análisis

Daniel Quintero: una suspensión que sacude la campaña presidencial

La medida de la Procuraduría contra el alcalde de Medellín se da a menos de tres semanas de la primera vuelta presidencial.


A pesar de los cuestionamientos hechos por la propia Corte Interamericana de Derechos Humanos, hace poco más de un mes entró en vigencia la polémica reforma a la Procuraduría, en la que se hacen modificaciones al Código Disciplinario.

Esta norma, cuya entrada en vigencia pasó desapercibida, cobra hoy mucha relevancia, pues fue la ley en la que se amparó la Procuraduría para aplicar la medida de suspensión del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por presunta participación en política.

Esta ley le da la potestad plena al Ministerio Público para investigar y destituir a los funcionarios de elección popular.

“Se le atribuyen a la Procuraduría General de la Nación funciones jurisdiccionales para la vigilancia superior de la conducta oficial de quienes desempeñan funciones públicas, inclusive los de elección popular y adelantar las investigaciones disciplinarias e imponer las sanciones de destitución, suspensión e inhabilidad y las demás establecidas en la ley”, reza el artículo 2 de esta norma.

La sanción de Quintero se remonta a un video que publicó el alcalde de Medellín en su cuenta de Twitter, en el que se le ve montado en un carro. Quintero mueve la palanca de cambios y mete primera para luego decir: “El cambio, en primera”.

El video, que dura unos pocos segundos, desató todo una polémica, pues esa misma frase de “el cambio en primera” fue promovida este martes por el Pacto Histórico para promover la victoria de Petro en primera vuelta. Incluso, se logró posicionar el hashtag #ElCambioEnPrimera.

Ahora lo que sigue, según le dijeron fuentes de la Procuraduría a SEMANA, es que por tratarse de un funcionario de elección popular, Quintero tiene derecho a una “consulta automática” que se hará ante una sala de instrucción compuesta por procuradores delegados.

Allí, el alcalde podrá presentar los alegatos correspondientes para argumentar la improcedencia de la medida de suspensión. Mientras tanto, el proceso de fondo por presunta participación en política seguirá avanzando en la Procuraduría.

Impacto político

Sin embargo, mientras se surte este proceso, algo que puede demorar un buen tiempo, la decisión de la Procuraduría tiene un impacto político, máxime cuando el país está a menos de tres semanas de ir a las urnas para la primera vuelta presidencial.

Es indudable que el sector político al que pertenece el alcalde Quintero es cercano a Petro. En total, seis miembros del gabinete del alcalde de Medellín han decidido renunciar a sus puestos, en las últimas semanas, para sumarse a la campaña presidencial del Pacto Histórico.

Además, la esposa del alcalde, Diana Osorio, le dijo a SEMANA que en la casa “todos vamos a votar por Petro”.

Incluso, más tardó la Procuraduría en anunciar su decisión que en empezar a posicionarse en redes por parte de sectores alternativos la narrativa de que existió un “golpe de Estado”.

El primero en hacer mención a esto fue el propio alcalde Quintero. El argumento del supuesto golpe de Estado fue recogido por dirigentes del Pacto Histórico, incluido Petro, quienes han invocado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que intervenga en este caso.

Además, antes que negar su presunta participación en política, Quintero ha dicho que esta decisión tiene elementos políticos.

“La Procuradora viola la ley para favorecer al candidato de Duque”, indicó el alcalde de Medellín.

Esta narrativa de golpe de Estado y persecución política, a juicio de analistas, podría terminar favoreciendo al propio Quintero y a la candidatura de Petro, porque exacerba la indignación que hay en buena parte de la ciudadanía frente a la situación que vive el país.

El docente de la Universidad del Rosario Yann Basset considera que esto “electoralmente puede terminar favoreciendo a Petro”.

“Qué regalazo electoral el que le acaban de dar a Petro con la suspensión del alcalde Medellín”, indicó por su parte el senador Rodrigo Lara.

De hecho, con esta decisión de la Procuraduría, se reactivó uno de los fuertes de los sectores alternativos: la movilización social.

“Convoco a toda la ciudadanía de Medellín a las 5 de la tarde en la Plazoleta de La Alpujarra a defender la democracia y la voluntad popular. La procuradora ha violado nuestros derechos políticos”, trinó Quintero.

Esta convocatoria también ha sido promovida por líderes del Pacto Histórico, quienes han dicho que la Procuraduría no ha tenido el mismo rasero para sancionar y señalan que otros funcionarios como el presidente Iván Duque y algunos alcaldes de centro derecha también habrían participado en política sin que hayan sido sancionados.

Solo hasta que la Procuraduría y las entidades judiciales finalicen la investigación, se podrá determinar con certeza sí hubo o no participación política de Daniel Quintero, pero está claro que el alcalde de Medellín, tal vez sin proponérselo, terminó dándole un remezón a la campaña.