras un 31 de diciembre? Colombia es un país violento, basta con ver cómo funcionan las redes como para ponerle ahora armas a las personas. Varias soluciones hay: primero se debe verificar quiénes necesitan o no esquema de protección. Personas que tuvieron un cargo público hace 10 años, por ejemplo, cuentan con esquemas robustos de protección, que claramente no necesitan. Tener policías en las calles, usar tecnologías, inteligencia artificial, esas son las salidas. Armar a los colombianos es antesala a una masacre”.

En diálogo con SEMANA, Erich Saumeth Cadavid, analista en temas de seguridad y defensa, explicó que “es cierto que el Gobierno tiene puesta la mira en las zonas rurales que son el foco de violencia debido al auge de los cultivos de narcóticos y a su comercialización por parte de los grupos armados organizados y los grupos delincuenciales organizados. Es también un hecho que la inseguridad está en aumento en las principales poblaciones (capitales e intermedias) del país, a pesar de la implementación de planes de seguridad por parte de Alcaldías y Gobernaciones, que no son insuficientes para garantizar los niveles de convivencia y seguridad ciudadana que demanda la población”.

El panorama de inseguridad

Y es que las situaciones de inseguridad en Colombia siguen siendo “pan de cada día”. Las balaceras, en el caso de Bogotá, no dan tregua. El miércoles de esta semana, ciudadanos del barrio Las Ferias, ubicado al noroccidente de la capital, denunciaron que cuatro hombres con armas de fuego intimidaron a los transeúntes que se encontraban rumbo a sus trabajos para quitarle las pertenencias.

Se alertó que, en ese momento, los delincuentes accionaron sus armas y el hecho habría dejado una persona herida. Uno de los testigos le dijo a Noticias RCN que mientras él iba con su novia, el agresor le quitó su celular y otras cosas de valor.

En la zona de Ciudad Bolívar, donde recientemente han ocurrido varios casos, hubo 210 muertes en 2020, y, en Kennedy, 142 casos. Es decir, son las localidades que más homicidios registraron. “Es la primera vez que en su historia Ciudad Bolívar tiene más de 200 homicidios en un año calendario”, dijo el concejal.

Las mujeres terminan siendo las más afectadas: 95 mujeres murieron de forma violenta en 2020, según salió a relucir en el debate.

El abogado Óscar Ibáñez, por ejemplo, forma parte del equipo de defensa disciplinaria del capitán Manuel Cubillos, quien disparó en el caso de Dilan Cruz y cuya investigación continúa. Ibáñez, en diálogo con SEMANA, explica que: “Se trata de un proyecto de ley que persigue regular las condiciones en que los ciudadanos pueden ejercer su derecho a la legítima defensa, por medio de armas de fuego. Regula las circunstancias en que el Estado puede entregarle estas armas a los ciudadanos, pero, además, creo que es mejor la regularización que el mercado negro de armas que ha llevado al aumento del número de muertes con armas de fuego”.

Por su parte, Óscar Sierra, abogado penalista, explica que “el proyecto del Centro Democrático merece un apoyo total”, porque “los criminales no se van a molestar en tener armas legales, eso no va a cambiar en nada, porque el arma legal puede ser rastreada a su propietario y será entregada a ciudadanos sin antecedentes, por lo que un delincuente no se va a molestar en hacer el trámite de un arma legal para usarla para delinquir; es decir, el control solo reporta benéficos para quienes necesiten una protección extra”. Y agrega: “Lo cierto es que serán muchos más los casos donde las víctimas puedan ejercer una defensa real y proporcional de su vida y bienes; puede que ocurran tragedias, pero no creo que estén directamente relacionadas con el porte legal del arma y además creo que serán mucho más los casos en los que las personas puedan ejercer una legítima defensa”.