nación

El 2 de mayo de cada año se conmemorará el Día de las Víctimas de Bojayá

Así lo establece un proyecto de ley que pasó a sanción presidencial, tras ser aprobado en último debate en la plenaria del Senado.


El 2 de mayo de 2002 quedará en la memoria de los colombianos como una de las fechas en las que el horror del conflicto armado produjo uno de los hechos más dolorosos en la historia del país.

Ese día aproximadamente a las 10:45 de la mañana se produjo la explosión de un cilindro bomba lanzado por guerrilleros del frente 80, Bloque Noroccidental de las Farc dentro de la iglesia del municipio de Bojayá y que causó entre 74 y 119 muertos y alrededor 98 heridos.

El suceso se produjo durante enfrentamientos entre los subversivos y paramilitares del Bloque Élmer Cárdenas de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que pretendían mantener el control en la zona.

Este hecho quedó marcado en los registros de la historia del país como uno de los más violentos de los años de conflicto y permanecen en la memoria colectiva, que incluso a generado acciones de perdón individuales por parte de miembros de las antiguas Farc, hoy reincorporados a la vida civil, tras la firma del Acuerdo de Paz hace más de cuatro años.

Para mantener viva su memoria y como un acto para que no se vuelvan a repetir este tipo de actos, el Senado de la República aprobó en último debate un proyecto de ley que establece que el 2 de mayo de cada año se conmemorará el Día de las Víctimas de Bojayá.

“Este es un empeño por construir paz y memoria, es una ley en memoria de todos los hombres, mujeres, niños y niñas que fueron asesinados el 2 de mayo de 2002”, dijo la representante a la Cámara María José Pizarro, quien es autora de la iniciativa.

Agregó que “es una ley de homenaje a la comunidad de Bojayá. Es una ley de memoria para todos los hombres, mujeres, niños, niñas, abuelos, abuelas, que fueron asesinados trágicamente el 2 de mayo del 2002”.

“El ejercicio de rememorar y engrandecer a las víctimas de Bojayá permite a la comunidad completa tener una dimensión de dignificación moral, ya que no solo nos enseñan cuánto sufrieron, cuánto fue el dolor, cuánto fue la pérdida, si no, también, nos enseñan cómo resistir y afrontar la situación; ese reconocimiento público a su resistencia y resiliencia es muy importante para la reparación de las víctimas”, manifestó Pizarro.

El proyecto obliga, además, a las antiguas Farc a pedir perdón a la comunidad, ya no de manera individual sino de manera colectiva, a través de su movimiento político.

“Habrá un acto de desagravio. Se entregará copia de esta ley a las víctimas y se realizará en el lugar de los hechos. En este, quienes fueron responsables de esa acción, que en este caso son quienes pertenecen a la dirección del partido FARC, pedirán perdón”, dijo el senador Iván Cepeda.

La norma establece que el Gobierno tendrá que destinar recursos para la elaboración de un documental y adaptar un museo o espacio para la memoria en Bojayá.