nación

“Esta condena era esperada por todo el país”: gobernador de Risaralda sobre militares que abusaron de menor indígena

El mandatario risaraldense, Víctor Manuel Tamayo, se pronunció este domingo después de conocer que los militares habían sido condenados en primera instancia.


Hace un año, en medio del confinamiento, el país se conmovió con el caso de una menor indígena de 12 años que fue abusada sexualmente por un grupo de militares en un caserío de Pueblo Rico, Risaralda. El hecho, que ganó atención nacional e incluso recibió varios pronunciamientos del presidente Iván Duque, hoy alcanzó justicia con la condena en primera instancia de siete soldados que se vieron involucrados como perpetuadores o cómplices.

A este resultado llegó el juez 1 promiscuo del circuito de Apía, Risaralda, quien, tras la aceptación de cargos por parte de los siete uniformados, condenó a seis de ellos, en calidad de coautores, a una pena de 16 años de prisión; al implicado restante, en calidad de cómplice, lo condenó a una pena de 8 años de cárcel.

El gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo, aseguró que esta es una decisión que todo el país había estado esperando durante el año en que el caso estuvo en investigación judicial y que con ella se genera escarmiento para que casos como este no se repitan. “La condena en primera instancia a siete soldados que abusaron de menor indígena es una decisión esperada por toda la comunidad y el país entero, frente a un hecho que entristeció y enlutó al departamento de Risaralda y que esperamos no se repita”, dijo el mandatario mientras se encontraba en el municipio de Quinchía atendiendo una emergencia ambiental.

El gobernador había sido contundente el año pasado cuando se conoció el hecho y aseguró que no solo constituía una vulneración a la integridad de los menores de edad y de las mujeres, sino también de la comunidad indígena del departamento.

“Este hecho, ajeno a los principios demostrados por el Ejército Nacional durante tantos años, está enlodando la buena imagen que se tenía en nuestro territorio de una institución que le ha dado tanta tranquilidad no solo a todo Risaralda, sino al país entero”, dijo el mandatario en su momento.

La condena a estos militares llega justo cuando la gobernación de Risaralda se encuentra en procesos de diálogo para mejorar la confianza con las comunidades indígenas, de manera que el programa de vacunación contra la covid-19 se pueda realizar sin inconvenientes en los resguardos y garantizar la inmunización de esta población vulnerable. “Veo en la autoridad indígena toda la disposición a avanzar en un diálogo que, con el respeto nuestro, nos permita en una actitud conciliada llegar a aplicar la vacuna a los resguardos indígenas. Siempre bajo la voluntad de ellos, que es muy importante para nosotros, pero desde la apuesta nuestra que la vacuna es el medio efectivo para evitar las muertes en nuestro departamento”, explicó Tamayo.