Tendencias
Gustavo Villegas fue condenado a casi tres años de prisión después de llegar a un acuerdo con la Fiscalía. - Foto: Pablo Andrés Monsalve / SEMANA

nación

No termina caso de Gustavo Villegas, exsecretario de Seguridad de Medellín. Después de pagar condena, ahora es sancionado

La decisión, de primera instancia, la tomó la Personería de Medellín por el delito de abuso de autoridad.

No ha habido un escándalo más grande en las alcaldías de Medellín como el que vivió Federico Gutiérrez cuando le capturaron a su secretario de Seguridad, Gustavo Villegas, por –palabras más, palabras menos– relaciones con bandas criminales, específicamente con la conocida Oficina de Envigado, que desde la muerte de Pablo Escobar se tomó el emporio criminal del Valle de Aburrá.

Este caso parece no terminar, aunque Villegas ya saldó sus cuentas con la justicia después de lograr un acuerdo, pues ahora la Personería de Medellín lo sancionó, en primera instancia, con 16 años de inhabilidad.

Según el Ministerio Público, Villegas abusó de su autoridad por omisión de denuncia, delito contemplado en el artículo 417 del Código Penal, y abusó de la función pública, falta descrita en el artículo 428 del mismo código.

“Con los anteriores comportamientos el señor Gustavo Villegas Restrepo, incurrió en la falta disciplinaria descrita en el numeral primero del artículo 48 de la Ley 734 de 2002, como falta de naturaleza gravísima, por anotación expresa de la Ley. ‘Realizar objetivamente una descripción típica consagrada en la ley como delito sancionable a título de dolo, cuando se cometa en razón, con ocasión o como consecuencia de la función o cargo, o abusando del mismo’”, anunció la entidad en un comunicado.

Y es que entre las pruebas que en su momento mostró la Fiscalía para acusar a Villegas, se encontraba la omisión de denuncia, pues aprovechó su cargo en la Alcaldía para evitar que a un carro de su empresa privada se le cobrara una extorsión. Por esto, dice la Personería que el artículo 35 de la misma Ley le prohíbe a todo servidor público “incumplir los deberes o abusar de los derechos o extralimitar las funciones contenidas en la Constitución, los tratados internacionales ratificados por el Congreso, las leyes, los decretos, las ordenanzas, los acuerdos distritales y municipales, los estatutos de la entidad, los reglamentos y los manuales de funciones, las decisiones judiciales y disciplinarias, las convenciones colectivas y los contratos de trabajo”.

Gustavo Villegas fue condenado a dos años y siete meses de prisión el 2 de diciembre de 2018 por el juez 4 penal especializado del circuito de Medellín, luego de que este accediera a firmar un preacuerdo con la Fiscalía. Villegas aceptó haber incurrido en los delitos de abuso de función pública y abuso de autoridad, al haber sostenido reuniones sin autorización con integrantes de la Oficina de Envigado y al haber hecho contacto directo con uno de sus integrantes para evitar una extorsión. Frente a este último caso, el exfuncionario admite haber incurrido en omisión de denuncia.

Esos dos cargos no son los que inicialmente le imputó la Fiscalía y que lo llevaron a quedar detenido de inmediato. El ente investigador lo presentó ante un juez en principio para que respondiera por concierto para delinquir, al tener evidencia en documentos, interceptaciones y fotografías en donde constaba la supuesta relación del exsecretario con la Oficina de Envigado; sin embargo, esos delitos no aparecieron en el acuerdo.

Al día de hoy, Villegas ha desaparecido de la vida política en Medellín, por lo que no se cree que vuelva a cargos públicos. Esta sanción proferida por la Personería de Medellín es en primera instancia, por lo que Villegas podrá hacer uso del recurso de apelación conforme a lo establecido en el artículo 110 y siguientes de la Ley 734 de 2002.