Home

Nación

Artículo

La avioneta en la que fueron hallados 446 kilogramos de cocaína
La avioneta en la que fueron hallados 446 kilogramos de cocaína - Foto: Fiscalía General de la Nación

nación

Exclusivo: Me sorprendió la frialdad del piloto: SEMANA habló con el policía que descubrió la narcoavioneta en Providencia

El oficial con más de 13 años en la institución, aseguró que este el caso de mayor impacto en su carrera.

El 23 de mayo a las 9:00 de la mañana la carrera de un oficial de la Policía, que hace parte de la seguridad del aeropuerto El Embrujo, en Providencia, sufrió un giro de 180 grados, pues descubrió uno de los mayores cargamentos de droga que han sido tratados de introducir a la isla.

Aseguró el uniformado, que la información que reposaba es que a esa hora de la mañana iba a aterrizar un vuelo privado con ayuda humanitaria, hecho que le llamó particularmente la atención y que fue el que le despertó serias sospechas de que en este vuelo había algo anormal.

De acuerdo a la versión que entregó el uniformado a SEMANA, hasta el momento, en el tiempo que él lleva en la isla apoyando las labores de reconstrucción, no había llegado el primer vuelo particular con ayudas humanitarias. Según explicó, todas las ayudas para la isla se están canalizando a través de los hangares de la fuerza pública.

“Ese fue un hecho que me llamó particularmente la atención, que un vuelo particular trajera ayudas humanitarias a la isla me hizo desconfiar”, dijo el uniformado a SEMANA.

Así mimo indicó que al momento de aterrizar la aeronave acudió con un componente de seis compañeros a realizar la respectiva inspección y control de documentos.

“Cuando llegamos le preguntamos al piloto de que se trataba el vuelo y nos contestó que eran ayudas humanitarias para la isla. Le dije que si podíamos revisar la carga, y dijo que si, no opuso resistencia”, añadió el oficial.

En su relato agregó que “ya comenzamos a inducir que se trataba de un cargamento ilegal, cuando alzamos las cajas, pues para ser cajas con tapabocas pesaban mucho, por eso procedimos a abrirlas encontrando los paquetes del alcaloide”.

“Me sorprendió la tranquilidad del piloto. En ningún momento se puso nervioso y lo único que dijo era que había llegado al aeropuerto de Guaymaral en Bogotá, donde le cargaron el avión y despegó con destino para acá a Providencia”, explicó el uniformado.

Dijo que en el momento en el que estaban inspeccionando las cajas, el piloto nunca soltó su celular y que se deduce que en esos instantes estaba enviando mensajes sobre lo que estaba pasando en el aeropuerto de providencia.

Frente a los más de 100 millones de pesos que tenía en su poder la tripulación, dijo el uniformado que la única justificación que entregaron para tener ese dinero en efectivo es que era para pagar el combustible de la aeronave.

Sobre la segunda persona que viajaba en el avión, reveló el oficial, que este se mantuvo en silencio durante el procedimiento y que la única explicación que entregó para estar allí es que había sido contratado como ayudante de carga.

“Nosotros no recibimos ninguna alerta de alguna autoridad nacional o extrajera sobre este vuelo, sencillamente lo que nos llamó la atención es que era el primer vuelo particular que llegaba con ayudas humanitarias a la isla”, explicó, el uniformado oriundo de los llanos orientales, con experiencia en unidades en Bogotá, Medellín, Barranquilla, entre otros.

Es de recordar que por este caso el piloto y el ayudante de carga fueron enviados a prisión por delitos de narcotráfico. El caso también sacudió a un sector de la farándula nacional, debido a que el dueño de la aeronave es Miguel Jaramillo, esposo de la humorista Alejandra Azcárate.

En su defensa Jaramillo indicó que no sabía del contenido de la carga y que la avioneta la prestó precisamente para un vuelo humanitario, por lo cual pidió a la justicia ser declarado como víctima en el proceso, un proceso judicial que hasta ahora comienza y que deja muchos interrogantes en el aire sin resolver.

Es de anotar que SEMANA se abstiene en revelar la identidad del uniformado por temas de seguridad, al tratarse de temas relacionados con crimen organizado.