nación

Caso ‘narcoavioneta’ | DEA se suma a la investigación en el que resultó salpicado esposo de Alejandra Azcárate

SEMANA conoció que investigadores de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, DEA, tienen los ojos puestos en el caso, en el que resultó salpicado el esposo de Alejandra Azcárate. Esto porque la aeronave está vinculada a una empresa en este país y la droga tenía ese destino.


La historia de la ‘narcoavioneta’ decomisada por la Policía en Providencia con cerca de media tonelada de cocaína, que enredó al esposo de la humorista Alejandra Azcárate, el publicista Miguel Jaramillo, al figurar como representante legal de la aeronave, ahora está en la mira de las autoridades de Estados Unidos.

SEMANA Noticias conoció nuevos detalles de este caso con fuentes del proceso, que indicaron que al tener la avioneta matrícula de Estados Unidos y operar con una empresa con sede en este país, agentes de la DEA se vincularon a la investigación que iniciaron las autoridades colombianas para develar la trama que hay detrás de la aeronave de matrícula N722KR.

La intención de los agentes norteamericanos, según le contó una fuente cercana al proceso a SEMANA, es poder determinar los tentáculos de la red que montó toda la logística para que la avioneta aterrizara en Providencia y desde allí enviar el alcaloide en lanchas rápidas a Centroamérica y Estados Unidos.

El valor del cargamento, es decir, de los 446 kilogramos, tiene un costo cercano a 5.000 millones de pesos, pero que al ponerlo en el mercado en el exterior su valor aumenta considerablemente.

Es de anotar que sobre este caso, en las últimas horas, un juez de control de garantías decidió enviar a prisión al piloto y al copiloto de la aeronave.

“El juez promiscuo municipal de Providencia, con función de control de garantías, impuso medida de aseguramiento en centro carcelario a Juan Camilo Cadena Botero y Hárold Darío Rivera Toledo, piloto y copiloto, respectivamente, de una aeronave en la que fueron encontrados 446 kilogramos de clorhidrato de cocaína y $102.752.000 en efectivo”, indicó la Fiscalía.

Agregó el ente acusador que “un fiscal de la Dirección Especializada contra el Narcotráfico imputó a estas dos personas los delitos de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes agravado, y lavado de activos. Los cargos no fueron aceptados por los procesados”.

Es de señalar que el hallazgo del estupefaciente se produjo el pasado 23 de mayo en el aeropuerto El Embrujo, de Providencia y Santa Catalina (archipiélago de San Andrés), a donde habría llegado la avioneta con supuestas ayudas humanitarias y cajas con tapabocas.

Esta carga, al parecer, era una fachada para ocultar el ilícito. En ese sentido, el juez de control de garantías impartió legalidad al procedimiento y avaló la incautación de la aeronave.

Durante las diligencias, el apoderado del representante legal de la empresa propietaria de la avioneta solicitó el reconocimiento, en calidad de víctima, de su cliente. Sin embargo, el juez señaló que en esta etapa procesal no se podía resolver la petición y enfatizó que el tema podría ser discutido en la audiencia de acusación.

El operativo

De acuerdo con la Policía de la isla, todo quedó al descubierto cuando agentes realizaron la respectiva inspección a la avioneta, pero detectaron actitudes sospechosas de la tripulación cuando no pudieron responder con certeza sobre la supuesta ayuda humanitaria que estaban transportando.

En rueda de prensa, la coronel María Elena Gómez, comandante de la Policía en San Andrés, dijo que los uniformados se valieron de su experiencia para detectar que allí algo estaba sucediendo por fuera de la ley y por esta razón procedieron a realizar el registro de las cajas que estaban siendo transportadas.

De acuerdo con la oficial, tras destapar algunas de las encomiendas, los uniformados encontraron que la cocaína estaba siendo camuflada con tapabocas y guantes que los narcotraficantes habían puesto dentro de las cajas de cartón donde se encontraba el alcaloide.

Señaló la coronel que en el archipiélago se extremarán los controles para evitar precisamente que criminales, usando la tragedia por la que está pasando Providencia a raíz del huracán que devastó la isla, intente introducir falsas ayudas humanitarias.