coronavirus

“Las UCI son camas calientes, fallece un paciente y a los cinco minutos ya tenemos a otro intubado”

Así define el médico de urgencias Andrés Lloreda la situación que vive el personal sanitario. El doctor se recupera de su segundo contagio luego de hacer recibido la vacuna hace un par de meses.


El día en que el doctor Andrés Horacio Lloreda Rey, médico de urgencias y coordinador del área de covid-19 en Sabana de Torres, Santander, no aguantó y terminó llorando mientras grababa un video que publicó en redes sociales. Tenía las emociones desbordadas y lo había dejado más triste que había intubado a dos pacientes adultos –de 36 y 40 años– y se le murieron sin alcanzar a ser trasladados porque el estado era crítico. Pero la emoción fue mayor al darle la noticia a la familia, lo que terminó generándole “un encontronazo de emociones, y en ese momento colapsé”.

Ese es solo uno de los momentos duros que recuerda el doctor, graduado en 2006 y que también asesora sobre el manejo de la enfermedad en dos hospitales de la capital santandereana. Hoy 9 de junio, mientras celebra su cumpleaños –dice– en cama, pues el 28 de mayo se contagió por segunda vez mientras intubaba a un paciente.

Yo siempre utilizo mi tapabocas N95, mi tapabocas quirúrgico encima, mis monogafas, mi careta y mi traje, guantes; aun así contraje la enfermedad”, cuenta. Pero esta vez no pudo evitar que su esposa y su bebé, de 14 meses, también contrajeran la enfermedad. Y este segundo contagio –el primero fue hace diez meses y tuvo síntomas leves, en esta ocasión ha tenido fiebre, tos y dificultad para respirar– sucedió casi dos meses después de haber recibido la segunda dosis de la vacuna.

Lloreda Rey puede verse como el ejemplo claro de que el virus no da tregua a nadie. Por eso ha sido crítico de la flexibilización de las medidas en Santander y en el país, entiende que es necesario entrar en la reactivación económica, “pero no lo podemos hacer en el tercer pico de una pandemia que ya ha cobrado casi cien mil vidas en el país”. Resalta que “la opción no es mandarnos a la guerra tanto a la gente como al personal sanitario y sálvese quien pueda”.

El llanto de días atrás lo resume como la carga emotiva que ha tenido el personal médico durante estos 15 meses y donde han tenido que ver morir hasta a ocho pacientes en un día como consecuencia del virus.

Bucaramanga informó que su ocupación UCI está en el 100%. La alcaldía hace un llamado para que fortalezcan las medidas de bioseguridad.
En Santander y Bucaramanga continúa la alerta roja. La ocupación UCI en del departamento está en 99,40 %. - Foto: UCI en Bucaramanga

Una de las críticas que se han generalizado en las principales ciudades del país es el levantamiento de las medidas que ayudaban a contrarrestar el avance de la covid. Bogotá, Medellín y Bucaramanga son algunas de las capitales que se están arriesgando a dar vía libre para la apertura económica.

Lo peor es que hospitales y clínicas están reclamando que se implementen de nuevo medidas para evitar más muertes. Aun así, hay oídos sordos. Un ejemplo de la alerta la muestra Santander, que tiene la ocupación de sus camas UCI en el 99,40 %.

Ese panorama llevó a que los epidemiólogos que asesoran a la Alcaldía de Bucaramanga renunciaran a seguir acompañando la atención en contra de la covid, pues consideran que no son escuchados.

Lloreda Rey también considera que el Gobierno, al igual que la ciudadanía, no le están dando la importancia a esta emergencia, pues las decisiones en lugar de salvaguardar van en otra vía. Para el médico todos deben aportar en medio de esta situación. Comparte que ha tenido jornadas extenuantes y tal vez por eso su sistema inmune no estaba tan bien. “He hecho turnos hasta de cuatro días, día y noche, tratando de salvar vidas, que es nuestra misión”.

El colapso es emocional, donde el personal sanitario, especialmente, tiene que sortear la tristeza que deja cada turno en medio de la pandemia. Ese colapso también termina rompiendo con los medios que se tienen y con los espacios que se cuentan. “En estos momentos los servicios de urgencias y UCI son unas camas calientes, fallece un paciente o sale un paciente y con la medida de desinfección básica enseguida, a los cinco minutos, tenemos a otro paciente intubado o a otro paciente hospitalizado”, apunta Lloreda Rey.

Aunque las cifras muestran que 3.635.835 colombianos han sido diagnosticados con covid y 93.473 han fallecido por la enfermedad, según el último reporte del Ministerio de Salud, el pedido de este médico es extremar cuidados y dejar de llamarlos héroes. “No se puede tratar de héroes al personal sanitario y mandarlos con un cortaúñas a una guerra nuclear”, resalta.