orden público

“La caída de Uriel nos compromete aún más”: ELN confirma la muerte del cabecilla

En un documento enviado a la Agencia France Press, esa guerrilla confirmó el deceso de uno de sus líderes. "Ha caído un auténtico guerrillero y ni él ni los demás luchadores verdaderos esperamos alabanzas ni clemencia”, sostienen.


El ELN, la última guerrilla reconocida en Colombia, confirmó este jueves la muerte del comandante Uriel, uno de sus principales jefes, que fue abatido el domingo en una operación militar en el noroeste del país. Además prometió honrar la caída en combate de este “auténtico guerrillero”.

“Con dolor revolucionario confirmamos la caída del compañero Uriel, quien entregó su vida con alta dignidad por los grandes ideales de transformación, justicia social, soberanía y futuro de la humanidad”, señaló la cúpula del Ejército de Liberación Nacional (ELN), en un comunicado enviado por su delegación de paz en La Habana a la Agencia France Press.

“La caída de Uriel nos compromete aún más con los propósitos de cambio en Colombia y con las causas más nobles de la humanidad, ese es el mayor honor y reconocimiento que le rendimos a él”, añadió el grupo insurgente.

La muerte de Andrés Vanegas, el nombre de pila del cabecilla guerrillero de 41 años y una de las figuras más mediáticas del ELN, fue anunciada el domingo por el presidente colombiano, Iván Duque, y es considerada el mayor golpe propinado al ELN bajo su mandato, que comenzó en 2018.

Alias Uriel fue abatido en Operación Odín
Alias Uriel fue abatido en Operación Odín - Foto: Alias Uriel fue abatido en Operación Odín

En una alocución realizada el domingo en el departamento de Chocó, donde tuvo lugar el ataque, Duque destacó que Uriel era responsable de secuestros, asesinatos y reclutamiento de menores, y que además fue uno de los organizadores del atentado con coche-bomba llevado a cabo en enero de 2019 contra una escuela de cadetes en Bogotá, que dejó 22 víctimas, además del agresor.

Tras ese ataque, Duque rompió en enero de 2019 la negociación que el ELN llevaba adelante en La Habana desde mediados de 2018 con su antecesor, Juan Manuel Santos. El equipo negociador se mantiene en la isla.

“En esta operación cayó un criminal peligroso, que era responsable de delitos como el secuestro, el asesinato de líderes sociales, la persecución y hostigamiento a poblaciones, el asesinato de soldados y policías, y también de conformar y estimular el reclutamiento de menores y trata de buscar que se vincularan jóvenes de distintas ciudades a la organización de apoyo al ELN”, aseveró el presidente Duque el domingo pasado.

“Este bandido se sentía intocable, pero llegamos a su madriguera. Las fuerzas obraron con toda su capacidad y con toda su precisión en una incursión que fue cautelosa y efectiva”, añadió el mandatario.

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, agregó que la caída de alias Uriel es un paso importante en la creación de más condiciones de seguridad para lograr la reactivación del país. “Seguiremos combatiendo con toda la fuerza legítima del Estado a los narcotraficantes, a los grupos criminales y terroristas de todas las condiciones porque los colombianos tenemos derecho a vivir y trabajar tranquilos”, expresó.

Por otro lado, el general Luis Fernando Navarro Jiménez, comandante general de las Fuerzas Militares, reveló que durante varios días se infiltraron en las profundidades de la selva para definir y discriminar a su blanco. “Un blanco que se opera bajo los principios del Derecho Internacional Humanitario y bajo las normas del Estado colombiano”, dijo.

Para finalizar la intervención desde el departamento del Chocó, Francisco Barbosa, fiscal general de la nación, confirmó que un fiscal de la dirección de crimen organizado venía adelantando investigación penal contra la estructura del ELN, obteniendo entre los jueces penales municipales la orden de captura de Andrés Felipe Vanegas Londoño, alias Uriel, por delitos de rebelión y de terrorismo.

“Para hacer efectiva la orden de captura se ordenó allanamiento y registro de una vivienda en la vereda del municipio de Nóvita, en el departamento del Chocó. En el marco de esa diligencia se presenta un enfrentamiento en donde resulta muerto alias Uriel”, informó el fiscal Barbosa.

El ELN confirmó este jueves ese deceso. “Ha caído un auténtico guerrillero y ni él ni los demás luchadores verdaderos esperamos alabanzas ni clemencia”, agregó el ELN y subrayó que “negar el carácter rebelde e insurgente de un dirigente revolucionario, desde las altas cúpulas del poder, es una conducta tradicional de nuestros enemigos que hacen de la mentira su predilecta arma política”.

Reconocido como última guerrilla de Colombia tras el acuerdo de paz que condujo al desarme de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), el ELN, surgido en 1964 al calor de la Revolución Cubana, cuenta con unos 2.300 combatientes en el país y una extensa red de apoyo urbana.

*Con información de AFP.