opinión

Hay gritos de un nuevo Paro Nacional el 21 de noviembre: esto es lo que se sabe

Luego de la jornada de este 21 de octubre, las centrales obreras anunciaron que volverán a manifestarse dentro de un mes. La fecha coincide con el aniversario del del inicio de protestas de 2019 y la muerte de Dilan Cruz.


La llegada de la minga a Bogotá, que coincidía con el Paro Nacional del 21 de octubre, suponía grandes movilizaciones durante varios días. Contrario a lo que muchos pensaban que iba a suceder, esta jornada transcurrió en calma y con bastante orden.

La minga emprendió su regreso este miércoles hacia sus territorios luego de haber marchado hasta la Plaza de Bolívar. El propósito de la minga era claro. Como lo habían advertido desde un comienzo querían hablar con el presidente Duque directamente y si él no asistía a las citas propuestas, le harían un “juicio político” en la capital. Este juicio era de carácter simbólico para las comunidades y se convirtió el lunes en una protesta contra el Gobierno.

Ese día, como símbolo de protesta ante la ausencia del primer mandatario en ese encuentro, los indígenas ubicaron una silla vacía, una imagen que seguramente fue seguida por el presidente Duque y miles de colombianos a través de las redes sociales y la televisión.

La silla vacía que la minga indígena puso en la Plaza de Bolívar, en Bogotá, con el nombre del presidente Iván Duque
La silla vacía que la minga indígena puso en la Plaza de Bolívar, en Bogotá, con el nombre del presidente Iván Duque - Foto: SEMANA

El reclamo de la minga no fue por el incumplimiento de los acuerdos que concertaron con el Gobierno desde la anterior minga: los funcionarios han respondido que se ha generado inversión y se está trabajando en mesas coordinadas con los indígenas. En el fondo, la protesta era para evidenciar su desacuerdo con el presidente Duque y reclamar por hechos que vienen sucediendo históricamente, como la ausencia del Estado en sus territorios, la presencia de grupos al margen de la ley y las consecuencias violentas de estas condiciones.

MInga indígena en Bogotá
MInga indígena en Bogotá - Foto: Guillermo Torres-Revista Semana

Sin embargo, y según se ha conocido en las últimas horas, las marchas no se quedarán con las manifestaciones del 21 de Octubre, que terminaron reunidas en la Plaza de Bolívar. Varios líderes del Paro Nacional dijeron que planean regresar a ellas este próximo 21 de noviembre, con motivo, entre otras cosas, de conmemorar el año del estallido de las protestas en 2019 y la muerte de Dilan Cruz, el joven que murió por un disparo de un miembro del Esmad.

Según informó el portal Agencia de Periodismo Investigativo API este 21 de octubre, durante la entrega de la manifestación en la plaza de Bolívar por parte de la Minga Indígena a los promotores del paro, las centrales obreras afirmaron que el día 21 de noviembre se realizará un nuevo paro nacional de mayor magnitud que el que hicieron el año pasado en esta misma fecha.

La minga marcha en Bogotá
Recorrido de la minga, llegando a la Plaza de Bolívar. Con la presencia de la alcaldesa de Claudia López. - Foto: Esteban Vega La-Rotta

Y es que las protestas de 2019 son quizás unas de las más fuertes que el país recuerde en su historia reciente. Desde el 21 de noviembre, durante diciembre y parte de enero, miles de marchantes –entre gremios, estudiantes y sindicatos, entre otros– salieron a las calles a protestar contra lo que denominaron “el paquetazo de Duque”.

Las manifestaciones desencadenaron una serie de daños en distintas infraestructuras. Las más recordadas, los daños al sistema de transporte Transmilenio y a edificios como el de Icetex.

Pero no solo fueron daños materiales. Las protestas dejaron pérdidas de vidas, entre ellas la de Dilan Cruz, un estudiante de 18 años que fue impactado por un proyectil disparado por un agente del Esmad en Bogotá. Su muerte intensificó las protestas y la exigencia al gobierno de cambios urgentes.

Dilan Cruz
Dilan Cruz - Foto: Archivo particular

Tras la muerte de Dilan, los manifestantes siguieron su lucha, esta vez con otro motivo: dejar claro que Dilan no fue víctima de las circunstancias del paro, sino de una acción excesiva del uso de la fuerza por parte del Esmad contra estudiantes que participaban en la marcha. De hecho algunos decían desde el principio que “a Dilan lo mató el Estado”.